OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La ruta de superación de la alienación tecnológica

5 de julio de 2018

Dr. Julio César Cardozo Rolón. Universidad Tecnológica Intercontinental-Paraguay
Sobre la intervención del profesor Miguel Ángel Quintanilla para IBERDIVULGA en el Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad Digital
Los actuales consumidores de la tecnología (digital) nos encontramos excluidos de la comprensión del submundo de la programación, del lenguaje de la máquina: código binario. Sin embargo, los resultados son suficientemente intuitivos para que sean atractivos y amigables para los que vamos a operar con ellos.

Ese mundo de programación está manejado por grandes corporaciones capitalistas y, en consecuencia, piensan, generan, distribuyen y desaparecen conforme a las leyes del mercado. Ante esta situación de enajenación nos preguntamos: ¿Cómo superar la alienación tecnológica?

Según el profesor Miguel Ángel, la alienación se produce tanto en la dimensión individual como en la social. En ese sentido, se puede concluir que nadie se escapa de su poder de aletargamiento tecnológico. Se produce una suerte de evitar que el consumidor trabaje, se preocupe por entender cómo funciona la máquina por dentro, por qué funciona de una determinada manera y no de otra, por qué desaparece o sale de “circulación”, en síntesis, por qué cada año debe aparecer nuevas versiones y, prácticamente anulando a la anterior.

Nadie duda que la tecnología es necesaria, por ejemplo, la robótica puede contribuir para multiplicar y facilitar las tareas, posibilitando que haya menos cantidad de errores y accidentes laborales. Inclusive el robot puede sustituir la forma de realizar el comercio. Gracias a la tecnología podemos conseguir todo lo que queremos, toda vez que la tecnología disponga de aquello que queremos. Todo es más fácil, todo es más rápido, sin embargo, seguimos siendo excluidos de la generación de esas tecnologías. “Somos consumidores de la interfaz”, y eso es alienación.
 
La informática hace que los niños se comuniquen en el plano interfaz, como si la máquina fuera un personaje. Desde mi punto de vista, esta situación también constituye una alienación, pues, se cambian los escenarios de la socialización, convierten las redes sociales, por ejemplo, en comunidad de personas, como vínculo real de relación y no existe consciencia del estado cognitivo en que está.

“Lo que importa es lo que comunica la interfaz, no importa cómo funciona la máquina, no es necesario entenderla, es decir, el lenguaje que está detrás de ello”. Es la afirmación de un alumno del profesor Miguel Ángel. Se trata de la opinión de un alumno, sin embargo, en este alumno están representados todos los individuos de la sociedad, digan o no, consideran irrelevante conocer el funcionamiento interno de la tecnología. Esta situación es igualmente peligrosa, porque cómo se puede evaluar hacia dónde nos llevará una determinada tecnología, si cuál es su intención real. Esta idea creo que se refuerza cuando el profesor Miguel Ángel referenció al filósofo español Ortega y Gasset: “El hombre puede llegar a perder la conciencia de la técnica y de las condiciones morales en las que éstas se producen, volviendo como el primitivo a no ver en ellas sino dones naturales que se tienen desde luego y que no reclaman esforzados sostenimientos”. Lo peligroso es que se pierda el dominio sobre la técnica, y utilizó algunas analogías en formato de mitos: del robot malvado, el de la tecnología dematerializada y el mito de Frankenstein.

En la intervención el profesor lanzó una pregunta: ¿de dónde proviene la alienación tecnológica?

Es decir, ¿cuáles son las fuentes de la alienación tecnológica? A lo que respondió enseguida: proviene de la opacidad del diseño tecnológico, el no saber cómo funciona su mecanismo; la virtualización del diseño es una suerte de desmaterialización del diseño tecnológico, quizás aún no consumada en la realidad pero ya pensada, y la simplificación de la valuación de las tecnologías.

El profesor Miguel Ángel, dejó en claro algunas vías de solución en 3D para salir de la alienación, sin antes declarar lo escabrosa e ingrata que pueda ser la aventura: Estructural, Cultural y Moral. Lo cual implica, producir tecnologías entrañables, es decir, favorecer tecnologías abiertas, libres, dóciles, controlable, prudentes, limitadas, recuperables, socialmente responsables, comprensibles, participativas y sostenibles.

Para finalizar, quiero compartir la experiencia de nuestra Universidad. La institución venía pagando sumas millonarias por licencias de uso de software, hasta que, los directivos empezamos a buscar alternativas para abaratar los costos. Afortunadamente, encontramos la salida con el desarrollo de sistemas basados en la aplicación de software libre. Actualmente la facultad de informática desarrolla todas las asignaturas con aplicación de este tipo de software, produciendo al mismo tiempo independencia de los software pagados. Este cambio es muy importante para un país pobre como el nuestro, que necesita desarrollarse e incluirse al mundo competitivo de la tecnología. Conseguimos ahorrar dinero para reinvertir en equipamientos tecnológicos y desarrollar la capacidad inventiva de nuestros alumnos; lo cual produce una enorme satisfacción.

Mis agradecimientos a la comisión organizadora y al profesor Miguel Ángel por tan entrañable conferencia.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac