OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

¿Qué hacer con Facebook en la escuela?

7 de octubre de 2016

Lucia Dina Galotti
Ciudad de residencia: Santa Rosa, La Pampa, Argentina
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Se suele decir con bastante frecuencia que Facebook es un problema en las instituciones educativas, sobre todo, cuando estas cuentan con wifi. ¿Es así? ¿O todo lo contrario? Todo depende cómo se mire la enseñanza y el uso de las tecnologías y de su potencial para generar mejores condiciones de aprendizaje.

Mis experiencias con el uso de plataformas como herramientas que potencian lo desarrollado en el aula ha sido positiva. Esto es así, porque permiten modos renovados de interacción y comunicación con los estudiantes, más allá del espacio del aula cara a cara. Sin embargo, no siempre es simple contar con una plataforma cuya forma de uso sea conocida y de carácter gratuita. Por eso, considero que las redes sociales, como Facebook, pueden constituir un recurso educativo valioso, sobre todo en los niveles secundario y universitario.

En primer lugar, es muy accesible. Es simple de usar y conocida por los adolescentes, por lo que no hay prácticamente obstáculos para participar. Incluso, existen hoy en día, aplicaciones para utilizarla desde el celular, lo cual facilita una comunicación casi omnipresente. Constituye actualmente La red social. Tiene un gran potencial para crear “comunidad” y procesos interactivos, lo cual es una propiedad de innegable valor desde el punto de vista de la educación.

Según cómo se piense la enseñanza será también la aceptación del uso de otros recursos y estrategias que generen nuevas posibilidades para aprender. Una herramienta que se suele ver cómo un obstáculo, puede transformarse en un valioso aliado, tanto para alumnos como para docentes. Los jóvenes son nativos digitales por lo que para ellos, la tecnología forma parte natural de su vida cotidiana. ¿Tiene sentido resistirse a algo que es cada vez más parte de la cultura contemporánea? ¿Cuándo nos quejamos, no será porque nos cuesta comprender este cambio de época?

La educación sigue siendo tradicional. El modelo del “docente explicador” y el alumno pasivo todavía es parte del paisaje frecuente en las aulas. Incluso a sabiendas que es necesario un cambio, ya que este modelo no genera las respuestas esperadas en cuanto a involucramiento de nuestros jóvenes con su propio aprendizaje, cuesta pensar cómo hacer algo diferente. Las TIC se van incorporando de manera tímida y lenta solo como un mero recurso. Aún se ven de forma esporádica y como algo extraordinario una enseñanza en la que las tecnologías constituyan el corazón de la propuesta.

Como educadores, es parte de nuestro trabajo buscar formas de enseñar acordes al contexto histórico y social, de manera de atender las características de los jóvenes y sus necesidades formativas. Usar las herramientas que ellos usan pero con un sentido formativo puede ser una de las alternativas. Ellos ya las usan, están ahí! Y tienen un gran potencial como ya veremos.

En cuanto a Facebook, la idea es qué uso hacer para que enriquezca la enseñanza. Se pueden pensar desde los usos más básicos, de comunicación informal, como comunicar tareas, evaluaciones, hacer recordatorios o adjuntar materiales, hasta los más sofisticados como conformar grupos de trabajo o incluso, espacios de producción colectiva que impliquen la escritura y reescritura de documentos con la guía e intervención del docente.

Si bien se pueden hacer muchas cosas, como por ejemplo encuestas usando la red, investigaciones tomando como base el tipo de información que circula, análisis del tipo de publicidad o los usos que se hacen del Facebook, considero particularmente valiosa la conformación de grupos de aprendizaje colaborativo. Lo interesante es que constituye una buena opción para complementar y ampliar lo trabajado en el aula. Por ejemplo contribuye con otras formas de promover la lectura y la escritura pero integrados con lo audiovisual, ya sean fotografías, o vídeos.

Sin embargo, es importante que como docentes incluyamos el trabajo por medio de las redes sociales como parte del diseño de un itinerario didáctico más amplio, que parta de claros propósitos de enseñanza y objetivos de aprendizaje propios también para lo que se plantea realizar en el grupo de Facebook. Es decir de qué manera, la actividades en la red, contribuyen con el logro de los aprendizajes esperados.

Otro elemento al considerar en el diseño de la propuesta de enseñanza son las intervenciones del docente, quien no sólo plantea las actividades sino que también favorece la participación, guía el aprendizaje, problematiza, pregunta, retoma las principales ideas, ayuda a ir sistematizando lo que se va aprendiendo y promueve procesos de reflexión y autorregulación de los estudiantes.

En este punto, es relevante recordar que dado el uso no académico que también se hace del Facebook, hay que enseñar de manera explícita e intencional, como participar de manera respetuosa. Es decir acordar respecto de qué tipo de intervenciones hacer, de la importancia de tener una actitud comprometida y activa, cuánto tiempo participar y cómo hacerlo, así como los códigos éticos que regulan al grupo.

Lo antedicho, aparece como algo natural en Facebook, ya que su propio formato facilita que los alumnos se expresen poniendo comentarios, opinar sobre los aportes de los compañeros, argumentar sobre lo planteado, o sobre alguno de los materiales que se ponen a disposición del grupo. Asimismo, se vuelve parte de lo cotidiano conocer el grado de actividad del grupo, tanto por parte de los estudiantes como del docente, ya que la información llega directamente al correo, que incluso se suele abrir desde el teléfono celular.

Un aspecto que no hay que olvidar es la posibilidad que ofrecen las redes para el seguimiento y evaluación. Desde el registro del grado de participación hasta la oportunidad para generar procesos de reflexión y revisión de lo realizado y del proceso de aprendizaje. De esta forma, se genera la posibilidad de enriquecer y mejorar las producciones y de hacer un trabajo conjunto “codo a codo” de manera de acompañar procesos individuales y grupales.

En síntesis, Facebook posibilita renovadas y diversas formas de comunicación entre los alumnos y con el docente, en distintos lenguajes, lo escrito, pero también las imágenes de diverso tipo. Asimismo posiciona a los estudiantes en un papel muy activo, y de coproductores de conocimientos junto con sus compañeros, en una verdadera comunidad de aprendizaje. El uso de las TIC trasciende el lugar de un mero recurso para constituirse en componente central del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac