OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Mujeres como Pilares de las Ciencias

14 de junio de 2016

Prof Pablo Costello Grinberg, Seclantás, Argentina- IBERCIENCIA Comunidad de Educadores para la Cultura Científica de la OEI
Como la participación de las niñas, jóvenes y mujeres en la búsqueda del conocimiento ha cambiado el paradigma del proceso científico y los descubrimientos en las Ciencias, dando lugar a un derecho necesario y justo, en pos de un futuro mejor para la Humanidad.

Entre los siglos 17 y 20, y también otros siglos antes, muchos descubrimientos de las Ciencias realizados por hombres han presentado en sus bases el trabajo desinteresado de muchas mujeres de ciencias que detrás de las bambalinas han marcado sus huellas para que otros puedan llevarse el mérito de los que ellas hicieron. Quizás en el sencillo modo de vida de ayudar a los hombres de sus vidas en un mundo donde no era permitido el progreso de las mujeres, su educación y menos aún su participación en descubrimientos científicos.

Es importante remontarse quizás a una de las primeras mujeres de ciencias reconocidas que se tenga en cuenta en escritos, como la egipcia Merit Ptah (2700 a C.) quien fuera una médica principal en esos tiempos. También destacar a otras, entre muchas, que marcaron historia como Hipatia de Alejandría, (370-415 a. C.), quien trabajaba y daba clases en la famosa Biblioteca de esa población, así mismo Margaret Cavendish (Siglo XVII), Duquesa de Newcastle quien tomó parte en numerosos debates científicos y fue la inspiración de muchas mujeres de Francia e Inglaterra. Destacar a la astrónoma Alemana María Winkelmann incesante científica del siglo XVII, la Francesa Emilie du Chatelet quien tradujo numerosas obras de Ciencias ó la Botánica Maria Sybilla Merian (Siglo XVIII) quien catalogó al igual que Linneo numerosas especies de plantas. Marie-Anne Pierrette Paulze, quien fuera esposa de Lavoisier, ayudante de laboratorio y quien tradujo la famosa teoría del Flogisto entre otros trabajos. También la astrónoma Caroline Herschel quien descubrió ocho cometas entre 1786 y 1797. En el sigo XVIII la Italiana Laura Bassi quien fue la primera profesora de la Universidad de Bolonia y primera mujer en recibir un doctorado al igual que Catherine Benson en 1840. Y quien sienta un nuevo cambio de paradigma fue Marie Curie quien en 1903 y 1911 recibe su premio nobel en química por sus trabajos en radioactividad.

Ya en nuestros tiempos cabe destacar a dos mujeres que me impresionaron por sus historias de vida y sus trabajos como la astrofísica Irlandesa Jocelyn Bell Burnel quien descubrió las primeras señales de radio pulsar pero injustamente le dieron el premio Nobel a su supervisor Anton Hewish, y también a la Irani Maryam Mirzakhani egresada de matemáticas en Harvard quien recibió la Medalla Fields por sus contribuciones en Geometria y los sistemas dinámicos. No quiero olvidarme de una niña trascendente en nuestros tiempos que animó a muchas niñas del mundo a solicitar sus derechos por una educación justa y necesaria, me refiero a la paquistani Malala Yousafzai, quien a pesar del régimen en su país y haber recibido un disparo en su cabeza, a sus 17 años obtuvo el Nobel de la Paz 2014.

Sumado a la Breve Historia antes descripta cabe destacar que paulatinamente con el transcurso de los tiempos y la aparición de estas mujeres de ciencias que animaban a otras a seguir esos caminos, fueron las niñas y jóvenes de nuestro mundo quienes se fueron destacando en el que ya dejaba de ser solo un mundo de hombres, donde lo femenino daba parte a una necesidad de las Ciencias de ser abarcada por personas que estén atentas a los detalles y a la fina manipulación de los instrumentos y un eventual orden de los procesos científicos, características que toda mujer lleva en su ser innato.

A todo esto he podido observar en mi trabajo Docente que en los cursos donde encontramos la presencia femenina y masculina en nivel medio o secundario los trabajos en grupo son más exitosos y el nivel académico con mejores resultados. Esto me lleva a analizar una paradoja, ya que desde la naturaleza humana creo estamos dispuestos a vivenciar un mundo donde lo apropiado y mejor es la interacción entre hombres y mujeres en diversas áreas, pero cuestiones sociales y culturales nos llevan a cometer el error de la discriminación y la imposibilidad de ser libres a algunas mujeres en su derecho a acceder a una educación científica, su participación en Ciencias y eventualmente lograr descubrimientos que contribuyan a lograr un mundo mejor no solo para ellas, sino también para los hombres mismos.

En mi trabajo en Laboratorio de Ciencias como profesor de área, en especial en Química y Biología pude observar lo particular de la intuición de las niñas a la hora de observar y entender los fenómenos científicos durante los experimentos, como así también lo detallistas que son en cuanto al orden de los procedimientos y la organización de los instrumentos, destacando la calidad en lo general de los trabajos producidos. Me gusto también ver como ellas, en su alma innata de futuras madres, acompañan a sus compañeros en el entendimiento del conocimiento y la verdadera búsqueda de la verdad, en algunos casos ayudándolos en sus trabajos y siendo muy pacientes en los tiempos que demoran los hombres en aprender. Claro que también pude observar que los compañeros varones se desenvuelven mejor en compañía de las mujeres y el trabajo del alumnado es mucho mejor cuando los puedo intercalar a ellos en grupos de varones y mujeres.

No me sorprende para nada como hombre y profesor esta capacidad presente de muchas mujeres en diversas tareas científicas, es más me pone muy contento y me anima a seguir adelante en mi tarea educativa ya que me siento más tranquilo en un mundo más justo y adecuado a las realidades de hoy, donde no me cabe duda que en el mañana, y de eso estoy muy seguro, una de mis alumnas sea quizás una de las tantas científicas destacadas que realice un descubrimiento importante para la Humanidad entera, para un futuro mejor, donde el entendimiento de hombres y mujeres de bien, sea tan común como el aire que respiramos y los progresos estén determinados en las personas solo por sus motivaciones y capacidades y no por visiones sociales y culturales que discriminen a uno u a otro.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac