OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Primavera científica y pedagógica

2 de agosto de 2018

Mg. César Vicente Benavides Torres
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores por una Cultura Científica.
Museo Interactivo Casa de la Ciencia y el Juego
I.E.M. Aurelio Arturo Martínez
Facultad de Educación Universidad de Nariño
Pasto, Nariño, Colombia.
En la ciudad de Pasto, Departamento de Nariño, Colombia, existe un hermoso espacio para la sorpresa, la emoción alrededor de la ciencia, la tecnología y la innovación: Es la Casa de la Ciencia y el Juego.
Sus visitantes son las niñas y los niños que llevan en sus mochilas varias herramientas de uso cotidiano: curiosidad, imaginación, fantasía, creatividad, capacidad de asombro, juego, pregunta, diversión e indagación permanente. Cada día los pequeños nos sorprenden con sus preguntas, sus sonrisas, su agitación, están en su más alto grado de actividad: el juego que es el factor más importante en la formación infantil y nosotros lo promovemos como un derecho inalienable para su desarrollo integral que no podemos negar y que la sociedad tiene el deber de propiciar los espacios para ejercerlo a plenitud.

“Cambiar de respuesta es evolución. Cambiar de pregunta es revolución”. Jorge Wagensberg
"Para abrir nuevos caminos, hay que inventar, experimentar, crecer, correr riesgos, romper las reglas, equivocarse... y divertirse."
Mary Lou Cook 

"Todo niño es un genio hasta que entra a la escuela" Chamalú

 

Desde este centro interactivo de ciencia, siempre nos cuestionamos como debe ser la educación del siglo XXI porque creemos que el modelo actual tocó fondo, está en crisis, está agotado. Queremos contribuir para potenciar el aprendizaje por indagación, innovación, que promueva la creatividad, la autonomía, la observación y lo vincule con el proyecto de vida de los estudiantes.

La Casa de la Ciencia y el juego, después de muchos altibajos, de un gran invierno, vive una primavera científica y pedagógica, que alienta el trabajo de veinte años, refuerza la esperanza para dinamizar estos escenarios, contribuyen de manera decidida a garantizar el derecho a la plena infancia y con ello defender el juego como la herramienta más importante que la naturaleza ha creado para aprender y ser felices. En esta primavera que disfrutamos, se observan cambios profundos con el apoyo serio y generoso brindado a este recinto científico y pedagógico por la Alcaldía local y la Secretaria Municipal de Educación, que nos ha permitido, avanzar en una nueva puesta en escena, con nuevos montajes, nuevas experiencias, renovadas prácticas, que provocan mucha emoción, en nuestros visitantes estrellas: las niñas y los niños.

El termino primavera es definido como una de las cuatro estaciones de las zonas templadas del planeta Tierra, es posterior al invierno y anterior al verano. El término prima proviene de «primer» y vera de «verdor». El primer verdor de ilusión. Es decir época en la cual estamos más dispuestos a innovar. El invierno ya lo pasamos, cuando otras administraciones nos helaron con su bajo apoyo presupuestal. Aun así, como todas las formas de vida, nos adaptamos a vivir en condiciones difíciles, sin bajar la guardia por los procesos interactivos en un ambiente lúdico y de libertad. Ahora recibimos los rayos del sol de la primavera, buena energía, apoyos importantes, reconocimiento y autonomía para funcionar.

En la primavera científica, uno de los temas que comienzan a surgir es el proceso de robotización y de drones que hace parte de lo que se denomina como “la cuarta revolución” y que va a implicar cambios, desapariciones, apariciones de empleos en todos los sectores. Este tema, en poco tiempo, será importante en las aulas del sistema educativo y queremos iniciar a transitar ese camino. La emoción de advertir volar un par de drones en el interior del centro interactivo, sorprende, atrapa la atención y provoca un caudal de preguntas que vamos resolviendo en la medida que todos aprendemos. Mirar los robots que ejecutan en forma precisa varias misiones con su control remoto, estremece sus neuronas y entonces quieren tocar, sentir, manipular. Son artilugios que potencian la creatividad. Nuevos montajes, piscina de bolas, un jardín de valores, sala de robótica, arreglo de sus instalaciones, pintura, nuevos equipos para el funcionamiento diario, gafas 3D, juguetes con paneles solares, bolas de plasma, y muchos juegos para acercarlos al mundo fascinante de la ciencia, la tecnología, la innovación, la experimentación y la investigación. Los pequeños tendrán un espacio que estimulará la creatividad, la invención, podrán experimentar, arriesgar, romper reglas o equivocarse, pero sin olvidar que lo más importante es ¡divertirse!. En estos lugares se practicará el “arte de pensar con las manos” porque intentarán diseñar, crear y experimentar. Hemos vivido momentos de crisis y hoy es el momento de la oportunidad para vigorizar el trabajo científico, con las pequeñas y los pequeños.

Queremos un gran cambio disruptivo, de inclusión y de futuro. No seremos la cenicienta de años pasados. Queremos apoyos como en esta primavera, en forma permanente, presupuestos acordes con nuestra misión. Adelantaremos el trabajo de estimular a las niñas y a los niños con todos los recursos disponibles, en forma digna y altiva, porque esa misión es definitiva en la formación de los futuros ciudadanos que necesita una Colombia en Paz. La curiosidad y la libertad es lo que tenemos que fomentar desde tempranas edades.

¿Y por qué “Primavera Pedagógica”? pues porque hay pedagogías que sí funcionan, porque ya es hora de que broten de nuevo la flor de la libertad, el capullo del juego, el botón de la emoción, para interesar en el aprendizaje. En nuestro guion museográfico, el centro de la formación no es el experto, o el maestro, sino el niño y la niña. En nuestro ambiente, nuestro reto es grabar en sus mentes y corazones la visita que debe ser excepcional, nos empleamos a fondo para que los chicos sean felices aprendiendo y satisfaciendo su curiosidad. Nuestra metodología interactiva, se basa en la indagación, la sorpresa, la emoción, la libertad, el juego y aprender del error. Cuando les dejamos hacer libremente, surgen cosas maravillosas, cuando los tenemos a todos sentaditos escuchando lo que dice el guía o el maestro, surge en la mayoría de las ocasiones el aburrimiento. Esto lo aprendemos, en el día a día, observándolos y entendiéndolos.

Es fundamental que los niños y las niñas toquen, hagan, piensen, prueben, se equivoquen y sean ellos mismos, junto a sus compañeros, los protagonistas del aprendizaje. Como corolario final nos apropiamos de esta frase: ¿Cómo podemos llorar sobre el escenario, si no lloramos en la vida?. Las aulas, los centros interactivos deben ser áreas para vivir las competencias naturales de las niñas y los niños: el juego, la indagación, la curiosidad, la imaginación, la fantasía.

Finalmente, es necesario advertir que el papel de juego ha sido relegado a un segundo plano en la vida de los niños. Hoy cada vez, hay menos espacios para jugar. Es necesario en esta primavera, poner el juego en el centro de su desarrollo.

El impulso de las vocaciones científicas es transcendental iniciarlo desde edades tempranas, con escenarios apropiados, maestros motivados y entusiasmados por la ciencia, para que los alumnos disfruten de la ciencia. Es decir en escuelas, centros interactivos y la familia debemos propender por un verano con mucha ciencia!!!.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac