OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Promover las vocaciones mediante los Clubes de Ciencias

26 de enero de 2016

Pablo M. Costello Grinberg. Seclantás, Argentina. Colegio Bandera de Salta.
IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Mediante los Clubes de Ciencias vamos a lograr una verdadera apertura de las vocaciones científicas en niños y jóvenes de Iberoamérica. Es una herramienta importante a tener en cuenta, solo falta saber usarla.

Los Clubes de Ciencias son un espacio no formal en el que niños y jóvenes pueden potenciar sus ideas creativas, formando grupos con ideas establecidas que buscan una mejor comprensión de las Ciencias en el mundo actual y sus implicancias en la sociedad. Estas organizaciones fomentan las vocaciones por los fenómenos científicos y una mejor comprensión de los mismos. Los clubes buscan promover desarrollo de actividades que despierten el interés por las Ciencias en niños y jóvenes y les brinden respuestas no solo a ellos sino también a sus familias acercando a la sociedad a una mayor alfabetización científica y entendimiento de los nuevos fenómenos que se presentan en la vida diaria. Buscan difundir y fortalecer el interés y la comprensión de los principios científicos, de sus métodos, de sus aplicaciones y de su importancia en el pensamiento y en la mejora de la calidad de vida actual y futura, promoviendo la vinculación del joven- investigador con la comunidad científica y con el sector productivo, facilitando la comunicación fluida entre los actores.

A mi entender, los proyectos presentados en Ferias y Clubes de Ciencias en Argentina han sido innovadores, creativos y en muchos casos provechosos para la Sociedad, destacando que en Iberoamérica tenemos jóvenes con grandes capacidades creativas y que pueden brindar su conocimiento a la sociedad de la cual son parte. Se destacan trabajos para mejorar la calidad de vida de pacientes con capacidades diferentes, mejoras en aprovechamiento de energías alternativas, manejo y distribución del agua disponible y tratamiento de efluentes y reciclado de residuos, entre otros aspectos. De esta forma vemos la importancia de darle valor agregado a las Ciencias y de que ello está bien fundamentado, ya que permite un uso necesario de las Ciencias para mejorar a la sociedad y lo más importante de todo es que en este emprendimiento participan aquellos niños y jóvenes que el día de mañana van a tener la responsabilidad de construir un mundo mejor para ellos y las generaciones futuras que sigan.

Muchas veces nos hemos preguntado si vamos por el buen camino, si la sociedad en su conjunto está adoptando de a poco a las Ciencias como una llave para el entendimiento de fenómenos que nos afectan a diario, si nos falta algo para que los niños y jóvenes se acerquen a las ciencias por un real interés de las explicaciones, basados en su curiosidad innata. Es importante destacar que esta curiosidad es fuerte cuando el niño inicia su educación escolar, particularmente en el Jardín de Infantes, pero decrece durante la educación convencional, por este motivo algunos especialistas recomiendan que la participación en ferias y Clubes de Ciencias se inicie desde la Educación preescolar así de esa manera se mantiene ese espíritu creativo del educando.

La sociedad empieza a valorar a las Ciencias como una herramienta necesaria, pero aun no le da el valor que se merece, sin embargo el crecimiento de nuevos programas de promoción de la cultura científica, de la promoción de las Ferias y de los Clubes de Ciencias apunta a despertar esa vocación dormida en muchos niños y jóvenes de Iberoamérica. Ya se sabe que estos Clubes en particular promocionan las Ciencias y el entendimiento de experimentos propuestos, pero aún tenemos trabajo por hacer, entre lo que se destaca una verdadera promoción de los objetivos y funcionamiento de los Clubes de Ciencias, ya que muchos Docentes no se abocan en el armado de un Club de Ciencias por la falta no solo de tiempo, sino de las formas para poder elaborar uno que incluya la participación de los alumnos. Creo en este punto es importante abracar dos aspectos que pueden mejorar la promoción de Clubes de Ciencias; Desde los Estados y Gobiernos, específicamente desde los Ministerios de Educación respectivos se debería integrar al currículo en Educación Primaria y Secundaria alguna materia que aborde el desarrollo de los Clubes de Ciencias o en su defecto la integración del armado de los Clubes a los programas curriculares de las materias educativas.

En el otro aspecto que se refiere a las formas de armar un Club de Ciencias, se debería promover la capacitación de educadores en este tema. En ese sentido es importante que cada educador sepa las formas de abordar un Club de Ciencias y la importancia de incluirlo como proyecto Institucional de cada escuela o Colegio, en este punto será importante el apoyo de Directivos de las Instituciones.

Desde la fuerte promoción de la Ciencia y la Tecnología, hace más de diez años, los gobiernos e Instituciones afines marcaron su interés en programas que desarrollen las Ciencias en las Comunidades de Iberoamérica ya que se necesitaba capacitar a los ciudadanos para que puedan explicar e interpretar fenómenos de la vida diaria además de nuevas palabras del vocabulario científico y que debían ser entendidas, muchos de esos programas tuvieron éxito, en especial aquellos emanados desde la Comunidad de Educadores por la Cultura Científica de la OEI. Los Clubes de Ciencias hoy en día aportan una novedosa herramienta a la Educación, ya que apuntan a un mejor desarrollo de las vocaciones científicas en niños y jóvenes además de incentivar, mediante el trabajo en grupo y las actividades lúdicas, a los alumnos en el desarrollo del conocimiento científico. En cuanto a las Educadores, la inclusión de un Club de Ciencias en la propia Escuela, les permite mejorar la productividad en la enseñanza de Ciencias, aprovechar los tiempos de trabajo ya que es sabido que en una experiencia científica bien desarrollada un alumno aprende mejor que en una clase teórica quizás aburrida, y la eficiencia educativa es mejor.

Aprender a conocer, a manejar y a valorar lo relacionado con el desarrollo tecno científico en el mundo actual son, por tanto, finalidades que deben estar presentes en una educación para la cultura científica” (Martín Gordillo, 2006).

Tal cual lo manifiesta Martin Gordillo, si queremos lograr una educación para la Cultura Científica, el desarrollo de los Clubes de Ciencias y Tecnología, entre otros aspectos, permitiría un mayor acercamiento a las Metas Educativas 2021 propuestas por la OEI.

Cabe agregar que también los Clubes de Ciencias permiten una incursión de niños y jóvenes en el trabajo colaborativo y solidario, en el desarrollo de experiencias en equipo y así mismo en una fuerte vinculación entre la escuela y Sociedad, en ese aspecto permite que la sociedad vea una mejor utilidad de la Escuela en el desarrollo de los individuos. Desde este sentido la Escuela fortalecería la enseñanza de las Ciencias en las Comunidades Educativas y permitiría que los ciudadanos tengan una visión positiva de las Ciencias. No solo en los Educadores, Gobiernos e Instituciones afines esta la responsabilidad de fortalecer las Ciencias, sino también en cada uno de los miembros de las Sociedades de Iberoamérica, ya que el entendimiento de las Ciencias permitiría en síntesis una mejora en la calidad de vida de las personas.

Comunidad de Educadores para la Cultura Científica: Abierto el registro libre

Esta Comunidad tiene por objetivo el ofrecer el acceso a unos materiales que han sido desarrollados con el doble próposito de servir para incrementar la cultura científica y las actitudes investigadores de los estudiantes iberoamericanos y el de promover entre ellos vocaciones hacia el seguimiento de estudios superiores en ciencias e ingeniería.
Las altas se producirán a partir de la primera semana de cada mes. El acceso a la comunidad es gratuito.

Más información [+]

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac