OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Salud 2.0: actitud y compromiso

26 de junio de 2017

Un artículo de HBakkali para IberDivulga
Internet es, sin duda, uno de los medios más demandados a la hora de buscar información sobre salud y es cada vez más frecuente su uso tanto por parte de facultativos como por parte de pacientes y familiares.

La Web 2.0 supone una nueva arquitectura comunicativa más abierta, más comprometida y participativa, reflejo de una sociedad que ha buscado establecer sus cimientos en la conversación, en transformar en tendencia el saber escuchar y dialogar, y en compartir recursos a través de herramientas cada vez más fáciles de gestionar. Internet nos ha permitido formar parte del conocimiento, de su creación, de su distribución y de su repercusión. Un modelo comunicativo bidireccional, de alcance imprevisible, que nos ha convertido en agentes activos de su enorme potencial.

Dentro de esta transición vertiginosa y apasionante, la salud se presenta como una de las temáticas protagonistas. Internet es, sin duda, uno de los medios más demandados a la hora de buscar informaciones médicas y es cada vez más frecuente su uso por parte de facultativos, que ven en medios como Facebook, Twitter o sus propios blogs personales una manera de aproximarse a sus pacientes, facilitar recursos de calidad y fomentar hábitos y actitudes saludables. Se genera así un flujo informativo caracterizado por la sencillez y la inmediatez, dentro de un entorno global que cada día mueve más información sobre salud.

Sin embargo, la multiplicidad de fuentes poco fidedignas, el exceso de contenidos y un público no siempre preparado para seleccionar y valorar los temas que se le presentan, son algunos de los riesgos a los que queda expuesta la fiabilidad y la calidad de la información médica en Internet. Un arma de doble filo, necesaria, apetecible, útil, pero inabarcable.

Más implicación, y una mayor y mejor especialización a la hora de afrontar esta era de la conversación, parecen ser las piezas clave en la labor pedagógica que debe existir a la hora de divulgar el mensaje médico. La salud vista a través del estilo 2.0, debe diseñar actitudes pragmáticas, coordinadas, participativas, actitudes de compromiso que capaciten a la formación y a una correcta evaluación de la información.

La era del cibercondríaco

El hecho de que Internet se haya convertido en uno de los medios más aclamados para buscar respuesta a aquellas dudas que afectan a nuestra salud, ha hecho que prolifere un nuevo tipo usuario con un perfil que ya se conoce como “cibercondríaco”. Se trata de internautas que dedican horas y horas a indagar sobre cualquier síntoma que perciban en foros, redes sociales y páginas web. Un peligro que no sólo puede aumentar de manera innecesaria el estado de ansiedad del individuo, sino que puede hacer caer en el grave error de no consultar al especialista o de medicarse sin la prescripción facultativa necesaria, pudiendo poner en riesgo la propia vida.

Pese a las evaluaciones de calidad a páginas Web focalizadas en temas de salud como la Foundation Health On the Net, la alta demanda de los usuarios sobre esta materia y la proliferación diaria de nuevos foros que abren debates de lo más dispares y disparatados sobre enfermedades, sintomatologías, fármacos, etc., aportando en unos casos la experiencia personal y en otros la propia inventiva, hacen presagiar que el círculo vicioso no será fácil de romper. A esto, habría que sumar otros peligros como el vacío legal que existe en lo relativo a las publicaciones online o el hándicap del anonimato, que imposibilita verificar la fiabilidad de la información. Asignaturas pendientes que urge valorar y analizar en un entorno cada vez más sobrecargado de información.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac