OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Reflexión filosófica y hermenéutica de la educación para el futuro

29 de septiembre de 2016

Aura Álvarez
Venezuela, Los Teques. Universidad Simón Rodríguez
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
La educación como fenómeno social y construcción cultural contribuye a la formación del hombre para vivir en sociedad. Repensar la educación desde la ciencia, la filosofía y como elemento y condición de la ciudadanía en un constante transformar con la presencia de la comunicación, la política y la crítica del pensamiento educativo, son fundamentalmente en el pensar en la educación para el futuro/futuro para la educación. 

Complejizar la educación en sus diferentes versiones, cosmovisiones y planteamientos de la filosofía y la hermenéutica. Consideramos que es necesaria la reflexión filosófica sobre la perspectiva teórica de analizar y comprender, tanto de su soporte teórico como de su accionar práctico. Para el futuro de la educación se precisa superar aquellas formas tradicionales y declarativas de asumir a la filosofía de la educación y concebir dicho estudio como un instrumento efectivo de la comprensión y transformación de la actividad educacional, a lo cual hemos llamado los fundamentos filosóficos de la educación, y en particular del proceso de enseñanza-aprendizaje que allí tiene lugar, que ofrece un conjunto de instrumentos teórico-prácticos que permiten desenvolver la actividad educacional de un modo más consiente, comunicacional, óptimo, eficiente, eficaz y pertinente. Es así como Gadamer afirma que:
 
La educación es educarse, que la formación es formarse. Con ello dejo conscientemente al margen los que puedan ser, obviamente, los problemas entre la juventud y sus preceptores, maestros o padres… Deseo contemplar todo este ámbito desde un ángulo distinto del que domina propiamente el debate… no olvidar jamás que nos educamos a nosotros mismos, que uno se educa y que el llamado educador participa sólo, como maestro o como madre con una modesta contribución

En nuestro vivir se evidencia la presencia de un mirar donde la ciudadanía, la ética, la política y la democracia, como conceptos y praxis se ubican en el acontecimiento actual. En este sentido, la formación de una ciudadanía crítica, reflexiva, participativa, que se encuentre en condiciones de comprender - se en el espacio escuela, familia, sociedad, es producto de acciones pedagógicas que involucren al sujeto tanto en privado como en lo público, La perspectiva educativa desde la discusión de la Teoría de la Acción Comunicativa de Jürgen Habermas asume la sociedad como mundo de vida y el rol que le compete a la escuela en la reproducción de los componentes estructurales del mismo, se visualizan mediante los procesos de: significación, apertura lingüística y comunicativa y construcción de nuevos contextos de pretensiones de validez. En la perspectiva del funcionamiento de la sociedad y del rol de la escuela, el ámbito de las acciones se manifiesta en forma de praxis humana. Desde ésta perspectiva la escuela, para Freire, asume un rol activo, constructor y determinante en el tipo de sociedad que se aspira construir. “ la escuela no distribuye poder, pero construye saber que es poder.”

De acuerdo con el desarrollo de la educación, según Habermas, en los sistemas educativos operan predominantemente alguno de los cuatro tipos de racionalidades: Con arreglo a fines (de la acción teleológica); práctico moral(de la acción regulada por normas); práctico expresiva (de la acción dramatúrgica) y comunicativa (de la acción comunicativa).

La epistemología, desde la perspectiva de Feyerabend, desplaza la atención centrada en la dimensión clásica y racional de la ciencia para enfocarla en el contexto histórico y sociocultural, profundiza su trabajo en comprender los elementos simbólicos y -en general- la forma de vida que han desarrollado los sujetos en la estructuración de una peculiar cosmovisión.

Según Feyerabend, "La elección de un estilo (cognitivo), de una realidad, de una forma de verdad, incluyendo criterios de realidad y de racionalidad es la elección de un producto humano. Es un acto social, depende de la situación histórica"

En la sociedad actual, cambiante, interesada por el conocimiento y por la ciencia y también del ciudadano, uno de sus ideales más significativos es que los jóvenes estén bien formados en cuestiones de ciencia, supone fomentar las vocaciones y prepararles para poder tomar decisiones políticas, que tengan resonancia adecuada.

Por ello deben existir políticas educativas, sensibilidad vocacional de los maestros para la construcción del espíritu científico y estar convencidos que hay que empezar a enseñar ciencias naturales y sociales desde los primeros pasos, a edades tempranas y desde la crianza, cuando el niño empieza a comprender su existencia y su contexto y pida explicaciones. Para seguir profundizando en este aspecto, son múltiples las iniciativas que promueven espacios escolares en nuestro país con una idea fronteriza del conocimiento y de la ciencia, desde las universidades, desde los trabajos comunitarios, centros de investigación e innovación, escuelas.

Morín se refiere a la formación humana como el desarrollo de una mente bien ordenada. La finalidad de la educación según Morín es construir una “mente bien ordenada” definida como “…una mente que dispone de la aptitud general para plantear y tratar los problemas y de principios organizativos que permiten unir los saberes y darles sentido”. Esto es lo que la educación debe promover es decir interacciones entre los fenómenos y el contexto y en este sentido para pensar localmente, es necesario referirse a la globalidad y también es válido en viceversa.

La Educación como complejidad – Transdisciplinariedad

La educación es pensada como una doble opción, una de carácter institucional (la escuela) y otra entendida como crianza, cultura, experiencia ( la familia, el modo de vida, ), en ambas se produce conocimiento, para darle explicación e interpretación a los saberes constituidos, lo cual es limitativo para los actores sociales para explicarse así mismo y a su mundo. La interrogante planteada por Foucault al respecto “¿ cómo se forma una experiencia en la que están implicados la relación a uno mismo y la relación a los otros?”

Esta reflexión la relacionamos con lo expresado por Wilhelm Dilthey al referirse a dos modos de conocer: erklären, de fuera a dentro, es decir la explicación y verstehen, desde dentro, representada por la comprensión. La realización interdisciplinaria y transdisciplinaria de proyectos conjuntos de investigación en medios académicos y comunitarios representan una vía significativa para lograr tanto la explicación como la comprensión de la realidad social. Desde esta perspectiva lo humano es comprendido desde su unidad en la diversidad y su diversidad en su unidad.

Para Carrizo, se identifican relaciones entre disciplinariedad, interdisciplinariedad y transdisciplinariedad, formando un sistema de conocimiento y acción en donde se involucran al sujeto y al objeto de estudio así como los métodos y enfoques de la investigación.. (Gráfico 1)


Gráfico 1. Relaciones entre disciplinariedad, interdisciplinariedad y transdisciplinariedad. Información tomada de Morín(2005), Carrizo (2004), Carrizo (2001)

Referencias
Gadamer, H. (2000). Educación es Educarse. Barcelona. Conferencia pronunciada el 19 de mayo de 1999 en el Dietrich-Bonhoeffer- Gymnasim de Eppelheim en el marco de un ciclo sobre el tema “ La Educación en Crisis” Paidos. Pag. 11 al 15.
Edgar Morín (2000). La Mente Bien Ordenada. Barcelona: Siex Barral. P. 23
Foucault. M (1991). Saber y Verdad. 2da edición. Madrid. Editorial Endymion

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac