Ligia Amada Melo de Cardona: “La consecuencia de un sistema científico arcaico es el retraso”

Manuel Crespo (CAEU-OEI/AECID) Sin reservas ni contemplaciones. De esta manera se podría definir la mirada de Ligia Amada Melo de Cardona, Secretaria de Estado de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, sobre el presente de este campo en la República Dominicana. A lo largo de esta entrevista, la funcionaria expone sin miramientos la actualidad científica y tecnológica del país caribeño, tanto en sus debilidades como en sus fortalezas, y da a conocer aspectos del llamado Plan Decenal de Educación Superior, que supone un esfuerzo gubernamental para consolidar la vinculación entre empresas y universidades, fortalecer la investigación, mejorar la formación de recursos humanos y gestar una nueva cultura científica a nivel nacional, entre otros desafíos. 

Pregunta: ¿Cuáles son actualmente las fortalezas y las debilidades de la República Dominicana en materia de educación superior, ciencia y tecnología?

Respuesta: Tenemos ciertas debilidades. Históricamente, ha habido poco desarrollo, poca planificación, pocos programas para impulsar el crecimiento de la ciencia y la tecnología en nuestro país. Contamos con pocas carreras científicas y tecnológicas en nuestras universidades. Tenemos pocos profesionales en esas áreas, ya que nuestros estudiantes prefieren las carreras sociales. También tenemos un déficit de profesores de ciencia y tecnología para los niveles medio y básico. Sin embargo, en términos de fortalezas, contamos con una muy buena: estamos desarrollando un plan estratégico a diez años, del 2008 al 2018, en conjunto con diversos sectores, entre ellos el empresario, las universidades y los centros de investigación. Este plan fue aprobado por el gobierno dominicano, que nos ha dado todo su apoyo político, lo que resulta muy esperanzador, ya que ahora sabemos que gozamos de un respaldo importantísimo para llevar adelante la tarea.

P: ¿En qué consiste ese plan?

R: El proyecto está integrado por cuatro partes componentes. La primera es el fortalecimiento de la investigación científica. La segunda es el desarrollo de la vinculación entre las universidades y las empresas para el desarrollo de la competitividad en los sectores productivos. La tercera es la formación de recursos humanos en el área de ciencias de alto nivel, especialmente a nivel de posgrado. El cuarto componente, por último, fue diseñado para generar una cultura científica a nivel nacional, en el sentido de fomentar el valor de la ciencia, difundir y crear incentivos, provocar el interés por la ciencia en nuestros estudiantes a través de concursos y ferias científicas. Yo creo que con esos cuatro componentes vamos a obtener avances.

P: ¿En qué etapa de trabajo se encuentran hoy en día?

R: Durante 2009 hemos iniciado el programa, que fue dado a conocer a finales de 2008. Hemos trabajado especialmente en las dos primeras partes del plan. Contamos con un fondo para invertir en investigación. Ya hemos invertido alrededor de 250 millones y se han desarrollado 81 proyectos. Recientemente se ha abierto un llamado para un concurso del que participaron 130 investigadores. Y también hemos realizado muchos esfuerzos en lo referente a la vinculación entre universidades y empresas. Hemos iniciado un plan de emprendimientos. Estamos trabajando con seis universidades, educando a los estudiantes para que puedan crear sus propios negocios.

P: En lo específico, ¿cuáles son para usted los principales aspectos a tener en cuenta para generar una conciencia científica en la sociedad?

R: Indudablemente, lo primero que hay que buscar es hacer atractivo el aprendizaje de la ciencia. Se debe prestar especial atención a la capacitación de profesores en el área de la matemática, la física, la química, la biología, de modo que desde pequeños los estudiantes puedan ver que la ciencia es necesaria y agradable. La ciencia está en la vida, en la naturaleza, pero muchas veces se la enseña de manera teórica. Es necesario que los niños vean cómo la física nos está rodeando, cómo la química actúa en nuestros cuerpos, todo lo que el ser humano tiene de prototipo biológico. Todavía el alumno ve a la ciencia como algo distante. Por eso debemos empezar a generar buenos profesores de ciencia que incluyan actividades atractivas en sus clases, que hagan uso de las nuevas tecnologías y que transformen el acto de aprendizaje en una tarea dinámica. Los alumnos hoy aprenden más fuera de la clase, al estar en contacto con la televisión y la computadora. En ese sentido, la escuela se ha vuelto un poco lenta. No sólo necesitamos que el maestro tenga un buen dominio de los contenidos, sino que también sepa encontrar nuevas maneras para transmitirlos.

P: ¿Cuál es la situación de un país en el que la vocación científica no es fuerte?

R: En primer lugar, en un país con esas características no hay producción de conocimiento y esa producción termina siendo importada de naciones más desarrolladas. Tenemos que generar nuestro propio conocimiento, nuestra propia tecnología, porque sólo así se mejora la vida en general. El conocimiento incide en todos los aspectos de la vida: en la medicina, en la nutrición y también en la competitividad de los sectores productivos. La consecuencia de un sistema científico arcaico, con poca o nula innovación, es el retraso. En la medida en que la ciencia y la tecnología sean objeto de adelantos, nuestros países avanzarán en todos los sectores.

P: ¿Cuáles son las carreras que más se demandan y que aún no han sido debidamente desarrolladas en el sistema universitario dominicano?

R: Estamos prestando particular atención a las ciencias básicas. En lo que respecta a la especialización, nos estamos enfocando en la biotecnología. Debido a la grave crisis alimentaria, es imprescindible generar alimentos. Nuestro país tiene un alto nivel de pobreza y bajo poder adquisitivo en grandes porcentajes de la población. Sentimos la obligatoriedad de aumentar la producción alimentaria para que sea asequible a todos los dominicanos.

P: ¿Cuál es la situación de las ingenierías en la República Dominicana?

R: Son débiles. Predomina la ingeniería civil, pero aún nos faltan las otras: ingeniería química, ingeniería industrial, ingeniería mecánica, ingeniería eléctrica, ingeniería en telecomunicaciones e ingeniería informática. Es imprescindible diversificar la formación de los ingenieros y aumentar la oferta de carreras en las universidades.

P: En materia de educación superior, ¿cuán importante es hoy para la República Dominicana establecer lazos de cooperación con otros países?

R: Estamos frente a un proceso de internacionalización. Nuestras sociedades son cada vez más globalizadas. Es urgente obtener contactos y sacar provecho de las conexiones que se puedan consolidar entre universidades. Es algo que hay que incentivar. Ahora mismo estamos apoyando un proyecto para crear un espacio de conocimiento para América Latina y el Caribe, para que podamos fomentar la creación de conocimiento con una visión hacia adentro, enfocada a los problemas que aún no han sido resueltos en nuestras regiones.

Virtual Educa 2010

La República Dominicana será el país anfitrión de la edición de Virtual Educa de este año. La reunión se realizará del 21 al 25 de junio en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Las metas para 2010 son iguales a las que se plantearon para el capítulo de 2009, que se llevó a cabo en Buenos Aires: alrededor de 2000 participantes y una nutrida gama de debates, ponencias y exposiciones sobre los distintos aspectos de la educación virtual y el uso de nuevas tecnologías en el aula. Melo de Cardona, quien liderará la coordinación del encuentro, reveló algunos detalles del estado en que se encuentra actualmente la organización.

P: Su país organizará la edición 2010 de Virtual Educa. ¿Cómo se están preparando para este evento?

R: Estamos en los preparativos. Hay un comité ya formado para trazar los planes y tomar todas las precauciones necesarias en cuestiones logísticas. Miembros de Virtual Educa en República Dominicana han viajado a Buenos Aires, donde se realizó la última reunión, para aprender y tomar nota de lo que significa montar un evento de esta magnitud. Todavía estamos discutiendo cuáles serán los aspectos de la organización en los que haremos mayor énfasis. Recién estamos llevando a cabo encuentros para hacer lluvia de ideas y barajar posibilidades.

 

subir

 

 

      

Inicio