OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Luces en los ángeles del hogar y/o las reinas de la casa

11 de febrero de 2017

María Elena Guntiñas Rodríguez. IBERCIENCIA
El 11 de febrero se celebra el día de La Mujer en la Ciencia y por ello se resalta en los medios de comunicación que actualmente en España solo un 7% de mujeres cursan carreras científicas, que la plantilla de los centros científicos está constituida por un 39% de mujeres y que sin embargo muy pocas ocupan puestos directivos.

Estos datos se contraponen con el número de mujeres que acceden a estudios universitarios según los datos publicados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en Datos y Cifras del Sistema Universitario Español, Curso 2014-2015, en este informe consta que acceden a los estudios de grado un 74,3% de mujeres mediante las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), porcentaje superior al de hombres y un 11,5% a través de FP, siendo un porcentaje inferior al de los hombres. En el apartado de Tesis doctorales leídas en el año 2013 se puede observas que en los tramos de edad comprendidos entre 24-29 y 30-34 es mayor el porcentaje de mujeres frente al de hombres, 21,4% / 16,5% y 38,6% / 21,4% respectivamente, la tendencia se invierte en los demás tramos de edad. La nota media total del expediente académico de los egresados de Máster de las mujeres es superior a la de los hombres, pero el porcentaje de la tasa de paro total es inferior en los hombres en relación con las mujeres. Otro dato que puede resultar interesante es que el porcentaje de mujeres con edad inferior a los 30 años es superior al de hombres en el conjunto de personal docente e investigador de las universidades, a partir de esa edad disminuye de tal forma que la mayoría de las cátedras están ocupadas por hombres.

Además, en este informe se pone de manifiesto que la rama de Ciencias de la Salud es la de mayor demanda con una tasa del 357,6%, esto es, 1 plaza / 4 solicitantes, incrementándose un 43,8% desde el curso 2008-2009, mientras que la rama de Ciencias se ha reducido un 11,9%. Y es en la rama de Ciencias de la Salud donde hay más mujeres matriculadas y en un porcentaje de más del doble al de los hombres, lo mismo sucede en los másteres de esta rama. Por otra parte, se ha publicado que el 65% de los aprobados en el MIR son mujeres. Estos datos son un fiel reflejo de la realidad histórica del acceso a la universidad de las mujeres, puesto que la entrada de las mujeres en las universidades, en todos los países que en 1870 ya contaban con licenciadas y/o alumnas, fue a través de sus Facultadas de Medicina, según está reflejado en los textos de historia.

En Europa a lo largo de los siglos XIV y XV se crearon las universidades y en la segunda mitad del siglo XIV se produjo una grave crisis económica que apartó a la mujer del mundo del trabajo, de actividades como la medicina y se le impidió el acceso a la universidad, así fue recluida en el hogar. Este proceder persistió hasta el siglo XIX por lo que imperó en toda la época moderna el acceso restringido de las mujeres a la educación, la desaparición de las mujeres de los oficios de herreras, fontaneras, fundidoras... del campo de la medicina y la cirugía, todo ello como consecuencia del cambio de valores: el trabajo femenino es deshonesto e infamante. Elacceso a la educación se consiguió a finales del siglo XVIII y a mediados del XIX se anuló el veto femenino a la universidad. Así en España se estableció en 1857 la Educación Primaria Obligatoria para ambos sexos entre los 6 y 9 años.

Marta González: Las mujeres son invisibilizadas en sus aportes a la ciencia"

Les recomendamos esta videoentrevista realizada por CLACSOTV por Martín Granovsky. Un gran reflejo del pensamiento de una de las mejores especialistas académicas en temas de ciencia, tecnología y género.

Estos logros fueron posibles por las reivindicaciones, de muchas mujeres y de algunos hombres. A finales del siglo XVIII surgen las primeras voces críticas como la de la francesa Olympe de Gouges y la de la inglesa Mary Wollstonecraft, ambas reivindicaron los mismos derechos de la mujer que el hombre, a la educación, al trabajo, a la vida pública. No obstante, con anterioridad, hubo mujeres que no se doblegaron al estereotipo de ser “las reinas de la casa” como Dorothea Erxleben (1715-1762) que fue la primera mujer médico de Alemania, de ella son las palabras: la familia y las ocupaciones domésticas son los obstáculos que impiden estudiar a la mujer. El que en el siglo XVIII existiese el oficio de comadrona o partera reconocido, se debe en parte a la comadrona francesa MargueriteAngelique Le Boursier du Condray a quien Luis XV le encargó enseñar obstetricia a las mujeres campesinas para reducir la mortalidad infantil. Las comadronas en toda la Edad Moderna tuvieron un papel fundamental y debido a su buena reputación tuvieron que hacer un examen supervisado por los médicos siendo, en ocasiones, sustituidas por los cirujanos.

La circunstancia de tener un tío cirujano y sin prejuicios hizo que Victoria de Félix (1773-1822), de origen francés, pero de formación española, fuese la primera oculista y una especialista internacional en la operación de cataratas.

El oficio de enfermera realizado por jóvenes no religiosas nació con motivo de la guerra de Crimea como consecuencia de los estudios realizados por la británica Florence Nightingale (1820-1910), enfermera, estadística y escritora. Dichos estudios ayudaron a desarrollar la enfermería moderna debido a las innovaciones que descubrió en la atención de los heridos de guerra. Para que sus ideas fuesen entendidas por el público no especializado recurrió a los diagramas para expresar los resultados en vez de listas y tablas. Es muy conocido su diagrama de la rosa equivalente al moderno histograma circular. En 1860 crea su escuela de enfermería, la primera de carácter laico, en el hospital de Saint Thomas de Londres. Una de sus innovaciones fue la formación de enfermeras a domicilio. Una de sus alumnas fue Linda Richards, la primera enfermera entrenada de América, que pasaría a la historia como la gran pionera de la enfermería de EEUU y Japón.

El día 9 de febrero se conmemoró el nacimiento de la holandesa Aletta Jacobs (1854-1929) a la que el ejemplo de su padre médico determinó que fuese la primera mujer médico de su país (1878) y la primera doctora (1879). Luchó para superar las trabas que le impedían estudiar su carrera y, como feminista, las que bloqueaban el voto femenino. Como médico promovió la planificación familiar y perfeccionó el método anticonceptivo del diafragma. Y en 1919 se aprobó en los Países Bajos el derecho a votar de las mujeres.

En España fue en 1870 cuando accedieron las primeras jóvenes a los estudios universitarios en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, en esta época el 74% de las mujeres en Barcelona eran analfabetas. Entre las que ingresaron en la Facultad destacaron Dolores Aleu Riera y Martina Castells Ballespí, ambas pertenecían a la clase media de la burguesía. Fueron las primeras doctoras españolas, título que obtienen en 1882, gracias a la Real Orden de marzo de ese mismo año; el tema de tesis por el que ambas optaron fue las dificultades, razones personales y sociales, que las jóvenes tenían para participar de la instrucción pública en las mismas condiciones. El objetivo de sus tesis era romper el esquema de ángel del hogar, para lo que hicieron referencia a las mujeres de Gran Bretaña y los EEUU de América que gozaban de amplia educación y libertad. Rebatieron el argumento utilizado para no reconocer el derecho a la educación de las mujeres que se basaba en la opinión médica que basaba la debilidad de la naturaleza de las mujeres en su biología. Martina Castell resaltó la importancia del cuidado físico e higiene de las mujeres. Dolores Aleu fue la primera mujer que ejerció como médico (ginecóloga y pediatra).de forma oficial.

Para finalizar esta sucinta relación de mujeres, luces en la sombra, la referencia a Justina González Morilla (1903-1997), la primera mujer que ejerció la medicina en León como médico-odontóloga y pediatra. Además, imbuida por el ejemplo de su padre y abuelo, ambos veterinarios, se matriculó en veterinaria, siendo la primera estudiante de esta especialidad en España, pero María Cerrato fue la primera titulada en veterinaria por la Facultad de Córdoba.

Se podrían poner muchos más ejemplos pero con lo anteriormente expuesto se puede concluir que no es extraño que un gran número de mujeres opten por los estudios de la rama de la salud, por ellos hemos empezado y es de esperar que con el paso de los años suceda de igual modo en el resto de las especialidades científicas.

Nota de Iberdivulga

Con este escrito de María Elena cerramos un pequeño ciclo que empezábamos hace casi un mes con la llamada a contribuciones que publicábamos con el título: 11 de febrero de 2017: Día de la Niña y la Mujer Científica. Llamada a contribuciones. En ese artículo se difundía una experiencia educativa maravillosa del CEIP ATALAYA, de Atarfe, en Granada: Un espejo donde mirarse, que aprovechamos hoy para volver a difundirla.

En estos días hemos publicado los siguientes artículos:

Muchas gracias por habernos ilustrado con artículos tan brillantes y a nuestros lectores por seguir un tema que siempre en la OEI hemos considerado prioritario.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac