OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La tecnoética en la ciudadanía digital de los jóvenes

29 de junio de 2018

Ana de Dios Valencia Posada. Ingeniera de Sistemas. Universidad de Antioquia. Para IBERDIVULGA sobre el Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad Digital
La rápida evolución de las tecnologías y su inserción en todos los ámbitos de la vida, ha traído grandes cambios sociales en el mundo que nos rodea. Es por ello que es urgente llevar a cabo una reflexión acerca del contexto actual y las tendencias de futuro en una época en la que las generaciones más jóvenes forman parte de una (re)evolución que va de la mano de las tecnologías más innovadoras así como de los nuevos usos que surgen de las mismas.

 “Es que los niños de ahora ya nacen sabiendo”, vemos como se destacan en la habilidad que tienen los jóvenes para manejar dispositivos electrónicos y en muchas ocasiones llegan incluso a ser quienes controlan todo lo que tenga que ver con tecnología en sus hogares. Sin embargo, a este aspecto positivo se contrapone otra realidad que muchas veces es minimizada o ignorada dentro de las escuelas y colegios. Me refiero a considerar todo el entorno cambiante de las Tecnologías de la Información y Comunicación, no solo en el aspecto de sus aplicaciones, sino también en abarcar consideraciones éticas, comportamentales y de seguridad que están ligadas al imparable desarrollo tecnológico en nuestra sociedad.

En las escuelas y colegios, cada vez más niños utilizan celulares, incluso poseen cuentas de Facebook, Twitter, Snachap, Youtube o Instagram, ante esta realidad resulta cada vez más incomprensible que en la materias, llámense, Informática o Computación, asignaturas en las que supuestamente se debería considerar este tipo de situaciones, el contenido que se imparte a los estudiantes se base en su mayoría en manejar el computador, trabajar en Windows, Microsoft Office y utilitarios específicos para los diferentes niveles. Pero no solo este detalle es reflejado, también se manifiesta la falta de actualización pedagógica y capacitación docente que apunte hacia un desarrollo de material pedagógico enfocado para la comprensión de aspectos culturales, sociales, éticos, morales y conductuales relacionados con el uso de la tecnología en la vida cotidiana. Ante esta situación indispensable integrar Ciudadanía Digital en la formación del alumnado. Para poder abarcar los temas que han sido obviados en las materias tradicionales de Computación e Informática, se debe reestructurar el contenido de dichas asignaturas, teniendo como base, considerar las consecuencias positivas y negativas del uso de la tecnología en los diferentes ámbitos en el que se desenvuelven los estudiantes, se debe desarrollar un contenido teniendo como ejes los aspectos que involucran la comunicación con responsabilidad y como herramienta base de seguridad y respeto de los derechos humanos, ya que si se desatiende el elemento social de la enseñanza se puede generar que al aprender sobre herramientas que abran el panorama de comunicación de los estudiantes, se expongan a elementos perjudiciales como el cyberbullying o páginas con contenido inapropiado que pueden ocasionar graves problemas sobre todo por el contacto con personas inescrupulosas que buscan aprovecharse de los jóvenes.

Impartir Ciudadanía Digital tiene pertinencia gracias a la importancia de generar una sociedad responsable en relación al buen uso de la tecnología, que tenga la capacidad de enfrentar las consecuencias del abuso y mal uso de las herramientas digitales, mediante la concientización no solo a los estudiantes sino también a los padres ya que es irreal pensar que únicamente los jóvenes están expuestos a los problemas explicados, puesto que dichos inconvenientes pueden afectar al entorno familiar desde diferentes escenarios, por ejemplo, una mala influencia de familiares, a través de grupos en redes sociales o acciones de amistades que a veces inconscientemente exponen detalles personales o dan cabida a la exposición de imágenes inapropiadas; originan una serie de problemas que si no son abordados con criterio y utilizando términos, estrategias y acciones adecuadas pueden desencadenar problemas mucho mayores, es muy importante conocer y ser experto en el manejo de dispositivos, herramientas y tecnología de punta, resulta esencial para los docentes y las instituciones educativas destacar el elemento humano y social base del desarrollo en comunidad ya que de nada vale concentrarse en lograr un mayor número de estudiantes que sepan cómo usar tecnología si en su aplicación carecen de valores éticos y morales.

Con esta idea como punto de partida, es pertinente analizar el concepto de nativo digital, el cual se refiere a individuos que nacieron desde la década de 1980 hasta la actualidad; se puede decir que son aquellas personas que nacieron en plena existencia de tecnología digital y sobre todo tener tecnología al alcance del público. El polo opuesto a esta concepción se denomina inmigrante digital, que en términos de año de nacimiento, contempla a las personas nacidas entre 1940 y 1979, considerando que estos individuos fueron solo espectadores y no protagonistas de los procesos de cambio importantes a nivel tecnológico. El concepto de ciudadano digital, el cual se refiera a aquellos individuos que pertenecen a la sociedad digital y utilizan la tecnología para implicarse activamente en la sociedad y con la sociedad. La ciudadanía digital conlleva empoderar a los individuos para cosechar los beneficios de la tecnología digital de una forma segura y eficaz. En este contexto podríamos pensar que casi todas las personas dedican tiempo al uso de la tecnología, sobre todo a través de las redes sociales, sin distinción de edad, además, la mayoría de individuos usan diversos dispositivos para estar comunicados o informarse. Entonces, si se analiza solo bajo esas características se podrían caer en el error de decir que la mayor parte de la sociedad es ciudadano digital. Sin embargo, existen diferentes niveles de análisis para poder distinguir adecuadamente si se es o no ciudadano digital, los jóvenes, a diferencia de los adultos, tienen acceso desde sus primeros años de vida a una variedad de productos tecnológicos y por ende a desarrollar una mayor capacidad de dominio de los mismos, provoca que exista una brecha sobre todo de acceso, conocimiento y uso de la tecnología, según la edad de los individuos. Este aspecto ayuda a tener una primera idea de que según la edad, se puede analizar que no todas las personas son ciudadanos digitales; sin embargo, solo considerar tener o no tener mayor acceso a tecnología no es sinónimo a ser ciudadano digital. El criterio central para resolver este dilema no se basa en la brecha producida por la edad; más bien involucra cuestionarse si los jóvenes, realmente conocen las herramientas tecnológicas que están a su alcance y si saben cuál es su potencial y no solo eso, sino también cuestionarse si están en pleno conocimiento de sus posibles riesgos. En este sentido, se tiene por un lado a jóvenes que poseen de dos a tres Smartphones, Tablets, Laptops, reproductores de música y video de última generación, consolas de videojuegos de alta tecnología y otros aparatos tecnológicos; por otro lado a personas de la tercera edad que por necesidad tienen máximo un Smartphone como único y fundamental recurso tecnológico. Los jóvenes descritos, pueden tener todos estos aparatos, pero desaprovechan la verdadera capacidad de los mismos, porque solamente se limitan a utilizarlos para ejecutar una o dos aplicaciones de simple entretenimiento, las cuales, incluso, pueden contemplar posibles riesgos a su seguridad, que pasan desapercibidos por su desconocimiento. En cambio las personas de tercera edad referidas, buscan tener a su disposición la mínima cantidad de aparatos tecnológicos, más bien por obligación, por la necesidad de realizar acciones obligatorias, como es el manejo de cuentas bancarias, consulta de servicios e información que requieran para sus actividades cotidianas.

Los dos escenarios descritos son los más comunes dentro del dilema relacionado al concepto de ciudadanía digital, pero para abordar de forma más completa dichos dilemas es preciso contemplar el carácter multidimensional que define la ciudadanía digital, que según el portal Digital Citizenship, conlleva varios elementos sobre los cuales se debe trabajar para disminuir las brechas que existen en la sociedad. El primer aspecto es el acceso al mundo digital, el cual se encuentra marcado por diversos elementos como el nivel socioeconómico, la ubicación geográfica y todos aquellos aspectos que de una u otra manera limitan el acceso de un individuo a la tecnología.

Ante estos escenarios, tanto para aquellos jóvenes que se rodean de tecnología pero no la usan con pleno conocimiento de los beneficios y riesgos, como para aquellos adultos mayores que se muestran reacios a usar la tecnología; se presenta a la educación como la principal alternativa de solución para estos problemas. Para los jóvenes se debe contemplar que desde la formación básica, se reestructure la visión arcaica de enseñar clases de computación solo para que los alumnos sepan usar las herramientas de Microsoft, sino que se desarrollen termas basados en problemas de la vida real, se planteen tareas que permitan usar todo el potencial de la tecnología, como por ejemplo, no solo ver al celular como un elemento de distracción en las clases sino como una herramienta de aprendizaje.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac