OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Una aproximación del término “Tecno” de Javier Echeverría en la educación

13 de julio de 2018

Hugo Moreno Reyes. Centro Interdisciplinario de Investigación y Docencia en Educación Técnica, Departamento de Posgrado. Para IBERDIVULGA sobre el Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad digital
En la actualidad, las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) se han incorporado a prácticamente todos los ámbitos de la vida humana, de tal manera que las personas gradualmente se apropian de ellas en su vida cotidiana, dando origen a nuevas dinámicas socioculturales. El ámbito educativo no es ajeno a estos cambios, y en este sentido se plantea una visión del término “Tecno” en educación, haciendo énfasis en el valor e importancia que toma el “Capital Tecnodigital” (o “Tecnocapital digital”) de los principales actores en el proceso de enseñanza y de aprendizaje.

Con relación a la conferencia de Javier Echeverría en el Foro de Ingeniería y Sociedad Digital 2018, nos comparte una óptica del fenómeno colonizador de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en casi todos los ámbitos de la vida humana. En este sentido, la expresión “tecno” acuñada por Echeverría como prefijo le da un significado acentuado al término que lo acompaña (tecno-xxxxxx) en el sentido de la influencia TIC como agente modificador de su naturaleza o concepción original, ejemplo de ello es la llamada “Tecnopersona” entendida como ciudadanos tecnologizados digitalmente.

La educación, entendida como la enseñanza y el aprendizaje, está ligada a las diferentes etapas de la historia de la humanidad. Y en ese sentido, la educación de nuestros días está fuertemente influenciada, por no decir caracterizada, por la era digital, por el gran avance de las tecnologías de la información y comunicación, por la aldea global y el modelo económico neoliberal. Actualmente, la tecnología está tan inmersa en la vida cotidiana, que cada vez resulta más difícil desarrollar una vida social y productiva activa sin un mínimo manejo de las tecnologías digitales. De manera tal, que, más allá de la incorporación de las tecnologías digitales en las aulas como recurso para la enseñanza y el aprendizaje, es de suma importancia incorporar la enseñanza de las habilidades necesarias para desenvolverse en forma autónoma y crítica en esta nueva realidad caracterizada por la inserción de los medios digitales y el acceso masivo a la información.

En la misma tesitura, puede mencionarse que el ámbito educativo no es ajeno a los cambios vertiginosos de la tecnología y los efectos que esta tiene en sus sujetos actores y de las nuevas formas de socialización que han impuesto las TIC. Los saberes que, en cuanto a TIC son apropiados por los estudiantes fuera de la escuela en sus demás ámbitos de la vida son llevados al salón de clase, constituyéndose en sujetos con determinado grado de tecnologización, que se mueven en un entorno informatizado digitalmente convirtiéndose en el nuevo reto de la educación, ¿cómo aprovechar las TIC de manera efectiva en los procesos de enseñanza y aprendizaje?

La convergencia tecnológica propiciada por la llamada “Tecnorevolución” digital constituye un conjunto de tecnologías cuyas aplicaciones abren un amplio abanico de posibilidades. La llegada de la era digital y, con ella, las nuevas tecnologías, por ejemplo las móviles, ha generado un crecimiento tecnológico así como un “Tecnoconsumo” de artefactos y aplicaciones sin precedentes que tiene alcance en los cambios sociales, fruto de la adopción de dichas tecnologías. Además, si consideramos que en esta era global de las tecnologías digitales, el acceso al conocimiento es relativamente fácil, inmediato, ubicuo y económico, los estudiantes pueden acceder a Internet a la información requerida, pueden lograr apropiaciones de contenidos con las diferentes herramientas disponibles, pero también, socialmente en ella, a través de las comunidades que ahí se originan, y que, de manera colectiva y colaborativa pueden propiciar la construcción de conocimiento a partir de la aplicación de esos “Tecnosaberes”, que llevados al aula dan origen a nuevas dinámicas de comunicación entre el docente y los estudiantes para construir conocimiento y experiencia, siendo el docente el “Tecno-orquestador” de este proceso.

De acuerdo con lo anterior, quienes tenemos la responsabilidad de la formación de ingenieros en nuestras instituciones educativas, como es el caso de los docentes, debemos afrontar los desafíos que nos impone la incorporación de la tecnología en la sociedad, por ende, en los procesos formativos en el aula. En este sentido, es necesario enfocar los procesos de aprendizaje a las nuevas alfabetizaciones y a otras prácticas sociales relacionadas con las tecnologías digitales y las condiciones emergentes de la Web. Asimismo, replantear un diseño del proceso de aprendizaje acorde a los requerimientos de la asignatura; a un currículo acorde al momento histórico-tecnológico de la sociedad conectada, tecnologizada y globalizada, así como a los nuevos medios, herramientas, aplicaciones y las nuevas prácticas para la participación colectiva distribuida para la construcción de conocimiento, sin olvidar, el “Tecnocapital digital” (o “Capital Tecnodigital” ) como componente clave de los estudiantes y docentes, que adquiere un gran valor en cuanto se pone en juego en los procesos de enseñanza y aprendizaje, y en el análisis y solución de problemas en ingeniería.

Dicho “Capital Tecnodigital” estaría conformado por los “Tecnosaberes” representados por el grado de desarrollo en cuanto a los niveles de acceso, uso y apropiación de las TIC, incluyendo el potencial de creatividad e innovación, así como la constatación de su utilización efectiva, habitual y continuada, que representaría de cierta manera la “Tecnoliquidez” efectiva de una “Tecnopersona”, para nuestro caso, el estudiante y el docente. En este sentido la labor del docente consistiría en identificar el “Capital tecnodigital” con que cuentan sus estudiantes y reformular acciones hacia la selección y procesamiento de información para transformarla en conocimiento y, finalmente, hacer uso de ese conocimiento para el desarrollo personal y profesional de sus alumnos.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac