OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Una educación significativa necesita la relación del centro educativo con su comunidad

19 de julio de 2016

Marcela Gesica Bravo Portocarrero. Villa Regina, Argentina. Colegio de Educación Técnica N° 18
IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la cultura científica.
La educación tiene objetivos claros para finalidades reales, que se fundan en principios perfectamente establecidos, siendo uno de ellos la relación irreemplazable entre el centro educativo y su comunidad ya que forma parte y esta inmersa en ella.

Dentro de los alcances de la ley nacional de educación en la Argentina (Ley Nº 26206) y por lo tanto en la provincia de Rio Negro, se toma a la educación como política de estado responsable de construir una sociedad justa profundizando en el ejercicio de la ciudadanía democrática gracias a su compromiso ineludible de proveer una educación integral permanente y de calidad. Refiriéndonos a la educación secundaria, hoy es de cursado obligatorio y tiene la finalidad de habilitar a los adolescentes para el ejercicio pleno de la ciudadanía entre sus otros objetivos.

Vincular la escuela o centro educativo con empresas, organismos estatales, organizaciones culturales y organizaciones de la sociedad civil, es hacer que la escuela se proyecte a su comunidad y que ésta se interese en el buen funcionamiento de cada uno de sus centros educativos.

La sociedad, es la autentica diversidad de personas donde todos dependen de todos en una interrelación permanente y necesaria para una vida comunitaria abierta; la comunidad educativa formada por: alumnos, docentes, no docentes, personal de apoyo, directivos y padres de familia son integrantes de esa sociedad por lo tanto no pueden estar desvinculados en sus relaciones ni en sus acciones.

Mantener vínculos regulares y sistemáticos con el medio local, desarrollar actividades de extensión tales como las acciones de servicio-aprendizaje promoviendo la creación de redes que fortalezcan la cohesión comunitaria interviniendo frente a la diversidad en situaciones que se presentan tanto a alumnos como a familias e impulsándolos en la participación comunitaria a través de la cooperación escolar de todo establecimiento educativo; es una manera de trabajar y sostener la proyección de la escuela hacia la comunidad.
Todo individuo forma parte de una sociedad y como tal debe cumplir con su función social, cuando esto se cumple es una sociedad justa y un ser justo es el que cumple con su propia función es decir con su deber en forma efectiva y para esto no basta con aprender conocimientos sino con tener la habilidad para ejercer la función elegida, cuya misión es que cada uno llegue a la verdad, que no es otra cosa (dicho por Platón) que el bien, la luz y la felicidad.

 Aprendizaje es modificarse a través del nuevo saber siendo capaces de utilizar el conocimiento como herramienta para comprender y transformar constructivamente su entorno social, económico, ambiental y cultural situándose como participantes activos en un mundo en permanente cambio dirigiendo su visión hacia lo intelectual en conexión con ideas y valores superiores que son características de los seres sensibles que saben de relaciones humanas, de defectos y de defensa.

Por otra parte, “Enseñar” significa ayudar al otro a desadormecerse y movilizarlo hacia el aprendizaje, es una obra del que enseña (docente) y una construcción del que aprende (alumno) donde su vocación, su capacidad, su voluntad, su deseo, su crianza, su mundo lo harán elegir, aceptar o rechazar el aprendizaje de aquello que el maestro intenta transmitirle, y este es un camino hacia la razón constituyendo hábitos que en conjunto formaran la ética del ciudadano.

En un aprendizaje justo y de calidad, existe la concepción de que el joven como integrante del centro educativo conoce el medio donde se sitúa y desarrolla su centro y en contra partida la sociedad y entorno sabe de las actividades educativas. Esta interrelación de enseñanza-aprendizaje implica competencias que refieren a que el alumno sea consiente de la realidad de su comunidad para que admitiéndola participe activa y responsablemente en la búsqueda de soluciones humanas, sociales y económicas, favoreciendo así a que el adolescente construya un sentido de organización, responsabilidad, orden y cooperación para sobrepasar sus intereses individuales en concordancia con el interés social, este logro se dará gracias al conocimiento de la ciencia y tecnología moderna que le permite la manera de preservar su entorno ecológico a favor de su comunidad.

Cuando esta interrelación es fuerte, se podrá lograr un centro educativo dinámico y accesible para todos los miembros de la comunidad. Permitiendo una renovación continua y un mejor aprovechamiento de los recursos. Por eso concuerdo con la acertada afirmación de Platón: (…”Somos lo que la educación: es decir la tradición, la sociedad, nuestros padres, los medios de comunicación hacen de nosotros”…...)

Y ¿porque ahora hacemos hincapié y afirmamos que hoy más que nunca esta interrelación es importante en la formación de los adolescentes? Pues porque en estos tiempos la realidad correspondiente a las relaciones interpersonales cambiaron afectando seriamente a la educación así lo remarca el pedagogo Mariano Narodowski en una entrevista para un diario de la región como resultado de sus investigaciones plasmadas en su libro “un mundo sin adultos” en el mismo afirma: “Actualmente la relación jóvenes-adultos se ha vuelto simétrica” es decir el afán desesperado de los adultos por querer parecerse siempre jóvenes y de los jóvenes que no quieren crecer, hace que todo se negocia y las relaciones se definen en términos de negociación o sea de paridad debido a la falta de autoridad de los adultos. En una sociedad sana las relaciones son asimétricas porque existen las jerarquías las mismas que son equivalentes que generan consensos y acuerdos. Entonces la educación no se negocia y es el docente el encargado de reforzar las asimetrías mediante el desafío de buscar y proporcionar herramientas pedagógicas para identificar ámbitos de asimetría llevándolos adelante, por lo tanto hoy el docente tiene el gran reto de ganarse el respeto y legitimidad de los jóvenes permitiendo que se llegue a entender que la escuela trabaja con un tipo de tecnología basada en la palabra en la vigilancia y en la espera diferenciándola claramente del resto de tecnologías actuales donde todo es rápido y sin esfuerzo. 

 En la comunidad esa asimetría entre adultos y jóvenes no se construye queriendo parecerse a ellos haciendo actividades de ellos, sino haciendo que los adultos y ancianos sean referentes, ganar ese puesto es el desafío. Y la escuela debe ayudarlos para que vuelvan a hacerse cargo de sus roles, hacerse cargo de que son adultos por que son el cuidado y protección de los niños y jóvenes esta relación asimétrica significa que deben amar y proteger a sus hijos aunque ellos no los amaran ni protegerán necesariamente, que vuelva a estar el NO en sus decisiones, pero no un NO “por que si” o “por que yo quiero” sino un NO porque hay otras opciones mostrándole esas otras opciones.

Por ultimo reafirmo la necesaria relación entre la comunidad y la escuela por que es el legitimo rol de ella el construir en los alumnos conciencia crítica de la realidad de su comunidad, impulsándolos a que participen activa y responsablemente en la búsqueda de soluciones humanas, sociales y económicas. Es decir adquirir habilidades de competencia social con hábitos de autonomía e independencia personal. La clase en el aula, constituye una vía eficaz para potenciar la relación escuela-comunidad, en tanto se aproveche las potencialidades educativas del contenido y lo que brinda la comunidad para la formación de adolescentes en una preparación para la vida.

Finalmente coincido en que “hay que aprender a pensar para aprender a vivir” lo dice el poeta y dramaturgo Antonio Machado

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac