OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Y…. ¿cuál es tu idea fuerza investigativa?

14 de octubre de 2018

M. Sc. Bertha García Cienfuegos. Universidad Nacional de Tumbes, Perú. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
Circunscribirse a lo que constituye “idea fuerza” es sumergirse y motivarse, antes de iniciar una investigación, de tal manera que los resultados sean eficientes y por ende innovadores, ceñiré este pequeño articulo a esta importante frase que marca la articulación entre todos los pasos del protocolo de la investigación científica, que constituye un punto de enlace entre objetivos y resultados esperados, en síntesis, la prospectiva y concateneidad entre investigación e innovación.

Hace pocos meses, aplique con un abstract para ponencia oral a un evento científico iberoamericano, investigación que había preparado con mucha cautela, siguiendo los procedimientos protocolares y rigurosos del método científico, seguido a ello me pidieron lo alcanzara en un formato (artículo científico de 2 páginas), enseguida paso por otro tamiz y es en este último proceso, aparte que me hicieran algunas correcciones de forma, pidieron indicara cual era la idea fuerza de mi investigación. Obviamente, después de interactuar en la fase investigativa por un lapso de 30 años, tuve que recurrir a la literatura, no para diseñar ni mejorar el marco teórico, sino para desencadenar y confirmar plenamente, el motivo que me inducia tenazmente a realizar aquella investigación (determinar que estaba relacionado con el problema, con los objetivos, con el método que debería emplear) en suma era una síntesis de todo, para conseguir los resultados esperados

En primera instancia, encontré que “idea fuerza” es una expresión que constituye la esencia de un mensaje, suele estar compuesta por unas pocas palabras con un fuerte carácter simbólico que refleja, por sí sola, un significado completo. 

En efecto, las expresiones verbales de las ideas-fuerza deben poder representar dicha idea con pocas palabras; tener un mensaje sencillo en su construcción y recreación; transmitir una información memorable, fácil de recordar; brindar un mensaje inequívoco, sin posibilidad de varias interpretaciones o versiones; incorporar palabras simbólicas; ser la quinta esencia del discurso general, su mejor síntesis (Burque y Díaz, 2010).

En el proceso cognitivo

Cognitivamente, la idea fuerza enraíza en el subconsciente, en el instinto, pero aflora con toda su riqueza simbólica en el mundo consciente y el del pensamiento; constituye el contenido básico de un mensaje con trascendencia desde el punto de vista de la acción pero también de su perpetuación; es un concepto difícil, discutible, ambiguo y confuso de alguna manera, como todo lo que atañe a la significación y al universo de los símbolos. Como toda idea, como toda construcción abstracta, resulta complejo redondear una definición exacta, aunque a nivel intuitivo podamos concebir una razonable descripción, quizás pensando lo que no es, nos percatemos de lo que es cuando parece no ser.

De acuerdo a lo expresado líneas arriba, la idea fuerza es una idea, por tanto, no es solo una palabra, pero puede llegar a serlo si esa palabra es capaz de condensar el significado del mensaje; la idea fuerza no es una frase, pero habitualmente una frase es capaz de hacer que se visualice la idea y por tanto se interprete una cosa por la otra.

Empero, y de acuerdo a lo que queremos determinar, el concepto de idea fuerza se detalla en realidad en un campo bien distante: el de la filosofía; la creación y difusión del término se debe al filósofo francés Alfred Fouillée (1838-1912) que lo expuso en tres de sus libros: L’Évolutionnisme des idées-forces (1890), La Psychologie des idées-forces (1893) y La Morale des idées-forces (1907). En inglés nos encontramos con aproximaciones al concepto que puede ser reconocido como strength idea, idea-force, driving idea, main insight, core idea.

El postulado fundamental de Fouillée es tratar de encontrar el conocimiento en aquello que queda más allá de la ciencia positivista, pero sin entrar en conflicto con ella; en efecto, las ideas-fuerza, según Fouillée, responderían al espíritu intrínseco -no material- como causa efectiva por la que dichas ideas alcanzan su realidad efectiva en el campo de la acción humana; se apunta por tanto a temas básicos de la filosofía como son la disociación entre materia y espíritu, entre libertad y determinismo o entre voluntad y acción espontánea; aunque la conexión original de este pensamiento puede localizarse en Leibnitz o Kant, es fácil encontrar importantes similitudes de enfoque con la obra y postulados de Schopenhauer y de Nietsche.

En el ámbito investigativo

A lo largo del proceso investigativo que me encontraba desarrollando, en primer lugar reconocí el contexto donde iba a realizar la investigación, los problemas que generaron interés y fueron la apertura para una búsqueda investigativa; de ello emergió el tema en estudio, las ideas iniciales alrededor de ellas, construí el marco teórico y luego determine claramente el problema de investigación.

En definitiva, la “idea fuerza” es la expresión fundamental que articulando los objetivos, método experimental, resultados esperados, va a ser posible o va a facilitar que la investigación sea sumamente importante y bastante clara, constituye el punto de enlace entre objetivos y resultados, en suma, es la frase que en conjunción va a desarrollar toda la investigación y obviamente, estará presente en todo el proceso científico.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac