OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Ni blanco, ni negro: Escala de grises en la educación

1ro de julio de 2018

Ángela Sofía Olmedo Franco. Universidad Americana / Universidad Central del Paraguay / Universidad Nacional de Asunción – República del Paraguay. Para IBERDIVULGA sobre el Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad Digital
La influencia de la ciencia y de la tecnología en la sociedad son determinantes aunque no del todo positivas. Muchas cuestiones quedan aún pendientes de un tratamiento objetivo desde el punto de vista humano, social y el que nos convoca: educativo, en el marco de una globalización inminente.

Introducción

Los cambios vertiginosos que actualmente experimentamos en cuanto a ciencia y tecnología dejan a su paso una sensación de individualismo o divergencia antes que unión o cumplimiento del rol educativo.

Es así que, considerando todos los factores que influyen en la necesidad de que la tecnología – aunque no deseemos que sea así totalmente – desborde nuestra vida, debemos analizar siempre los que puedan resultar positivos o negativos para nosotros, nuestro entorno y nuestra sociedad.

Encontramos un conjunto de situaciones que configuran no un blanco o un negro, no extremos, sino que, en el medio, toda una escala de grises a ser estudiada con cuidado al momento de formalizar estatal e institucionalmente programas y proyectos educativos.

Estos programas y proyectos no pueden dejar de lado variables contemporáneas, por ejemplo: variables técnicas: imprescindibles a la hora de llevar a cabo las tareas de enseñanza-aprendizaje con el objetivo de posicionarnos en el lugar que nos corresponde, pero analizando a profundidad a nuestros interlocutores o las variables educacionales: que permiten la sinergia entre quienes pretendemos educar y quienes acceden a la educación, entre otras, que son analizadas en el presente artículo.

Variables contemporáneas

Se denomina de esta manera al conjunto de variables que aparecen en un tiempo de desarrollo social. Así tenemos en nuestra época actual las TIC y otras herramientas que a través de la tecnología desbordante condicionan en cierta medida nuestro contexto educativo actual.

Esto nos debe llevar a profundizar acerca del entendimiento que debemos poseer sobre estas variables en los currículos escolares, así como nuestro nivel de aceptación y compromiso con la educación que contemple la ubicuidad y asimilación del contexto actual.

Pero esta asimilación no debe basarse en una libertad total de utilización de tecnología sin filtro, es necesario que enseñemos a nuestros alumnos la importancia de la conciencia a la hora de tomar decisiones en todos los ámbitos, incluyendo el tecnológico. El empoderamiento basado en el conocimiento propiciará que el consumo de tecnología sea equilibrado y no amenace la educación ni la socialización de los estudiantes tanto en el presente como en el futuro.

Esta situación podría ser abordada desde la perspectiva de la correlación entre las variables técnicas y humanas, complementarias pero atendiendo siempre que el factor humano es el primordial.

Debe separarse o disgregarse la idea arraigada de que el desarrollo tecnológico es lo mismo que desarrollo social. No debemos dejar que la tecnología nos desborde y nos impida interactuar entre seres humanos, asumir posturas, actitudes, enfrentar y administrar emociones, hablar cara a cara. Todas estas cuestiones son primordiales e indispensables para la convivencia, la cual es mucho mayor que la que se produce en ambientes o programas tecnológicos debido a que somos seres vivientes, no seres en red.

Lo que debería primar en cuanto a innovación entonces es lo concerniente a generar espacios de crecimiento grupal, social o personal pero que no impliquen una amenaza para la sociedad, que no impliquen un disgregamiento entre el ser humano y la relación interpersonal que debe poseer como miembro de una sociedad, es ahí donde radica su grandeza y los puntos clave a los que la innovación debe dar prioridad.

El tema central para que podamos seguir avanzando como sociedad civilizada radica en el poder que entregamos a quienes definen estas prioridades, y recordar que las definen porque nosotros lo permitimos. Nosotros lo consentimos.

Estas personas, instituciones, estados, deben ser conscientes de que la tecnología es una realidad y no dejarla de lado, pero tampoco llevarla al extremo de que gobierne toda la política educativa.

Educación y Globalización

Muchos científicos sociales han tomado posiciones analizando todas las dimensiones positivas de la globalización, enfatizando en la construcción de un paraíso en la tierra; un mundo sin fronteras, con igualdad de oportunidades que hasta ahora, aún con resultados contradictorios, muestra características y tendencias cada vez más definidas, siendo las más relevantes las siguientes (Amin y Thrif, 1994):

1.- la creciente centralización de la estructura financiera;
2.- la creciente importancia de la “estructura del conocimiento” o “sistemas de habilidades técnicas”;
3.- la transnacionalización de la tecnología, aunada a la gran rapidez con que se presenta la redundancia de ciertos segmentos tecnológicos;
4.- el surgimiento de oligopolios globales;
5.- la emergencia de una diplomacia económica transnacional y la globalización del poder estatal, paralelos a la globalización de la producción, el conocimiento, y las finanzas;
6.- el surgimiento de flujos culturales globales y símbolos, significados e identidades “desterritorializados”, relacionados con la comunicación global y la migración internacional, y
7.- la emergencia de nuevas geografías globales, como resultado de los procesos mencionados.1

La globalización en este sentido debe analizarse desde tres perspectivas: ¿para qué?, ¿por qué? y para quién? Lo que llevará a definir qué curso seguirán los programas y proyectos que se llevarán a cabo en todos los ámbitos, pero principalmente haciendo énfasis en el nuestro que es el de la educación, la tecnología, la ciencia y la sociedad.

Según Boisiser (2001):
“Por esto, lo que la globalización le exige a las personas es la misma receta que se le exige a una empresa o a las naciones: ‘ser competitivo y ganador’, y por ello, debemos aceptar que no se puede ganar un juego complejo con jugadores y estrategias simples, sino lograr un desarrollo humano compatible con las nuevas exigencias requeridas por esta nueva sociedad”.

Conclusión

No podemos ir a la par que los seres humanos que reciben educación en el norte, donde las cosas van un poco más aceleradas y con más apoyo y conciencia social, con un control que permite que la tecnología no los desborde ni tampoco que deje de existir.

Estando en el hemisferio sur tenemos el deber de analizar con mayor profundidad ciertas cuestiones como el transitar anterior de nuestra educación, el proceso de desarrollo de países primermundistas, hacia dónde se dirigen los sistemas educativos de estos países, cómo asimila la población afectada estos sistemas educativos y, si corresponde, adecuarlos a nuestro contexto pero sin dejar de lado factores intrínsecos como los sociológicos, histórico-educativos y por supuesto, los ejes sobre los cuales se desarrolla cada Estado del hemisferio sur, cuáles son sus intereses y cuáles son sus aspiraciones, para trabajar en conjunto equilibrando factores humanos y tecnológicos en pos de un futuro que permita el desarrollo del pensamiento crítico y el desarrollo total e integral del ser humano.

Referencias

BAZZO, W (2018). Foro Ingeniería y Sociedad Digital. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=9R9M597yAz8&feature=youtu.be&t=30m40s
BOISISER, S. (1991). Sociedad del conocimiento, conocimiento social y gestión territorial. Conferencia, mayo del 2001.
WONG-GONZÁLEZ, P. (septiembre 21-24, 1999). Globalización y virtualización de la economía: impactos territoriales. Ponencia. V Seminario de la Red Iberoamericana de Investigadores sobre Globalización y Territorio. Universidad del Estado de México, Toluca, Estado de México.

1 Tomado de: WONG-GONZÁLEZ, Pablo. Globalización y virtualización de la economía: impactos territoriales. Ponencia. V Seminario de la Red Iberoamericana de Investigadores sobre Globalización y Territorio. Universidad del Estado de México; Toluca, Estado de México, septiembre 21-24, 1999.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac