Pilar Rivero: "Es necesario aprender a divulgar mejor las Ciencias Sociales”

La asignatura de Historia se puede utilizar en las aulas para ayudar a los alumnos a crear una identidad más global, sin centrarse tanto en lo nacional. También en los centros de educación de cualquier nivel, incluso en primaria, los profesores pueden comentar cuestiones “socialmente vivas”, que generan debate popular, contribuyendo de esta forma a que los alumnos aprendan a formular sus propias opiniones, aprendiendo a argumentarlas.

La Didáctica de las Ciencias Sociales es la disciplina científica que está detrás de todo esto, porque se centra en el estudio de los métodos de enseñanza y aprendizaje de la Historia, el Arte, la Geografía o la Economía en todos los niveles educativos y fuera del aula, con el fin de mejorar el aprendizaje de las Ciencias Sociales. Estas cuestiones se debatieron hace un mes en Zaragoza, en el XXI Simposio internacional de Didáctica de las Ciencias Sociales. El Departamento de Didáctica de las Lenguas y de las Ciencias Humanas y Sociales y el Grupo de investigación URBS de la Universidad de Zaragoza y la Asociación Universitaria de Profesorado de Didáctica de las Ciencias Sociales fueron los organizadores de este encuentro internacional.

Rosa Castro - Aragón Investiga Pilar Rivero, responsable de Didáctica del Patrimonio en el Grupo URBS, cuenta con dos doctorados, en Ciencias de la Antigüedad y en Didáctica de Ciencias Sociales. “Es importante tener esta doble formación para llegar a saber las herramientas precisas para poder difundir el patrimonio y llegar a la sociedad”.

En una entrevista a Aragón Investiga, explica cómo surge en los años 80 esta disciplina científica en las universidades, ya que al igual que hay didáctica de Ciencias Sociales, hay del resto de Ciencias.

Explique el camino andado por esta disciplina científica, que es relativamente es joven, ya que ha cumplido sólo 20 años.

Sí, el principio del que parte es que para estudiar Historia, Arte, cada asignatura tiene unos procesos de aprendizaje y unas finalidades diferentes. Se crean unas áreas que afrontan los problemas de enseñanza y de comunicación y partiendo de esa necesidad se crean las Didácticas de Ciencias Experimentales, de Expresión Plástica, de Música, de Expresión Corporal, de Matemáticas, de Ciencias Experimentales y de Ciencias Sociales. Son campos que se nutren de los métodos de investigación de las Ciencias Sociales.

Todas estas disciplinas se centran tanto en enseñanza formal como en los problemas de aprendizaje propios de las distintas edades. Otro aspecto que también se tiene muy en cuenta son los procesos de comunicación que supone la página web de un museo, un taller didáctico de Arte o Arqueología, etc.

La investigación sobre cuestiones educativas cada vez tiene más peso, porque cada día son más los estudios científicos centrados en mejorar el proceso de aprendizaje en las aulas o en lograr una mejor divulgación social de la ciencia.

Sí, desde la universidad hay cada vez más interés por la educación primaria o secundaria. La razón de esta preocupación es la incorporación del antiguo Magisterio a la universidad. En el caso de la educación no formal, el interés se debe a que las didácticas específicas también son necesarias a lo largo de las diferentes etapas de la vida: todo investigador debe saber divulgar, comunicar para llegar al público en general. No existe límite de edad para ese interés de la sociedad en materias científicas. Debemos comprender los métodos de enseñar a un niño o un anciano sobre la importancia de un yacimiento, por ejemplo.

El grupo al que pertenece, el Grupo URBS, dirigido por Manuel Martín Bueno, es de los pocos reconocidos de excelencia investigadora por el Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad del Gobierno de Aragón. En su caso, la Didáctica de las Ciencias Sociales se aplica a dar respuesta a la preocupación social existente sobre el patrimonio arqueológico. ¿Qué proyectos llevan con este cometido?

Estamos desarrollando un proyecto multidisciplinar sobre la aplicación de la didáctica de imágenes sintéticas digitales para comprender el patrimonio arqueológico aragonés. Trabajamos conjuntamente con investigadores del Grupo GIGA del I3A. Hemos hecho reconstrucciones virtuales de Bilbilis, con los conjuntos arquitectónicos del Foro, teatro, termas… También hemos realizado en este proyecto DVDS didácticos que contienen recorridos interactivos e información complementaria. Todo este material es para uso escolar y de museos.

Un cometido de nuestro grupo es mostrar los avances científicos de los distintos yacimientos arqueológicos a través de la didáctica del patrimonio, haciendo uso de material didáctico, destinado a museos y colegios y material divulgativo, para el público en general. De ahí que sea muy importante la investigación para la evaluación y eficiencia de esos materiales y de esta forma creara estándares de calidad para la producción de este tipo de materiales.

A través de la OTRI de la Universidad de Zaragoza, hemos puesto también en marcha un proyecto de didáctica y difusión del patrimonio, con el fin de organizar jornadas abiertas, talleres, conferencias en museos.

En la actualidad, cuando se habla de la educación secundaria siempre se hace más referencia a los aspectos negativos: menos número de horas lectivas en determinadas asignaturas, peor comportamiento de los alumnos en relación con el profesor. Cuénteme todo lo que se ha avanzado en materia educativa. En su opinión, ¿cuáles son los aspectos positivos de los actuales métodos de enseñanza?

Se ha mejorado mucho en diversificación de estrategias de enseñanza. Hace 20 años el profesor impartía clases magistrales, el alumno aprendía de memoria ciudades o países, por ejemplo, sin entender nada más. Ahora, en cambio, se aplica aprendizaje multimedia, se fomentan los grupos de trabajo, la interacción de los alumnos con el entorno. Con toda esta diversificación de estrategias se ha mejorado el desarrollo de competencias básicas, como algo tan básico como aprender a contrastar información y no llevarse por lo que opinen sus padres o personajes de televisión.

Los científicos centrados en Didáctica de las Ciencias Sociales cuentan con unas estructuras fuertes de colaboración estables en centros educativos, para así conocer de forma directa qué es lo que ocurre en las aulas y poder realizar investigación de campo. Nuestra investigación tiene una clara finalidad de aplicación.

Estos son los cambios positivos de la educación en el colegio o instituto. ¿Cuáles son los avances conseguidos en la difusión del patrimonio?

En los últimos 20 años se da una mayor importancia a la conservación del patrimonio, porque no sólo hay un mayor número de excavaciones o restauraciones; también hay un cambio de actitud: Hay mayor preocupación para que la gente pueda comprender la historia. Hay un cambio de ocio. La gente que acude a los museos desea participar más activamente, por ello hay programas educativos interactivos, hay talleres… La sociedad actual ha cambiado, hay mayor demanda de ocio. De ahí que se potencie el aprendizaje a lo largo de todas las etapas de la vida.

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir

 

 

      

Inicio