OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Plan Integral de Educación para la Ciudadanía y la Convivencia PIECC

3 de agosto de 2016

Carmen Rosa Berdugo de Vargas. Bogotá. Colombia.
IBERCIENCIA Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Desde el inicio del año 2016 en el colegio República de Colombia de la ciudad de Bogotá, la comunidad educativa en pleno se compromete con el PIECC como herramienta pedagógica de reflexión, acción, participación que le permite reconocer y articular proyectos e iniciativas que posibilitan el desarrollo y la construcción de capacidades orientadas a fortalecer la ciudadanía activa.

Mediante el PIECC en el colegio se potencia las capacidades ciudadanas esenciales, entendidas ellas como aquellos conocimientos, actitudes, habilidades, motivaciones y prácticas, que realizan los sujetos, para reflexionar hacer, ser, estar, conocerse y reconocer su contexto, y así ser capaces de imaginar su transformación y actuar con otros para transformarlo.

En este sentido, en la institución se concibe la educación como un medio para la reflexión, la transformación y la emancipación; en donde estudiantes, docentes y comunidad educativa en general son considerados seres humanos políticos, participativos y dueños del destino común. Por eso busca que el proceso enseñanza- aprendizaje se caracterice porque:

  • Las relaciones entre el o la maestra y los o las estudiantes sean horizontales y participativas
  • Los contenidos sean establecidos desde las dinámicas cotidianas, los contextos sociales y las posturas políticas.
  • Metodológicamente permite priorizar las problemáticas y necesidades del entorno cercano, y la innovación en didácticas promueva la investigación escolar a partir de las experiencias y reflexiones de los y las estudiantes.
  • La evaluación se caracteriza por ser un proceso individual y colectivo enfocado en lo teórico, lo práctico y en el debate.

De igual manera, se entiende la ciudadanía como el derecho y la disposición de participar en una comunidad de manera activa, autónoma y responsable en las diferentes relaciones del ser humano a partir de aprendizajes que contribuyen con la permanente reflexión de ideas y actos en beneficio de la sociedad; y la convivencia como la capacidad de las personas de vivir con otras (con-vivir) en un marco de respeto mutuo y solidaridad recíproca por lo que requiere de la interiorización de normas sociales y la construcción activa que el propio sujeto realiza a través de la interacción con el medio. Pero como parte de un colectivo debe actuar con responsabilidad, estar en capacidad de reconocer al otro y comprender sus diferencias; un sujeto con capacidad para tomar decisiones con autonomía, es decir, un sujeto con decisión de construcción.

Es así, como se entiende que ciudadanía y convivencia son dos conceptos en permanente relación, porque mientras se desarrollan procesos de convivencia armónica se construye ciudadanía. Sin embargo si se quiere diferenciar los términos: la convivencia es un proceso de relacionamiento y construcción colectiva directa con las personas con quienes tengo relación; mientras que la ciudadanía abarca un espectro más amplio de construcción y beneficio colectivo; pues en el ejercicio de la ciudadanía no solo se fortalece la relación con quienes se interactúa directamente sino se fortalece un proceso más amplio con todos a quienes no conozco, es decir se fortalece lo público; luego la ciudadanía se construye en un proceso formativo a partir de las relaciones, que son producto de la cotidianidad de los actores sociales, es decir, de la convivencia.

Para implementar estos elementos y para continuar la reflexión se llevan a cabo actividades como las siguientes:

  • Reconocimiento de mínimos no negociables
  • Construcción de acuerdos de aula
  • Reconocimiento de normas de aula
  • Registro en el observador de situaciones positivas y/o dificultades
  • Estrategia gestores de paz (decálogo de sus funciones)
  • Autoevaluación de la convivencia (Convivenciómetro que porta cada estudiante, docente y padre de familia)
  • Reuniones quincenales de comité de convivencia.
  • Encuesta para detección de casos de matoneo y bulling.
  • Solución de conflictos a través de la mediación (acta de mediación).
  • Talleres para fortalecer los principios convivenciales.
  • Cine-foro sobre manejo de emociones (película Intensamente)

Vale la pena señalar que la base fundamental de la implementación del PIECC como herramienta pedagógica ha sido la observación, lectura, reflexión y comentario con compañeros, docentes y padres de familia de los siguientes principios institucionales, y el establecimiento de los compromisos personales frente a cada uno.

  •  Conciencia moral: Mis acciones deben beneficiar a las personas y nunca perjudicarlas intencionalmente. “Cuando hago el bien me siento bien”.
  • Bienestar propio y colectivo: Me quiero, me cuido y soy capaz de ponerme en los zapatos de los otros; conozco y respeto los derechos de los demás.
  • Construcción de acuerdos: Resuelvo mis conflictos dialogando, estableciendo acuerdos y compromisos justos. De mis errores aprendo y mejoro como persona.
  • Participación y autonomía: Hago parte y me siento parte de mi colegio, mi barrio, mi ciudad, mi país y del mundo; por eso cuido lo que es de todos, participo y tomo decisiones que beneficien y mejoren las condiciones de todos.
  • Escucha activa y diálogo: Escucho a los demás sin interrumpirlos, trato de entender sus mensajes y miro a mi interlocutor cuando habla; y si deseo participar dejo que termine de hablar para solicitar la palabra.

De todas maneras, el éxito del PIECC está en la en su articulación con el Proyecto Educativo Institucional PEI y la voluntad política de las autoridades locales y distritales para apoyar su desarrollo e implementación. 

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac