OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Lo que más me gusta de Facebook es la palabra compartir

18 de diciembre de 2016

Por César Vicente Benavides Torres
Museo Interactivo Casa de la Ciencia y el Juego. I.E.M. Aurelio Arturo Martínez.
Facultad de Educación Universidad de Nariño. IBERCIENCIA
Cuando Mark Zuckerberg creó Facebook, nunca pensó que sería la herramienta básica que utilizaríamos, por sugerencia de un joven visitante, para evitar que el Museo Interactivo denominado Casa de la Ciencia y el Juego en la ciudad San Juan de Pasto, desapareciera.

El año pasado, 2015, fue tortuoso para el funcionamiento de la Casa de la Ciencia y el Juego, un centro interactivo que es visitado a diario por pequeños que cargan en sus mochilas no menos de cuatro utensilios para vivir felices: imaginación, creatividad, asombro y juego. Después de 17 años de funcionamiento se tomaban medidas administrativas que lo dejaban sin el talento humano y sin los recursos para seguir funcionando. Se quería acabar con este espacio de diversión y aprendizaje lúdico de las ciencias en privado y en público lo “apoyaban”. Una característica propia de los malos administradores públicos. Pese a estas dificultades, nunca cerramos las puertas a los visitantes y todos los días denunciamos este atropello. Hasta que un día, un joven visitante, luego de contarle la fatal historia, nos dijo lo siguiente: ¿Por qué no abren una página o un grupo en Facebook y comenten la situación? Seguro que los van a apoyar. ¿Y cómo se hace aquello, preguntamos? Eso es muy fácil, acotó.

Tengo que reconocer que hasta esa fecha, no habíamos incursionado en las redes sociales y nos asustaba el asunto. Lo considerábamos cosa de jóvenes y algo muy alejado de nuestras posibilidades. Era algo inaccesible para nosotros. Con esa espinita que nos dejó el joven y en forma tímida le pregunté a una hija cómo era el asunto de crear una página en Facebook y en segundos la creó y me enseñó a utilizarla.

La página se tituló Apoyemos a la Casa de la Ciencia y el Juego y nos dedicamos con paciencia y responsabilidad a aprender. Todos los días subíamos fotos de los niños y niñas visitantes y hacíamos comentarios para pedir su solidaridad. ¡!Eureka!!. Llegaron los apoyos, voces de estímulo de personas que habían visitado nuestro centro interactivo, propuestas de plantones para evitar su cierre.

Llegaron medios de comunicación a entrevistarnos, dos concejales nos visitaron y propusieron un debate en el Concejo con el Secretario de Educación Municipal de la época y se logró detener la intención soterrada de cerrar la Casa de la Ciencia y el Juego. La sociedad tiene una deuda pendiente con el juego y el aprendizaje y siempre han consideraron que quienes estamos a su alrededor, ni aprenden, ni se trabaja. Fatal creencia que poco a poco se ha ido derrumbando.

Esta pequeña historia es para comentar el papel pedagógico, de denuncia, de contacto con la comunidad, que se puede abordar con un manejo responsable y democrático de las redes sociales, espacios de comunicación que aún no hemos explorado su potencial, que han cambiado el concepto de comunidad, territorio y el de información. Hoy tenemos más de cuatro mil amigos, quienes nos evalúan, nos critican, nos apoyan y nos recomiendan.

Después de un año en Facebook, podemos evaluar su poder educativo, la posibilidad de compartir buenos materiales en video, Word, etc., que ayudan a fortalecer una cultura científica en nuestra región. Hoy nos reconocen y nos conocen en muchas partes, unas visibles y otras invisibles.

Ahora que nos movemos en estos espacios, quiero manifestar que lo que más me gusta de Facebook es la palabra COMPARTIR. Reviso el diccionario y el hecho de compartir hace referencia a varias acepciones: darlo a otras personas, en sentido estricto, hace referencia al “disfrute simultáneo” o uso alternativo de un bien finito, como una plaza, un parque. En un sentido más amplio, compartir hace referencia a la concesión gratuita, un bien sin rival, como es la información. Más ampliamente, puede hacer referencia al concepto de donar, puesto que el objeto compartido no vuelve a la persona que lo pone en circulación. En la naturaleza, miramos muchos ejemplos de compartir. En computación, compartir es la figura central del software libre, las comunidades humanas han compartido desde el principio de los tiempos los recursos, como forma de supervivencia. Wikipedia, es un buen ejemplo de compartir, un modo de socializar y estar juntos, compartir es una necesidad social, algunos nombres pomposos lo llevan inmerso, sin conocer muy bien su intención: Compartir el maestro, Santillana compartir.

Compartir, del latín compartīri, es la acción de distribuir, repartir o dividir algo en varias partes. Se refiere al disfrute en común de un determinado recurso o espacio. Todo aquello que es interesante, que aporta, que es bello, se debe compartir. Dentro de la red de comunicaciones, compartir es un término muy importante, es uno de sus pilares más importantes. Los maestros podemos utilizar creativamente esta herramienta y compartir informaciones, documentos, archivos audiovisuales o fotografías entre los distintos estudiantes o usuarios.

Tenemos que generar una cultura donde compartir lo interesante, lo especial, lo emotivo, sea una regla general de grandeza. Por lo general, para compartir algo primero hay que tenerlo. La tendencia a compartir es considerada como un valor positivo. Quien comparte lo que tiene con el prójimo es generoso y bondadoso. Se tiende a pensar que quienes más recursos tienen, más deben compartir. Aquí hablamos de recursos informativos que son vitales para la formación de la ciudadanía y de los estudiantes, para su uso y disfrute.

Compartir es un valor extraordinario que es muy importante en nuestra vida. Quizás no te habrás dado cuenta de que tienes ese valor y sólo adviertes su presencia cuando los pones en duda. Constituye la esencia de lo que da sentido a tu vida y son la base de tu felicidad ¿Seremos capaces de compartir como lo hacen estos niños? Desde niños, nos hablan de la importancia de Compartir con los demás. Con el tiempo vamos perdiendo este valor. A medida que se va creciendo, nos damos cuenta del valor de compartir porque va mucha más allá y es lo que nos permite sentirnos acompañados por alguien no sólo en nuestras alegrías, sino también en nuestras tristezas. Seguramente, hay personas a tu alrededor dispuestas a ayudarte y a estar contigo en todo momento, y es ahí donde se vuelve importante compartir.

La educación de la niñez debe poner énfasis en aquellos valores que le ayudarán a crecer espiritualmente y además le proveerán de las herramientas para que pueda conectarse con su grupo más cercano. En este punto, es muy importante trasmitirle al niño el valor de compartir. Si un niño o niña observa que eres una persona que comparte sus bienes o sus pensamientos con el entorno, seguramente actuará de la misma manera. Compartir significa un acto generoso y solidario para con el otro, en el que uno debe desprenderse de algo, que muchas veces cuesta, para dárselo de manera desinteresada a otro compañero. 

Por todo lo anterior la palabra COMPARTIR en Facebook es la que más me llama la atención, por cuanto es la forma de llegar a muchos rincones con un regalo que es conocimiento, información, noticia. Es deber y obligación de todas las personas que utilizamos Facebook, hacerlo con mucha responsabilidad, pensarlo y respetar al amigo o amiga invisible que tenemos y que debemos apreciar. Escoja los mejores regalos para compartirlos y haga de esta red el espacio de comunicación más importante que debemos utilizar maestros y alumnos, ciudadanos y ciudadanas de manera muy responsable.

Ver Facebook https://www.facebook.com/CasadelaCienciayelJuego/

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac