OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Manual de Valencia: una herramienta consensuada de medición de la vinculación de la Universidad con el Entorno Socio-económico

11 de mayo de 2017

María de Mar Monti. IBERDIVULGA. Máster Universitario de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología de la Universidad de Salamanca
Los días 27 y 28 de abril se desarrolló en la sede de la Secretaria General de OEI en Madrid, el Cuarto Taller de Indicadores de Vinculación “Hacia una aplicación del Manual de Valencia”, continuando con el trabajo en 2015 del Tercer Taller Iberoamericano de Experto realizado en Buenos Aires (Argentina). En esta oportunidad, se presentó la primera versión completa del Manual de Indicadores de Vinculación con el Entorno Socioeconómico, más conocido como Manual de Valencia.

Tal como afirmó Mario Albornoz, uno de los coordinadores del proyecto, en el encuentro: “Los manuales son hijos de los tiempos”, reflejan las preocupaciones y necesidades de las instituciones en determinados contextos y épocas. En este sentido en las últimas décadas, las universidades se reposicionaron como actores sociales relevantes dentro de los denominados “sistemas de innovación” (nacionales y regionales), y con sus diferencias fueron fortaleciendo además de sus actividades de docencia e investigación, aquellas relacionadas a la extensión y vinculación.

Ante la creciente visibilidad de estas actividades tanto en las agendas de las universidades como de los gobiernos, la necesidad de información cuantitativa acerca de las vinculaciones de la universidad con el contexto socioeconómico, motivó a la Red Iberoamericana de Indicadores de la Ciencia y la Tecnología (RICYT) con el apoyo del Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), a iniciar el arduo trabajo de elaborar un sistema de indicadores que sirva de guía normativa y práctica, tanto para la medición de las interacciones de la universidad con el entorno como para relevar su propio desempeño interno en la materia. A esta tarea se sumaron en un primer momento, el Centro REDES (Argentina) y el Instituto de Gestión de la Innovación y del Conocimiento (INGENIO – CSIC y UPV, España).

El documento inicial del Manual, fue elaborado por INGENIO (CSIC – UPV, España) y presentado en el año 2009 en la Universidad Nacional del Litoral (Santa Fe, Argentina) en el marco del Primer Taller de Expertos. Fue revisado en diversas instancias y reelaborado en 2011, donde se puso a discusión de un nuevo grupo de expertos en Valencia (España). El Segundo Taller de Expertos en 2014 (UNL – Argentina), socializó la segunda versión del Documento Base: “Propuesta de Indicadores de Vinculación de la Universidad con el Entorno Socio-Económico”. Este documento continuo siendo objeto de revisión por parte del grupo de expertos, tomando como referencia los indicadores construidos por el Centro REDES (Argentina), especialmente en lo que hace al nivel de desarrollo institucional de las universidades.

En 2015 y como resultado de este proceso, se presentó una versión preliminar del documento en Buenos Aires (Argentina) en el Tercer Taller de Expertos: “Hacia un Manual de Indicadores de Vinculación con el Entorno Socioeconómico – Manual de Valencia”. Esta versión, permitió comenzar a probar la herramienta en las universidades, dando lugar al mismo tiempo a la incorporación de expertos de diversas casas de estudios, con una importante representatividad de países: España, Argentina, México, Uruguay, Venezuela, Brasil, Colombia.

Algunas de estas instituciones fueron las encargadas de llevar adelante las “pruebas pilotos”, que también fueron presentadas en este Cuarto Taller. Las experiencias del Polo Tecnológico de Pando (Universidad de la Republica, Uruguay), la Universidad Autónoma Metropolitana de México, la Universidad Nacional de Quilmes y la Universidad Nacional del Litoral de Argentina, La Universidad Estadual de Campinas de Brasil y la Universitat Jaume I de España, han servido de modelo para encontrar las problemáticas y dificultades comunes en la implementación de la metodología, así como, base de sugerencias y mejoras para afianzar el Manual.

El Manual Iberoamericano de Indicadores de Vinculación de la Universidad con el Entorno Socioeconómico, tiene varios atributos a destacar:

En primer lugar, es resultado de un trabajo participativo y reflexivo de expertos, representantes de diferentes universidades de la región, redes de actores (AUGM, RedUE ALCUE, Red VITEC) y organismos internacionales.

Este Manual ofrece una mirada iberoamericana sobre el tema, confluyendo en él dos preocupaciones: por un lado, la de medir las actividades de vinculación (traducir en cifras los esfuerzos que se están haciendo) y la de hacerlo con una mirada regional, que revalorice las características propias de la Educación Superior Iberoamericana. En este sentido, el Manual es una herramienta que ofrece indicadores comparables pero no con el afán de homogeneizar las diversidades, sino por el contrario, de relevar y valorizar las diferencias. Así como no existe un modelo exitoso de universidad, tampoco existe un modelo único de vinculación ni iguales entornos con los cuales interactuar.

La segunda característica que enriquece al Manual, es su visión inclusiva ya que no sólo pretende capturar las actividades de vinculación mensurables y formales (como por ejemplo las patentes presentadas), sino también todas aquellas acciones informales que desarrolla el personal académico en materia de vinculación (no académica) de la universidad con el entorno social y económico, y que son mucho más difíciles de detectar. Por una parte, porque suelen ser fruto de esfuerzos individuales de docentes o de centros de investigación de una universidad y por ende, no están registradas como tales por la administración; y por otro, porque el foco de las evaluaciones de los docentes e investigadores suele estar puesto en las actividades formales (como base de su sistema de incentivos), siendo estas las que se relevan con mayor énfasis. Surgen mayores inconvenientes principalmente en el ámbito de las ciencias sociales, donde en general las actividades de vinculación no están institucionalizadas.

Llevar adelante esta estrategia global permite “medir no sólo lo fácilmente accesible”, sino además el resto de las acciones menos institucionalizadas. Sin embargo, se corre el riesgo de caer en frustraciones ante la dificultad que significa recolectar esa información. Este es un gran desafío en el marco de la implementación del Manual, básicamente al pensar “hasta qué punto es posible relevar acciones que no han sido asumidas como acciones de vinculación por la propia universidad”.

Por último, es interesante el abordaje de la medición desde las capacidades: “lo que las universidades tienen” (relacionadas con la generación de conocimiento y las asociadas con la infraestructura física existente), y las actividades de vinculación: “lo que las universidades hacen” (en cuanto la generación de conocimiento y de capacidades en colaboración con organizaciones y agentes no académicos así como, el uso, aplicación y explotación de conocimiento y otras capacidades de la Universidad, fuera del entorno académico).

De este modo, se pretende brindar información comparable que sirva: a las universidades en la definición de sus estrategias y gestión de la vinculación con el entorno; a los gobiernos en la definición de las políticas públicas en la materia y la asignación de los recursos necesarios para su implementación; y a los actores sociales y económicos en el fortalecimiento de sus vínculos con las universidades y centros públicos de investigación, a partir de sus necesidades y demandas. Procurando de este modo, darle dinamismo a las interrelaciones entre los actores que conforman el reconocido Triangulo de Sábato (Gobiernos, Empresas y Centros Académicos).

Algunas conclusiones del Cuarto Taller:

Las experiencias pilotos de la aplicación del Manual, arrojaron diversos desafíos comunes a abordar:

Un desafío inmediato gira en torno a la construcción y recogida de información en las universidades donde se hicieron visibles las disparidades a nivel de capacidades de desempeño interno, tanto en lo que hace a la disposición como a la facilidad para acceder a los datos (dificultades burocráticas, mayor o menor nivel de centralización de la información, diferencias conceptuales al momento de recoger algunos indicadores, entre otros). De allí, la importancia de fortalecer las capacidades internas para producir y socializar información en las propias instituciones.

Asimismo se plantea como importante darle mayor difusión al Manual, de modo de promover su aplicación en más universidades. En este punto, es prioritario la colaboración con las Redes: RedUE, AUGM y la Red VITEC, así como, la implementación de diversas herramientas digitales (como repositorios electrónicos), que ayuden a socializarlo.

Por otra parte, se evidencia la necesidad de incentivar e involucrar en mayor medida a los docentes e investigadores en las actividades de vinculación, aún cuando éstas no están plenamente valorizadas en los sistemas de evaluación institucionales. El desafío en este sentido, se encuentra en fomentar una “cultura de la vinculación” en las Universidades. Aquí radica una de las cuestiones más interesantes para trabajar, que tiene relación a su vez con elementos interpersonales y subjetivos que también son parte de las organizaciones.

Tras dos días de intenso trabajo, el Taller cerró con interesantes revisiones y puntos de vistas constructivos que reforzaron el trabajo colaborativo que éste supone y afianza la herramienta para su próxima implementación en las universidades.

Más información

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac