OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Reflexiones sobre las funciones y características del tutor como mediador pedagógico en la educación a distancia

12 de agosto de 2016

Edwin Flores. El Salvador.
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Reflexiones sobre la labor de tutoría en el marco de la educación a distancia realizada en el nuevo proyecto de la Universidad de El Salvador, C. A. 

La educación a distancia se ha convertido en la actualidad en un modelo innovador en la educación, no sólo por la posibilidad de la inclusión educativa de una gran cantidad de sectores de estudiantes y beneficiarios, sino también, por el uso de las herramientas pedagógicas, comunicativas y tecnológicas que se han combinado para hacer de este proceso, una verdadera experiencia de aprendizaje innovador, creativo y pertinente a las sociedades globalizadas actuales. A continuación se revisarán algunos de los elementos que la componen y su importancia en el proceso de enseñanza aprendizaje en el proceso denominado a distancia.

La mediación pedagógica

La mediación pedagógica adquiere especial interés en esta modalidad, en donde el docente ya no sólo tendrá que mediar con el estudiante en cuanto a materiales, espacio, recursos educativos del salón de clases y las herramientas de trabajo. En este sentido, García Pupo, (2003) citando a Prieto menciona que se denomina una mediación pedagógica cuando es “…capaz de promover y acompañar el aprendizaje de nuestros interlocutores, es decir, de promover en los educandos la tarea de construirse y de apropiarse del mundo y de sí mismos”. Esta definición, también ha sido acuñado por Salas, quien sostiene que hace referencia .a la “intencionalidad, al acompañamiento durante el proceso de aprendizaje y a la interrelación que se "cimienta" alrededor del contenido de estudio, con el fin de construir y co-construir el conocimiento” (Salas, 2009).

En este proceso por supuesto, el docente como tal únicamente se convierte en un facilitador que busca que esta mediación se produzca, para ello usando los recursos, medios y herramientas disponibles a su alrededor, las cuales no son de naturaleza improvisadas, sino más bien seleccionadas, pensadas, adaptadas y ajustadas a las realidades, necesidades y contextos educativos de los educandos en general.

Es importante destacar en el proceso de mediación, se deben entender “el espacio donde se produce, o se dificulta el aprendizaje: la institución, el educador, los medios y materiales, el grupo, el contexto, uno mismo”. (D. Prieto, 1995). Por eso la importancia del educador, en donde el mismo se convierte en un sujeto que puede facilitar o no para que este proceso de forma exitosa. En este mismo orden, no se debe perder de vista los materiales, los cuales deberán ser cuidadosamente seleccionados y usados adecuadamente en favor de conseguir las competencias que se requieren en el estudiante, útiles para acompañar su proceso de aprendizaje enseñanza. Por ello dichos materiales deben gozar de idoneidad, facilitar guías adecuadas, personalizando su contenido a los grupos a los que va dirigido y favoreciendo su adaptación de tal forma que puedan obtenerse los resultados que se desean.

La Tutoría en la educación a distancia

La palabra tutor sin duda es muy atinada y emocionando por las implicaciones que encierra en sí misma, GARCÍA ARETIO (2001), hace referencia a “ protección, la tutela, de otra persona menor o necesitada”, y resulta una maravillosa analogía por el papel que representa el tutor en la modalidad a distancia, en donde, nos menciona el mismo García que su “característica fundamental es la de fomentar el desarrollo del estudio independiente, es un orientador del aprendizaje del alumno aislado, solitario y carente de la presencia del docente habitual” En este sentido, la misma Real Academia Española, que con la globalización y los avances tecnológicos se ha visto obligada a adaptar las nuevas tendencias, ha agregado entre sus definiciones como tutor a “Persona encargada de orientar a los alumnos de un curso o asignatura”

En la educación a distancia el tutor tiene que orientar a sus estudiantes respecto a los objetivos, medios, las herramientas telemáticas, las evaluaciones y la organización en sí misma. Por lo tanto, la tutoría a distancia no se limita a orientar sobre un tema determinado, el tutor debe tener las competencias y conocimientos sobre el tema en cuanto a pedagógica y didáctica se refiere, la pericia que su área debe caracterizar, pero también debe manejar las herramientas técnicas de las interfaces virtuales para dar soluciones a sus alumnos y poder guiarlos adecuadamente resolviendo sus necesidades en cuanto al uso de recursos en la plataforma y por último, no menos importante está el aspecto psicoafectivo, sobre la psicología del adulto y conocimientos androgogicos que permitan conocer cómo se desenvuelvo, sus intereses y motivación que en relación a los jóvenes es más marcada. La combinación de todos esos elementos son determinantes en un programa de tutoría que el tutor debe equilibrar responsablemente en el andamiaje de sus alumnos en su proceso de aprendizaje enseñanza.

Sobre las Funciones y características de la tutoría

El tutor virtual se convierte básicamente como el ideal constructivista busca en un auténtico facilitador del proceso del estudiante, en donde será el alumno el único artífice y constructor de su propio aprendizaje, mediante la mediación que realice su tutor quien deberá ser conocedor de la ciencia que esta tutoreando y dominio de TICs que permita orientar el proceso. El tutor debe tener un bagaje claro y visión integradora sobre los principios de la educación a distancia, debe aprender a confiar en sus alumnos, mantener una comunicación presencial y en línea con sus estudiantes sabiendo equilibrar favorablemente entre la vida diario de los mismos y sus necesidades de formación.

Es determinante entre las funciones que debe tener un tutor y se convierte en una característica que debe ser un coaching para sus estudiantes, deberá motivarles en todo el proceso, deberá aprender a descubrir las fortalezas de los mismos y aprender a confiar en ellos, para ello debe conocer sus estilos y ritmos de aprendizaje, para facilitarles experiencias que les permitan empoderarse de los conocimientos y competencias en sus respectivas áreas a través de los materiales y contenidos disponibles. En este aspecto de aprender a empoderar a sus alumnos es importante destacar el andamiaje de Vygotsky en donde el tutor deberá facilitar el desarrollo de la zona de desarrollo próximo de estos estudiantes, pero solo podrá lograrlo empoderándose de estas características y convirtiéndolas en funciones y perfiles de su rol como tutor al servicio del aprendizaje de sus alumnos.

Autoanálisis sobre experiencia pedagógica bajo esta modalidad como tutor en el programa de Educación a Distancia de la Universidad de El Salvador.

La experiencia como tutor virtual de Psicología del Niño en edad escolar y Elementos básicos de la psicología ha sido muy enriquecedora, no sólo por el proceso de descubrir elementos nuevos de enseñanza y aprendizaje, sino también porque este proceso permite acompañar a los estudiantes en sus aprendizajes, acompañamos en sus frustraciones, en sus dudas, en sus certezas e incertidumbres, les damos seguridad y hacemos coaching con ellos para que no pierdan el entusiasmo.

Es importante destacar las fortalezas académicas de algunos de los estudiantes, en donde, ya tienen desarrolladas excelentes competencias para las computadoras, para la lectura, son muy disciplinados y ellos buscan formas de ser eficientes por su propia cuenta. Con estos estudiantes no es difícil en lo más mínimo, en este caso nuestra función mediadora es facilitarles alcanzar esa zona de desarrollo próximo con mayor éxito.

 Pero también, a veces surgen estudiantes con dificultades a nivel de hábitos de estudio, de hábitos en el aprendizaje virtual, en el modelo, en muchos otros aspectos y depende en gran medida de nosotros motivarles, empoderarles y hacerles sentir que pueden logarlo.

 Verdaderamente considero que el fin último de este procesos es empoderarlos de tal forma a que sean autónomos de su propio aprendizaje, que logren esa independencia en la gestión de su propio conocimiento y es la mejor satisfacción para uno como tutor cuando lo logran y obtienen excelentes resultados y nosotros solo hemos mediado cumpliendo esta labor que no sólo es un reto sino también un privilegio.

Bibliografía

García Aretio, L. (1994). Educación a distancia hoy. Madrid, España: UNED Hoffman. J. (1999). La evaluación. Mito y desafío: Una perspectiva constructivista. Porto Alegre: Editorial Mediacao.
MEDIACION PEDAGOGICA EN LA EDUCACION A DISTANCIA. (2003). Revista Ciencias Matemáticas, 21(2), 185-192.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac