OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Una mirada crítica al uso de las TIC en el aula

8 de julio de 2013

Rafael Miranda Garrido, IBERCIENCIA: Instituto Iberoamericano de Enseñanza de las Ciencias y la Matemática
La enseñanza se convierte en una actividad apasionante y de interés para docentes y estudiantes comprometidos con la vida en el aula, es decir, para todos aquellos educadores y educandos que han sido sensibles y cautelosos en identificar las necesidades más próximas e inmediatas por atender durante el proceso educativo.

Las TIC han ido tomando un lugar protagónico en materia educativa, es difícil concebir el escenario escolar sin recursos electrónicos y mucho menos sin una computadora en el escritorio, el salón de clases o algún otro espacio físico destinado para desarrollar alguna actividad orientada con fines educativos.

Sin embargo, no hay que perder de vista los excesos cometidos por todos aquellos desesperados en el momento de reportar los resultados de un proceso de investigación científica como parte integral de los lineamientos y habilidades a desarrollar en un curso o seminario y que además pretenden aprobar satisfactoriamente sin problema alguno.

Una práctica que se está convirtiendo en estelar y cada vez más frecuente entre algunos docentes y estudiantes, consiste en copiar y pegar fragmentos de obras de distintos autores “sin reconocer a su creador o creadores”, pues claro está que la herramienta tecnológica es la que salva—aparentemente—la situación, el tiempo que se tendría que dedicar a escribir un trabajo respetable dista mucho de otro al que se le dedican algunos minutos en copiar y pegar.

Muchos docentes investigadores preocupados en explicar las posibles razones por las que el nivel educativo se ha ido deteriorando paulatinamente, lo que confirman en el momento de someter a sus educandos con calificaciones entre ocho y diez a pruebas en las que tendrán que demostrar los conocimientos y habilidades—supuestamente obtenidas—fallan y decepcionan “no logran aprobar”, es entonces la oportunidad para escudriñar y hacerse algunas preguntas de investigación: ¿Qué está sucediendo? ¿En dónde está el engaño? ¿Por qué los resultados obtenidos en las pruebas contradicen o ponen en duda las calificaciones antes logradas? ¿Por qué motivos algunos de los docentes y las docentes que ocupan puestos de jefatura y que aseguran haber estudiado un diplomado, una especialidad o una maestría carecen de la cultura necesaria para impartir clases dignas o dirigir con respeto a sus colegas? ¿Cuál es el papel que juega el uso de las TIC en todo esto?

Responder estas interesantes preguntas, requiere seguramente de un trabajo de investigación educativa, que abriría una valiosa oportunidad a docentes junto con sus alumnos para incursionar en la problemática. Es preciso decir que nuestro propósito en estos momentos es mucho más humilde, se trata de proponer una mirada a una problemática desde algunos lugares cuidadosamente seleccionados: la escuela, la sociedad,…

Entonces existe la posibilidad de abrir y discutir académicamente lo que sucede, tendrá que ser una responsabilidad asumida por cada escuela, junto con su comunidad escolar, claro está para darle un giro significativo y esperanzador a tan vergonzosa situación.  

Por otro lado, algunos estudiantes reflexivos y críticos se preguntan por qué motivos una gran mayoría de sus maestros promovidos por la autoridad escolar (director, subdirectores, jefes de área,…) no son necesariamente los que cuentan con una reputación y/o reconocimiento por la comunidad escolar, pues es sabido que los relativos logros obtenidos durante aquel curso, diplomado, maestría,…que relativamente los prepararía para convertirse en los mejores enseñantes de la escuela, son los menos confiables.

No hay duda alguna en afirmar, que muchísimos docentes y estudiantes han encontrado en las TIC, una manera de encubrir sus deficiencias, de ocultar su poca preparación, la que saldría a relucir, si no contasen con una computadora o algún otro recurso tecnológico diseñado para facilitar la tarea encomendada, reduciendo el tiempo dedicado, así como encontrar un camino fácil y relativamente seguro.

Concluimos diciendo que el uso de las TIC en el aula puede tomar varias direcciones: una de ellas confiable y viable para trabajar, investigar, desempeñar alguna tarea que implique un esfuerzo intelectual y escrito, pues no siempre se puede viajar o recorrer distancias lejanas para consultar al ponente destacado en un congreso, para consultar el texto del autor sugerido por el docente que imparte la asignatura que cuenta con mayor prestigio en la universidad, lo ideal sería que los usuarios de la tecnología cambien sus prácticas cotidianas, que seguramente en muchos grupos escolares se está haciendo en estos momentos; pero distinguimos otra dirección que crece exponencialmente, en ella sucede lo contrario, los usuarios refuerzan y continúan copiando y pegando, pues siguen confiando en que “nadie se dará cuenta”, tienen la creencia que sus trabajos no serán leídos ni revisados por un experto, pues la experiencia así se los ha mostrado.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac