OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

¡Nos rajamos en educación y no por los resultados de las pruebas PISA!

26 de abril de 2017

Miller Montenegro, Bogotá Colombia
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Las malas calificaciones de nuestro modelo educativo no residen en el contenido técnico del currículo, radican en la ausencia de elementos que permitan desarrollar las competencias para la vida, que nos permiten sortear las dificultades propias de la vida y socializar adecuadamente

El pasado jueves 2 de marzo de 2017 los colombianos nos enteramos sobre los resultados del informe sobre el consumo de drogas en América latina para el año 2016, la prensa lo recogió así: En su informe del año 2016, este organismo de la ONU se refiere a otro de la CICAD (Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas) que indica que la prevalencia del consumo de cocaína entre los estudiantes de secundaria en América del Sur es superior a la de Norteamérica. Argentina, Chile y Colombia son los países en los que hay más incidencia del consumo en ese sector de la población, mientras que Surinam y Venezuela tienen las prevalencias más bajas.

Este triste indicador evidencia una vez más la crisis social que están padeciendo los países Latinoamericanos, con todo lo que esto implica; corrupción a todo nivel y en todas las esferas de la sociedad, degradación social, destrucción de la familia como núcleo de la sociedad, pérdida de valores, sustitución del valor de la vida por el valor del dinero. Nuestro país pasó de ser neto productor de sustancias ilícitas a ser ávido consumidor de las mismas, pero aquí no hay nada nuevo, los maestros que trabajamos especialmente con adolescentes y jóvenes conocemos el impacto de este flagelo, y así lo indican las estadísticas, desde principios de este siglo la tendencia en el consumo de sustancias psicoactivas en los adolescentes y jóvenes a venido en aumento, incluso han llegado años en los que el crecimiento del consumo ha sido de dos dígitos, hasta llegar al punto en que el consumo en esta población es superior a la de Norteamérica, algo impensable hace menos de una década, puesto que veíamos a esta región como la de mayor consumo en esta población.

Este informe también señala algo interesante de la siguiente manera:

“EL PROBLEMA MUNDIAL DE LAS DROGAS Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE “Acogemos con beneplácito la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y observamos que los esfuerzos encaminados a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y abordar eficazmente el problema mundial de las drogas son complementarios y se refuerzan mutuamente.” Documento final del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General sobre el problema mundial de las drogas, titulado “Nuestro compromiso conjunto de abordar y contrarrestar eficazmente el problema mundial de las drogas” El problema mundial de las drogas está ligado a todos los aspectos del desarrollo sostenible. El análisis del problema de las drogas y de las medidas adoptadas al respecto, desde la perspectiva de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, revela los mecanismos de esa interacción. Todos los ámbitos del desarrollo sostenible establecidos en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible determinan la naturaleza y la dinámica del problema de las drogas. Al mismo tiempo, la forma en que el problema de las drogas y las medidas adoptadas al respecto repercuten en el desarrollo se observa en los planos individual, comunitario y nacional. Al analizar esos nexos, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible se han dividido en cinco grandes esferas: desarrollo social, desarrollo económico, sostenibilidad ambiental, sociedades pacíficas, justas e inclusivas, y alianzas.”

Lo que podemos observar en estas líneas es que subyace la necesidad de encontrar los mecanismos adecuados para articular toda la estrategia para combatir la adicción a las drogas, resaltó el interés por encontrar mecanismos de prevención, en páginas siguientes se menciona tímidamente el que en mi concepto es el mecanismo más eficaz y eficiente; la educación y la protección de la familia como célula de la sociedad, sé que sobre este tema no soy ni el primero ni el último en escribir, pero quiero explicar en pocas líneas mi punto.

¿Porque la educación? porque es el único medio para transformar la sociedad de forma profunda y permanentemente, por medio de ella podemos sentar los cimientos de una nueva sociedad, con valores sólidos, donde prime el respeto por la vida y la dignidad humana, al mismo tiempo que el respeto por todas las formas de vida y por ende el planeta.

Pero surge una nueva pregunta; ¿qué tipo de educación es esta? ¿qué modelo puede proveernos ayuda para lograr estos objetivos?, en las políticas educativas actuales encontramos gran preponderancia en temas como el aprendizaje de las ciencias básicas, dominio de las TIC, aprendizaje de una segunda lengua, programación en algún lenguaje informático, competencias digitales, marketing, etc., etc., pero desde esta concepción de lo que es prioritario enseñar ¿cómo podremos afrontar la crisis que estamos viviendo como sociedad?

¿Cuál es la crisis que estamos viviendo? a esta pregunta podríamos responder; es una crisis financiera, o es una crisis de confianza en los mercados e inversionistas, o por el contrario podríamos afirmar que la crisis es medioambiental, o es la corrupción que corrompe a los gobiernos y sus gobernados. Mi tesis consiste en que tenemos una crisis de valores humanos, incrementada por el incompleto modelo educativo que se centra solo en apropiación de conocimientos técnicos para el desarrollo de competencias “laborales o profesionales”, dejando a un lado la esencia del ser humano, en este punto es necesario retomar la educación para la vida, donde se pueda brindar elementos para que los niños y adolescentes puedan desarrollar la habilidades requeridas para enfrentarse a la vida y sus retos, de la misma forma se hace necesario apoyar a las familias en la educación de sus hijos y no me refiero a subsidios, se requieren políticas claras que protejan la familia del consumismo desbordado.

Nuestra crisis global es el reflejo de la crisis en la educación, debido a que dejamos a un lado los valores humanos que nos permiten vivir en comunidad, se refleja está en una crisis cultural donde adoptamos como único valor el consumismo, por esto depredamos y degradamos el planeta como si no existiera un mañana o como si contáramos con recursos naturales ilimitados.

Citando una frase de los expertos en economía y sociología somos la primera generación que sufre los efectos de la crisis medioambiental global y somos la última generación que puede hacer algo para remediar el daño, no solo ecológico sino social.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abiera en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac