OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Retos de la Sociedad Digital para las Ingenierías, Ciencias Sociales y las Humanidades

10 de julio de 2018

Jessica Alcaide Carpio. Facultad de Psicología– BUAP. Sobre la ponencia de Ainara Zubillaga en el I Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad Digital. Formación profesional para la industria 4.0
La Industria 4.0, o también conocida como la Transformación Digital o la 4ta. Revolución Industrial, es un nuevo modelo de organización y de los procesos de fabricación que se dedica al uso y transferencia de información a los sistemas de producción ciber-físicos vinculados a su vez a los ecosistemas de fabricación. Su visión innovadora nos libera de la reproducción de tareas rutinarias o mecanizadas que se suplementan con el apoyo de la electrónica, robótica y la informática en los procesos industriales de automatización, y más recientemente con el desarrollo de Inteligencias Artificiales. También conocido como el “Internet de las Cosas” (IoT), es un modelo que nos enfrenta a cambios en el mercado laboral y social.

Ainara nos plantea puntos clave a reflexionar sobre los cambios que ya estamos atravesando y los que vienen a futuro de manera inevitable. Contemplando la participación de una educación que nos prepare para este cambio revolucionario y del cual el trabajo autónomo y comunitario es indispensable para un mejor uso de esta innovación tecnológica, la cual presenta ya déficits en su uso por parte de la sociedad mundial, en gran medida debido a la falta de información, habilidades y reflexión/concientización de su uso. Las preguntas clave para dar inicio a la temática serían ¿para qué? ¿para quién? y ¿por qué? Esta innovación tecnológica.

Me encuentro particularmente interesada por lo expuesto por Ainara Zubillaga debido a lo intrincado que está con mi campo de estudio, la psicología, y mi particular interés por modelos educativos que nos ayuden como sociedad a avanzar hacia un desarrollo sostenible. Me parece necesario hablar sobre la implicación de la tecnología en sus efectos sociales. Desde mi experiencia en el aula como estudiante me percato del desinterés o aislamiento de los avances tecnológicos mundiales que mal creemos no estamos viviendo o muchas veces pensamos que están en futuro lejano, planteando la problemática como algo que empezar a considerar para nuestro futuro desarrollo profesional, pero no es así, en realidad estamos atrasados en involucrarnos con el desarrollo de las nuevas tecnologías, las que ya están, como es la Inteligencia Artificial o el IoT, donde diariamente participamos ignorando o queriendo minimizar los efectos que esto tiene en nuestra organización como sociedad.

Al igual que Ainara, y apoyándome en la literatura latinoamericana sobre la Psicología Comunitaria (Montero, 1984), me parece adecuada una visión multidisciplinaria, donde el desarrollo comunitario autónomo y autogestor atienda las deficiencias de organización social y se pueda desarrollar una economía, y por qué no, una industria, capaz de invitar a la reflexión de los efectos de nuestras acciones y las circunstancias que atravesamos.

La ponente nos expone el supuesto interés de está innovación tecnológica, como una herramienta que nos permitiera “dedicarnos a ser lo que somos <<humanos>>”, dejando a las máquinas las tareas rutinarias que a su vez que suplantan con la automatización. Pero es en el uso indiscriminado de estas nuevas tecnologías donde la importancia de la interacción humana debe recobrar fuerza, para que esta interacción máquina-hombre sustituya los trabajos manuales rutinarios sin generar un desequilibrio en el mercado laboral, refiérase a desempleos o a un mercado más polarizado donde la gestión de políticas públicas que desarrollen las capacidades humanas y se redefinan las funciones de los empleados explotando dichas capacidades, es decir, nos recomienda un enfoque mas humanístico de las funciones laborales de los trabajadores, fortaleciendo las relaciones interpersonales como eje central del proceso educativo, ya que es en estas relaciones donde las máquinas no pueden suplantar al humano.

Zubillaga comparte la importancia de desarrollar e implementar un nuevo modelo educativo que se aleje de la visión capitalista, donde la producción en masa es el eje central, para dar paso a un contenido educativo de valor, donde la enseñanza de la inteligencia emocional, la creatividad, el pensamiento crítico, la empatía, la capacidad de trabajo en equipo, de relacionarse, de consenso y negociación, ayuden a generar dinámicas diferentes en las comunidades, promoviendo el aumento de una fuerza laboral autónoma, capaz de dirigirse por sí misma, sin depender de terceros. La visión Comunitaria desde la psicología se centra en la autogestión de las comunidades, desde la autogestión del conocimiento de cada individuo hasta la autogestión de su organización, beneficiando la creación de redes comunitarias, donde se trabaja de manera multidisciplinar, inclusiva y equitativa. Para poder desarrollar esta nueva dinámica colaborativa es necesario capacitar y desarrollar en los individuos habilidades sociales que permitan la empatía de los sujetos, el trabajo en equipo, así como el desarrollo de la capacidad de negociación y consenso cobran suma importancia, ya que es a través de estos mecanismos que el trabajo de proyectos u objetivos es más fácilmente alcanzable y eficaz. El trabajo en equipo bajo este enfoque beneficia a la adaptación de los individuos a ambientes rápidamente cambiantes como nuestra época actual, donde la adaptación y la reinvención de las comunidades y personas es fundamental para el mejor y correcto uso de las tecnologías que rápidamente avanzan y generan una inercia al cambio en todos los sectores de la sociedad, desde lo económico, político, social, medioambiental, etc. Así el emprendimiento mencionado por Zubillaga, más que una propuesta “de moda”, es un enfoque basado en la autogestión y por tanto autonomía de las comunidades, donde los procesos laborales se gestionan por los propios individuos y en colaboración, dirigida a metas y proyectos comunes.

Es importante subrayar, así como lo menciona Zubillaga, que la interacción máquinas y humanos es tan importante como la interacción humanos-humanos o humanos-medioambiente; pues es a través del conocimiento profundo y versátil de los interactores que se generan relaciones de mayor valor y trascendencia. Para ello es importante abordar modelos de enseñanza sobre el aprendizaje, como sostiene Zubillaga. Es decir, que en los planes de estudio, o incluso de intervención, se retome la enseñanza de aprender a aprender, con el fin de capacitarnos de manera más autónoma en los temas que sean de nuestro interés y beneficiando a un modelo de enseñanza-aprendizaje abierto, holístico y versátil, donde se reste importancia a la sobre especialización y se de paso al manejo de múltiples conocimientos que replanteen la construcción social del mundo y sus interacciones, así como sus efectos prácticos que deterioran o contribuyen al desarrollo de las sociedades y los individuos.

Uno de los ejes principales para la formación de la construcción social del mundo y sus interacciones, es la alfabetización, emergente y múltiple de acuerdo con el planteamiento de Zubillaga, y comparto dicha opinión. El ser humano se diferencia de las otras especies animales debido a su capacidad de simbólica (Ernst Cassirer, 1874-1945), y esto recae en su capacidad de crear lenguajes, interpretando y modelando su realidad; así como en la capacidad de generar cultura (Savater, 1999). Por ello la importancia de la enseñanza del universo de lenguajes creados por el humano, resaltando el lenguaje digital, que es lo que atañe en la temática del foro, pero sin minimizar la enseñanza de los demás tipos de lenguaje, como es el visual, de uso constante en los medios cibernéticos; el lenguaje matemático, pobremente instruido en las instituciones; el lenguaje de datos, también fundamental en el manejo de las IoT; el lenguaje financiero, que coarta los modelos económicos y por ende sociales de nuestro planeta; el lenguaje corporal, igualmente trascendental para el mejor entendimiento entre las personas; etc.

Zubillaga plantea un conjunto de retos que deberán atenderse en torno a los procesos educativos, éstos son los siguientes: atender la resolución de interrogantes, es decir cuestionar la parcelación del conocimiento y promover la desaparición de asignaturas para impulsar el conocimiento abierto y multidisciplinario; desarrollar estrategias metacognitivas, atendiendo y recuperando el aprendizaje permanente, o aprendizaje a lo largo de la vida, el cual también retoma el enfoque de intervención comunitaria, al propiciar una autogestión del propio proceso de aprendizaje; innovación abierta, exportando los modelos preexistentes y mezclando los contextos de aprendizaje no sólo formal, sino el informal y no formal a su vez, desarrollando una capacidad autodidacta del aprendizaje al combinarlos y articularlos entre sí, todo de todas partes puede enseñarnos algo; desarrollar aprendizajes en habilidades interpersonales, que como ya se ha mencionado, es la mejor forma de no alejarnos de nuestro sentido humano y contrario a esto beneficiar el desarrollo social; también habla sobre la participación de otros agentes, haciendo referencia a la participación de cualquier otro agente que beneficie a la educación y que no participa necesariamente dentro del sistema educativo, dígase familia, participación internacional, organizaciones sociales, entre otros dentro de todo el universo de aprendizajes que podemos adquirir.

Conclusiones

Me pareció un buen resumen por parte de la autora para explicar los “deberes” a atender por parte de la educación. En mi entorno próximo, frecuentemente escucho/escuchamos que la educación es una especie de varita mágica que debiera resolver todos los problemas mundiales, y no creo que lo haga de manera rápida o mágica, pero me parece que es una de las mejores vías para un cambio social que el mundo entero pide a gritos, protestas, muertes y sometimientos. Me encantó que se haga tanto hincapié en la importancia de la autogestión y la autonomía como parte esencial del progreso. Y como estudiante y simpatizante de las ciencias sociales, me entusiasmo a seguir prestando atención y acciones que se dirijan a un proyecto comunitario en beneficio de las futuras generaciones, y ¿por qué no? De los que ya estamos viviendo este presente.

Referencias

Cassirer, E. (1944) Una clave de la naturaleza del hombre: el símbolo. Antropología fisiológica. Introducción a una filosofía de la cultura. Connecticut: Estados Unidos. Ed. Fondo de Cultura Económica.

Montero, M. (1984) La psicología comunitaria: orígenes, principios y fundamentos teóricos. Revista Latinoamericana de Psicología. Vol. 16 (3) Pp. 387-400. Recuperado de: http://www.redalyc.org/pdf/805/80516303.pdf

Savater, F. (1999) Las preguntas de la vida. Barcelona: España. Ed. Ariel.

Zubillaga, A. (23 de abril del 2018). Retos de la Sociedad Digital para las Ingenierías, Ciencias Sociales y las Humanidades. Alcaldesa de Avilés, & Monteserín M., & Toscano J.C., & Galguera L., & Solís F. Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad Digital. Avilés-Oviedo, Asturias-España. Universidad de Oviedo.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac