OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

“Profe ustedes ya no pueden mandar deberes escolares…”

8 de marzo de 2017

Lic. Dareily M. González. Nacionalidad cubana. Residente en Ecuador. IBERDIVULGA
Fue la afirmación que tuve hace unos meses al llegar al colegio donde laboro de un carismático estudiante. Desde finales del 2016 se da a conocer un nuevo acuerdo ministerial donde la normativa regula la carga horaria para el desarrollo de tareas escolares de todos los niveles de educación. No se eliminan las tareas escolares solo se ajustan a un tiempo de realización. “El exceso de tareas no necesariamente mejora la calidad de la educación”. Esta frase expuesta por el exministro de Educación, Augusto Espinosa, para anunciar una normativa que regula la carga horaria para el desarrollo de tareas escolares de todos los niveles de educación de los sectores fiscal, fiscomisional, municipal y privado en el Ecuador.

Esta determina que la cantidad de tareas debe respetar el tiempo libre de los estudiantes, “evitando el envío de tareas los fines de semana y feriados”.

El tiempo diario determinado para el cumplimiento de tareas escolares está establecido de acuerdo con cada nivel educativo. Para educación general básica (EGB) elemental, que comprende 2º , 3º y 4º año, será de 30 a 40 minutos; para EGB media, de 5º , 6º y 7º año, de 40 a 60 minutos al día; de EGB superior, 8º , 9º y 10º año, 60 a 80 minutos; y para bachillerato corresponderá un tiempo de 2 horas como máximo.

La dirección del deber escolar y su efecto en los estudiantes

Al hablar de tareas o deberes escolares no se debe entender por una actividad que esté fuera del deber del maestro, el deber de éste es enseñar al alumno, no obstante es muy diferente el tema de enseñar a estudiar. En clases juega un papel fundamental el trabajo independiente cuando el maestro explica un nuevo material, al hacerlo debe despertar la actividad haciendo preguntas de lo recibido, no solo en clases sino también en la televisión, cine y otros medios.

La dirección de los deberes escolares es responsabilidad del maestro, que ha de garantizar la correcta organización y graduación de las actividades que contribuyen al desarrollo de la independencia de los alumnos. El estudio individual lo planifica y dirige el alumno y supone la posibilidad de aprender a priorizar y organizar el estudio en el tiempo, en función de sus necesidades. El trabajo independiente que el maestro o profesor utiliza gradualmente con sus estudiantes determina al desarrollo de la independencia cognoscitiva.

De acuerdo con la línea trazada en la política educacional actual, es tarea nuestra, luchar contra alguna influencia de época pasada. Debemos buscar medios de trabajo que nos ayuden a formar al hombre del futuro: trabajador, activo y consciente e iniciar desde la escuela la tarea encaminada a desarrollar las potencialidades creativas e independientes de cada individuo.

Podemos decir que el deber escolar realizado de forma independiente permite en los estudiantes:

  • La asimilación consciente de los conocimientos.
  • Desarrollar el pensamiento creador.
  • Acceder al desarrollo de hábitos y habilidades correctos.
  • Estimular el espíritu investigativo.
  • Aumentar la capacidad y el aprendizaje.
  • Construye al desarrollo de personalidades integrales.
  • Contribuye a la formación del futuro productor que necesita la sociedad.

El alumno será capaz al trabajar el deber escolar:

  • Plantearse objetivos concretos para realizar su actividad independiente.
  • Hacer planes de trabajo individual, colectivos bajo la guía del maestro.
  • Saber buscar en las fuentes bibliográficas los datos que necesita para su trabajo.
  • Aprender a evaluar los resultados de su actividad y la de sus compañeros.

Estas capacidades no las adquiere de un día para otro, para desarrollarlas es preciso hacer un trabajo sistemático, de manera tal que lleguen a sentir la necesidad de adquirir por sí mismo los contenidos y sean capaces de hacerlo. Es recomendable que estos conozcan varias formas en que puedan desarrollar el trabajo independiente, así como algunos de los fundamentos lógicos que permiten organizar adecuadamente su actividad intelectual. Si los enseñamos a desarrollar las operaciones del pensamiento los estaremos ayudando a ganar habilidades para su desarrollo que indudablemente los prepara para la vida y los capacitará para ser más eficaces en su trabajo futuro. 

Los deberes escolares recomendaciones para los docentes:

 Debemos como docentes tener claros aspectos fundamentales para la elaboración de las tareas o deberes escolares como:

  Pertinencia:
 Las tareas deben:
 Ser apropiadas a la edad, conocimientos y necesidades de cada estudiante.
 Ser adecuadas para desarrollar el trabajo autónomo y la responsabilidad en los estudiantes.
 Tener en cuenta el acceso de los estudiantes a recursos y tecnología fuera de las instituciones educativas.
 Ser coherentes con las necesidades específicas de apoyo educativo de los estudiantes.

  Planificación
  Las tareas deben:
 Tener un propósito claro, alineado con el currículo institucional y con los intereses y necesidades de los estudiantes.
 Estar construidas sobre el trabajo desarrollado en el aula.
 Ser planificadas y diseñadas para conseguir objetivos específicos de aprendizaje.
 Estar consensuadas de manera colaborativa entre todos los docentes del grupo de estudiantes, llegando a acuerdos sobre la cantidad y clase de tareas asignadas.
 Ser variadas y desafiantes, pero al alcance de los estudiantes.
  Estar apoyadas en estrategias específicas para estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo.
  Ser obligatoriamente retroalimentadas, proporcionando el debido reconocimiento al estudiante por su esfuerzo.

 Cantidad

 Las tareas deben:

 Respetar el tiempo de ocio de los estudiantes.
 Tener en cuenta las actividades fuera de clase: deportes, actividades culturales, extraescolares y  responsabilidades del hogar, es decir, considerar el tiempo libre.
  Contemplar el tiempo necesario para la preparación del estudiante en etapas de exámenes.
 
Actividades que pueden ser enviadas a los estudiantes para el desarrollo del deber escolar según niveles escolares en diferentes materias.

  • Nivel: Preparatoria EGB

Actividades de aprendizaje temprano, como jugar, hablar y leer juntos en familia.

  • Nivel: Elemental EGB

Lectura, escritura, resolución de problemas cotidianos, variedad de juegos, diálogos y otras actividades de interacción. Tiempo aproximado de 30 a 40 minutos.

  •  Nivel: Media EGB

Trabajo Interdisciplinar, con abordaje de problemas complejos, que estimulen la creatividad, la investigación en el medio que rodea al estudiante y la reflexión. Tiempo aproximado de 40 a 60 minutos.

  • Nivel: Superior EGB

Trabajo independiente que desarrolle la comprensión, el análisis, la síntesis y la emisión de juicios. Tiempo aproximado de 60 a 80 minutos.

  • Nivel: Bachillerato General Unificado

Actividades que promuevan la gestión de su propio tiempo, el desarrollo de habilidades de investigación, la elaboración de textos y la criticidad y la resolución de problemas prácticos y complejos. Tiempo máximo de 120 minutos.

Los deberes o tareas escolares constituyen una herramienta que ayuda a los maestros a demostrar lo trabajado en clase, y a los padres a seguir la evolución de sus hijos. No eliminemos solo regulemos su tiempo para el trabajo en casa; el maestro no debe olvidar que el alumno recibe no sólo una materia sino varias en un día lectivo.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac