OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Ser más humanos en un mundo automatizado

14 de julio de 2018

Melquisedec Hernández Domínguez. Estudiante de Ing. En Sistemas y tecnologías de la información industrial. De la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla – México. Para IBERDIVULGA sobre el Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad digital
Según Ainara Zubillaga hay dos vertientes que se crearan en algunos años con los retos que conlleva la sociedad digital.

  1. Ser innovadores nos hace librarnos de tareas rutinarias y muy mecanizadas, y esto nos permitirá ser más humanos, es decir, tener más tiempo para ser quienes somos, tener actividades que sean más acordes a lo que cada uno deseé.
  2. La industria 4.0 o la cuarta revolución industrial, se creará una supuesta destrucción o sustitución de empleo o puestos de trabajo, después de implementar las inteligencias artificiales y maquinas.

Podría parecer que los puntos anteriores son distintos, pero ambos tienen que ver en gran parte el uno con el otro. Primero, toda esta revolución o cambio que tendremos en algunos años podrá crear una mejor vida para las personas, pues el incluir tareas que requieran innovación, esto hará que los empleos sean menos rutinarios, y lo que sea realmente rutinario, será fácilmente remplazado por maquinas. El empleo será fraccionado, quiere decir que el empleo en su mayoría será por tareas y proyectos personales, es decir que habrá una forma de trabajo más autónoma. Sin mencionar que con todo los cambios que se realizarán, el empleo tendrá que estar sujeto a cambios, por lo cual la mayoría de los empleos requerirán flexibilidad, reinventarse y tener una gran capacidad de adaptación, esto quiere decir que no hay que hacer como hoy en día con el famoso “Especializarme en una sola área”, puesto que en el futuro tendremos que ser versátiles para poder adecuarnos fácilmente a cualquier puesto de trabajo que podamos tomar, aquí toma un gran peso lo conocido como “Aprender a aprender”, el ser autodidactas, toma fuerza con cada día que pasa, ya no basta con tener conocimiento básico de algún sector, sino el poder llegar a tener un gran desempeño en cualquier área, pues dicha revolución traerá desigualdad, ya que habrá perdedores que no sean reubicados en el área laboral, pues como lo mencionado antes, los rutinario será realizado por la máquinas.

Enfocándonos en el punto numero dos, con la destrucción o sustitución de empleos y/o puestos de trabajo, podemos decir que esto es cierto hasta cierto punto, puesto que en los cambios no sólo se transforma un aspecto, sino varios, es decir, sí habrá sustitución de puestos de trabajo por parte de las maquinas, pero esto será llevado acabo porque ya no se requerirá la intervención del hombre en estas actividades, será necesaria esta intervención en actividades diferentes, la autora Zubillaga da algunos ejemplos claros, como -Conductores de drones, gente que gestione la muerte digital, hackers blancos y seguridad informática-, hay actividades que será necesario una conjunción de hombre y maquina para hacerlas de forma eficiente. Ya que habrá grandes cambios por toda la automatización e inteligencia artificial, todo tendrá que ser reinventado, pues llegará un punto en el que el hombre ya no tenga que intervenir en alguna actividad, pues las decisiones que tomen bajo su propia percepción o experiencia no serán mejores que las que tomen esas inteligencias que toman algoritmos complejos para llegar a las soluciones. Así como habrá actividades, empleos y/o puestos de trabajo que sólo las inteligencias artificiales y maquinarias puedan hacer, también habrá actividades que sólo el humano pueda hacer, son tres áreas que Ainara dice que el humano sobrevivirá, que son -Innovación, experiencia personal y relaciones humanas-, que son las 3 áreas en las que el ser humano podrá sobrevivir a la supuesta invasión de máquinas.

Estoy totalmente de acuerdo con Ainara Zubillaga en sus propuestas, pues lo que comúnmente se conoce como alfabetización es el leer, escribir y posiblemente la habilidad matemática, pero hay distintos lenguajes que son los que realmente determinan el nivel de alfabetización, así como también Alvin Toffler en su libro “El shock del futuro” dice que los analfabetas del siglo XXI, no son aquellos que no saben leer ni escribir, sino aquellos que no tienen la habilidad de “Aprender, desaprender y volver aprender”. El organizarnos en torno a proyectos y retos, todas las actividades, tareas, áreas, disciplinas, etc, deberán de pasarse a proyectos, pues la conjunción de todas las áreas creará una variabilidad para un multi enfoque en los proyectos y no al centrarse en actividades individuales. Las estrategias metacognitivas que son apoyo para saber aprender y poder gestionar nuestro propio aprendizaje, el “Aprender a aprender”. La innovación abierta es el saber como poder trabajar mezclando diferentes contextos, mentalidades, áreas, enfoques para una realización eficaz de la innovación. El sistema educativo ya no debe ser cerrado, deberá ser abierto y comenzar a trabajar con otras escuelas y/o países. Las habilidades interpersonales tomarán un mayor peso en el currículum, pues es lo que hará que el ser humano sea más humano en un mundo totalmente desarrollado y automatizado, de un mundo que ya se viene pronto.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac