OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Que piensa un estudiante del abandono escolar

11 de diciembre de 2018

María Laura Vivas Franco. Cd. Obregón Sonora. México. IBERCIENCIA Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Hace falta trabajo de colaboración entre los docentes y el estudiantado para evitar el abandono escolar. Lo que implica es mayor sensibilidad, estar atentos a los desórdenes que se generan, conciliar los tiempos de dedicación al planteamiento de soluciones y la toma de acción en los espacios educativos, pareciera que los estudiantes no se percatan del problema pero ellos mismos aluden a la atención. Comparto el pensar de estudiantes al respecto del tema.

El estudio es la preparación para en la práctica, desarrollar un trabajo de utilidad y saber manejar la estabilidad y madures emocional, sin embargo existen situaciones del contexto que orillan, entre otras cosas, a abandonar la escuela. La reprobación provoca emociones y sentimientos negativos o de depresión en los jóvenes, precipita a la toma de decisiones que afectarían su futuro o incluso, no poder ser formados de manera correcta cuando estos sean nombrados, por ley, parte de la población activa cuando cumplan su mayoría de edad.

La reprobación y abandono escolar resultan ser dos temas que en algunos casos van unidos afectando a los alumnos, este problema pasa a ser de gravedad debido a que en la actualidad cada vez más estudiantes dejan los estudios, bien sea por bajos recursos, bullying, reprobación de materias, entre otras, por lo que al haber mayor número de personas con un bajo nivel de estudios, habrá menos personas capacitadas para un trabajo bien pagado, causando así en las familias, situaciones de pobreza o, viviendo a base de un salario mínimo, que limita sus posibilidades de mejora en la calidad de vida.

Para ello, las instituciones educativas y gobierno han implantado propuestas para solucionar dicho problema, como ofertas educativas dirigidos a amplios grupos de personas, becas con mayores recursos, alternativas de estudio como lo son las escuelas abiertas e incluso en línea; oportunidades de continuar con los estudios sin importar la edad, mejores sistemas educativos, docentes mejor preparados, entre otros.

La sociedad somos todos, desde el contador en las oficinas hasta el conserje encargado de la limpieza. Todos tienen un papel importante al momento de influenciar al estudiante a decidir sobre su futuro; el docente conlleva un compromiso grande, pues este atribuye o aporta ideas al alumnado, siendo estas de gran influencia en las perspectivas de los estudiantes, y en ocasiones inducen en la orientación de qué se va a seguir estudiando o a no encontrarle sentido a la materia. Si el profesor no es del agrado, la probabilidad de que el joven decida no hacer algo para seguir con sus estudios, en ocasiones se torna alta.

Otros que tienen un papel relevante son los alumnos en sí, específicamente el ambiente que crean. Pueden hacer que su compañero elija la opción de no hacer trabajos, tareas o no entrar a clases porque ve que, si los demás lo hacen, no visualiza el por qué él no podría hacerlo. También, si el aura es negativa, hacen que este decida cambiarse de escuela o abandonarla, en el peor de los casos.

Ahora bien, debido a que se debe dar solución a esta problemática común, se ha decidido el de aplicar encuestas para saber, ¿qué los conlleva a no querer seguir estudiando o a darle menor importancia a los estudios? Con estos resultados, se dará una visión al problema planteado y ayudar a la comunidad a que el abandono escolar no se siga llevando.

Las respuestas principales al abandono escolar se presentan en esta figura:

Es necesario desarrollar protocolos de respuesta inmediata ante casos de abandono escolar, que muchas veces implican medidas relativamente sencillas. Entre los más significativos están los siguientes:

  • Herramientas y recursos al alcance del alumno para ayudar a estudiar y mejorar su resultado académico.
  • Campañas puestas en marcha por parte de las autoridades para concienciar de la importancia de tener una formación académica, tanto a nivel personal como laboral.
  • Implantar nuevas metodologías que ayuden a mejorar de manera notable lo que es el rendimiento escolar de los estudiantes.
  • La unión y trabajo cooperativo de toda la comunidad educativa, donde estén implicados tanto padres como docentes y alumnos.
  • Proyectos colaborativos que vengan a impulsar la formación, el aprendizaje y las ganas de los alumnos de formarse en pro de alcanzar el futuro que desean.

El abandono se resuelve en buena medida desde y en la escuela.

Por otra parte, se debe considerar la posibilidad de que aun empleando todos los recursos que se tienen a la mano, existen otros factores que disminuyen las tasas de retención estudiantil, sean en el ámbito escolar, personal o económico.

Los jóvenes necesitan que se les comprenda mejor y se les de ayuda, a lo que se refiere es, no solo dar el problema a los profesores y autoridades del plantel sino que también ser un apoyo, que el alumno mismo tenga la iniciativa de ayudarse entre sí y dejar comportamientos egoístas, si se conjuntan esfuerzos (autoridades y estudiantado) y se intenta acrecentar la disponibilidad al aprovechar mejor el tiempo, este problema no sería tan grave, porque se tendía la objetividad en tomar decisiones directas y en el justo momento.

Tomado del escrito por alumnas de plantel CBTis 37 Labra Bracamontes Sarahí Esmeralda, Navarro Morales Jael Guadalupe, Olmedo Lozoya Hanna Edith, Ulloa Baltazar Noemi Sarai y Vásquez Camacho Karla Alejandra

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac