OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Trabajo colaborativo interdisciplinario para un desarrollo educativo pleno

21 de julio de 2018

Ernesto Ezequiel Angulo Julio. Panamá, República de Panamá
IBERCIENCIA Comunidad de educadores para la cultura científica
El trabajo colaborativo e interdisciplinario sirve como vía para lograr que evaluemos a los estudiantes mediante la solución de casos y proyectos guiados por varios docentes para motivar así la aplicación práctica, la creatividad y la innovación en nuestros estudiantes a medida que aprenden.

El aprendizaje debe ser para la vida y de esta manera deberíamos trabajar en las instituciones educativas. Nuestra vida no está diseñada por compartimientos, no vamos al mercado a comprar primero los víveres, para luego revisar los precios, después revisar los valores nutricionales. Lo hacemos todo a la vez. ¿Entonces por qué razón insistimos en programar las clases individualizándolas unas de otras como si fueran islas sin conexión entre sí cuyos conocimientos debemos utilizar independientemente los unos de los otros? ¿Cuándo en nuestras vidas podemos decir que haremos matemática de 7 a 8, lógica de 8 a 9, finanzas de 9 a 10 y química de 10 a 11? Nuestras vidas son amalgamas de conocimientos dispuestos en función de las situaciones que enfrentamos y aplicados por nuestro razonamiento el cual a su vez hace uso de nuestra experiencia para darle forma a las decisiones que iremos tomando.

Es maravilloso cuando nuestros estudiantes pueden hacer coincidir saberes de varios campos y áreas en un proyecto que será presentado y sustentado aportando sus opiniones, sugerencias y conclusiones en lugar de solo reproducir respuestas memorizadas sobre un papel que posteriormente será “evaluado” dando como resultado un dictamen cuantitativo de lo “aprendido” por el estudiante. ¿Es así como debe funcionar? ¿Nos detiene alguien en la calle a preguntarnos cuánto es 3 por 4 o cuál es la fecha de la independencia de nuestro país? ¿Es que no se supone que lo aprendido es para aplicarlo efectivamente cuando nos enfrentemos a una situación que así lo requiera? Tenemos que garantizar el éxito de nuestro sistema educativo motivando a nuestros estudiantes a aplicar de manera práctica lo aprendido en proyectos, experimentos e investigaciones que despierten la creatividad de nuestros estudiantes y les permita ir adaptando saberes y experiencias a la solución de situaciones.

En mi centro educativo se desarrolla una actividad con el nombre de “Semana del Conocimiento” cuyos dos objetivos principales son el de eliminar la celebración de “semanas” de distintas materias (como semana del idioma, de las ciencias naturales, de la matemática, del comercio y otras) y el de desarrollar un proyecto integrador que incluya todas las materias que estudia cada estudiante en su nivel.

Para este proyecto se escoge un tema central que sirve de columna vertebral del evento, luego se asignan áreas por nivel y finalmente temas específicos por grupo. En una ocasión, por ejemplo, se desarrolló el tema central “El planeta verde azul”. En esa época yo era consejero de un grupo de 7mo grado al cual le tocó el área “Importancia de los bosques” y a nuestro grupo le asignaron el tema específico “Tipos de bosques”. Los estudiantes se dividen en grupos ubicándose de acuerdo a sus habilidades y destrezas particulares trabajando unos en investigación, otros en multimedia, otros preparando los informes y presentación, otros en estadísticas, otros en revisión de lenguaje y estilo; cada grupo apoyado por el docente del área. Una vez terminado el proyecto, los estudiantes de cada grupo reciben al resto de la escuela y les explican lo investigado en su tema. Todos los estudiantes deben tener al menos un turno en la exposición lo que exige la participación de todos los estudiantes. Por este motivo, todos tienen que aprender el material debido a cada uno tendrá su oportunidad para explicar lo investigado. Además de aprender todo lo relacionado con el tema, cada uno individualmente o en pequeños grupos se concentran en aspectos que más les agrada o para los cuales tienen mayores habilidades. Cabe mencionar que la exposición consiste en un cubículo decorado (de tres por cinco metros) de acuerdo al tema desarrollado mostrando información, maquetas, gráficas y todo lo que sea pertinente a dicho tema.

La evaluación se hace en dos partes: la primera consiste en una rúbrica de evaluación por estudiante que los docentes de cada grupo van llenando de acuerdo al trabajo desarrollado por los estudiantes en cada hora de clase durante la semana previa a la exposición. La segunda calificación es grupal y la determina un cuerpo de entre tres y cinco evaluadores, generalmente expertos en el tema a exponer (y generalmente profesionales no docentes del plantel) que califican tanto la creatividad, decoración, exposición, información, diseño y explicación en general de cada tema. Es impresionante la manera en que los estudiantes se van organizando apoyados por sus educadores y van desarrollando, ensamblando e integrando el proyecto a medida que avanzan.

Es preferible este tipo de evaluación a tener que someterlos a una prueba escrita en la que se evaluará lo que ellos recuerden después de pasar por el estrés que este tipo de prueba genera y no necesariamente lo que aprendieron o saben aplicar en sus vidas. Con el tipo de prueba tradicional, el estudiante puede memorizar el material y contestar correctamente las preguntas o resolver los problemas. ¿Pero quién garantiza que los estudiantes sepan aplicar efectivamente estos conocimientos a situaciones de la vida real? Es más, en ocasiones ni siquiera saben qué operaciones o métodos deben aplicar o es el mejor para situaciones específicas. Es por ello que no es extraño ver que estudiantes que fueron sobresalientes durante sus estudios se convierten en apenas profesionales normales o regulares mientras que por otro lado tenemos el fenómeno inverso donde estudiantes regulares durante la escuela llegan a destacar y tener éxito en su vida profesional debido a que en lugar de la memorización aprenden a analizar y a aplicar lo aprendido de forma lógica. Todo se debe a la capacidad de utilizar experiencias y conocimientos para aplicarlos efectivamente a las distintas situaciones cotidianas a fin de llegar a resultados óptimos.

El sistema educativo puede determinar efectivamente los aprendizajes necesarios para cada uno de los niveles de las distintas etapas educativas de cada país, pero si no vamos enfrentando dichos saberes con situaciones diarias en los que los estudiantes puedan determinar las distintas opciones para seleccionar la más adecuada teniendo en cuenta sus conocimientos, pero también conceptos éticos, afectación a terceros, implicaciones económicas, impacto social, daños medioambientales y tantos otros aspectos que implican las decisiones que a diario tomamos. Básicamente, como comenté antes en este escrito, no es saber multiplicar 2 x 3 sino saber cuándo hay que multiplicar.

Gran parte del desinterés por parte de los estudiantes por aprender es la falta de motivación ocasionada al no ver utilidad ni aplicaciones prácticas en los conocimientos adquiridos. A esto se debe que los estudiantes piensen en términos de profesión: si no voy a ser contador porqué debo aprender contabilidad, si no voy a ser ingeniero porqué debo aprender matemática. Pero si trabajamos en proyectos y casos integrados en los que los estudiantes tengan la necesidad de hacer uso de sus conocimientos en distintos campos de estudio y además dándoles la oportunidad de enfatizar en sus habilidades, destrezas y preferencias, estaríamos motivando su interés por el conocimiento en general así como estimulando su participación en aquellas funciones que van más con sus capacidades haciéndolo mucho más atractivo e interesante.

El fin de la educación es la de preparar ciudadanos democráticos, activos y participativos en la vida comunitaria y con capacidades para triunfar en su vida privada, familiar, profesional y social. Esto se logra solo integrando lo académico con lo social y cultural dándoles a los estudiantes la capacidad de tomar sus propias decisiones y elegir sus métodos al determinar las posibles rutas a seguir de acuerdo a las situaciones a las que se enfrenta.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac