Isidro Aguillo: " Los reconocimientos de una universidad se miden por el estudio de la visibilidad web"

UC3M - Comunidad de Madrid Isidro F. Aguillo es el responsable del Laboratorio de Cibermetría del Centro de Ciencias Sociales y Humanas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Desde 1997 edita la revista electrónica Cybermetrics y desde 2004 dirige la elaboración del Ranking Web de Universidades del Mundo. Es autor de numerosas publicaciones sobre los procesos de comunicación científica a través de Internet, el desarrollo de indicadores web de ciencia y tecnología y la presencia del español en el “webespacio” académico.
Además, es miembro de diversos comités científicos de revistas y congresos internacionales. En 1996 fue elegido Personalidad del año por votación de los documentalistas españoles y en 2009 fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Indonesia. Ex-alumno de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), ha impartido docencia o conferencias en cerca de 80 universidades de todo el mundo. Una de las próximas que va a impartir tendrá lugar en el campus de Leganés de la UC3M el próximo 10 de febrero en el marco de las Jornadas de Promoción de la Investigación, con el título: “La visibilidad de las Universidades en Internet: situación actual y oportunidades de mejora”.

P. ¿Cómo surgió la idea de crear el Ranking Web de Universidades del Mundo?

R. Nuestro equipo ya recogía datos de la web académica desde mediados de los años 90. La publicación del Ranking de Shanghái, en 2003, nos inspiró para formalizar nuestros datos en un ranking mundial de universidades basado fundamentalmente en la presencia e impacto de las instituciones en la Web.

P. ¿Cuál ha sido la reacción de las instituciones ante este ranking?

R. Nuestro ranking ha despertado mucho interés porque es el único que incluye más de 500 universidades. En la actualidad analizamos cerca de 18.000, lo que significa que somos la única fuente de información para la mayoría de los países en vías de desarrollo. Habitualmente recibimos correos de muchas partes del mundo indicándonos nuevas universidades, cambios de nombre o desapariciones. Esto indica que nos consideran una fuente de referencia fundamental en el sector de la educación superior.

P. ¿Qué importancia tiene el tamaño de una institución a la hora de aparecer bien situada en los rankings? ¿Se tiene en cuenta el criterio de eficiencia?

R. Una universidad de nivel mundial tiene que tener cierto tamaño, con docentes e investigadores en un amplio espectro de disciplinas y un impacto relevante en su comunidad. Además debe ser eficiente, pero ese es sólo uno de los criterios.

P. Cuando se hablar de rankings, se critica que puede haber intereses de algún tipo detrás. ¿Cómo se puede evitar esto?

R. Es un vestigio del mercado de los rankings de escuelas de negocios. Había muchos intereses comerciales y daba lugar a trabajos manipulados, como los que ha preparado la empresa QS para el famoso periódico Times de Londres. Afortunadamente la mayoría de los rankings actuales son más rigurosos y el propio Times ha roto el contrato con QS para futuras ediciones.

P. ¿Hasta qué punto puede medir un ranking la excelencia de una universidad?

R. Tanto la calidad como la excelencia son conceptos difíciles de definir y medir, pero podemos aproximar que son multifacetados, es decir, que intervienen muchos aspectos. Por eso, los rankings actuales se basan en índices compuestos, que incluyen múltiples indicadores. Cuanto más complejo y exhaustivo sea el análisis, más fidedigno resultará el ranking. Pero hay que tener en cuenta que el ranking ofrece solo el punto de partida, porque corresponde a la universidad tomarse la web en serio.

P. ¿Qué aspectos es importante valorar cuando se hace un ranking de universidad: la educación, la investigación, el impacto social…?

R. Todos ellos, ya que la universidad del siglo XXI no se puede entender sin un fuerte compromiso social, una profunda integración en el tejido económico y una elevada actividad investigadora. Todo ello no solo a nivel local, sino compitiendo en un mercado global.

P. ¿Qué importancia tiene la visibilidad de una universidad? ¿Hasta qué punto es significativa la web, en este sentido?

R. La universidad debe buscar la excelencia. El reconocimiento de la misma corresponde a la comunidad académica internacional y los agentes económicos, sociales y políticos involucrados en la actividad universitaria. Hoy por hoy la manera más adecuada de medir todos esos reconocimientos es mediante el estudio de la visibilidad web, un auténtico referéndum virtual sobre la excelencia universitaria.

P. ¿Qué aspectos deberían mejorar, principalmente, las webs de las universidades españolas?

R. La web debe ser un reflejo de las actividades y resultados obtenidos por las universidades, pero también una plataforma para atraer estudiantes brillantes, destacados profesores e importantes recursos económicos. Eso significa que las sedes web deben ser más internacionales, tener contenidos ricos y variados, publicar resultados de calidad y ofrecer servicios no solo a sus miembros sino a toda la comunidad.

P. ¿A quién debería estar más dirigida la web de una universidad: al estudiante, al profesorado, al posible y futuro estudiante, a la empresa…?

R. Una estrategia a medio y largo plazo centrada en la viabilidad institucional debe incluir todos los actores citados, sobre todo en un escenario internacional muy competitivo.

P. ¿Cuáles son los ingredientes fundamentales para crear una buena web académica?

R. Contenidos, contenidos de calidad y contenidos multilingües.

subir

 

      

Inicio