Investigadores evalúan la realidad de la formación on line en las universidades

Los recursos virtuales más usados por los profesores son los materiales en htlm o pdf y las vías de comunicación on line como chat, foros o e-mail.

Coordinados por el profesor Julio Cabero, de la Hispalense, un equipo de investigadores de Córdoba, Málaga, Huelva, Cádiz, y la Pablo de Olavide ha participado en el proyecto Uso de las e-learning en las universidades andaluzas: estado, situación y buenas prácticas, con el objetivo de evaluar la situación de la formación on line en el sistema universitario andaluz. Esta propuesta, considerada como Proyecto de Excelencia por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, ha recibido un incentivo de 36.000 euros.

Durante unos tres años han llevado a cabo cuestionarios en red, el análisis del Campus Andaluz Virtual (CAV), estudio de casos o el análisis de rendimiento, entre otras metodologías, con el ánimo de ofrecer una visión global de la situación. Han trabajado con más de 1.300 profesores y cerca de 5.700 alumnos de distintas universidades de la Comunidad Autónoma para poder elaborar esta evaluación y ya han publicado los resultados en publicaciones especializadas como Edutec, Comunicar o en la revista on line Teoría de la Educación: Educación y Cultura en la Sociedad de la Información, de la Universidad de Salamanca.

Entre las conclusiones obtenidas se pueden señalar los recursos más utilizados por los profesores a la hora de impartir una asignatura con medios on line. Así, el 51,2% usa “el formato html o pdf para la formación de sus alumnos a través de la red” y un 46,1% “utilizar algún recurso de comunicación como: foros, chat, correo electrónico”. Los wikis, los blogs o los webquest, entre otros, son recursos mucho menos utilizados (un 75% manifiesta que lo hace muy poco), de lo que se deduce que “aún no se está sacando todo el partido que se podría sacar a la formación on line”, asegura Cabero.

Las investigación destaca el “enorme esfuerzo por parte de las instituciones universitarias por implantar las nuevas tecnologías, poniendo a disposición de los profesores un buen entorno, o ampliando la tecnología WIFI en los campus” . En todas hay Vicerrectorados dedicados a la implantación de las Tecnologías de la Información y de manera particular a la formación virtual, Secretariados o centros específicos, así como presupuestos concretos e inversiones constantes para facilitar el acceso a las nuevas tecnologías en la Universidad.

Los profesores que se aventuran en estas opciones educativas están muy motivados y cuentan con planes de formación del profesorado, sobre todo, en los aspectos técnicos, así como algún tipo de apoyo para el manejo de estos nuevos instrumentos como los Centros de apoyo al profesorado, “iniciativa pionera en España y a la que miran otras universidades españolas”.

La importancia de la didáctica

Sin embargo, tras la evaluación realizada, habría varios aspectos en los que se podría incidir. Desde el punto de vista de los agentes consultados falta afinar en la formación combinando la capacitación en aspectos tecnológicos (muy trabajados hoy) con los didácticos (para qué se pueden utilizar todos estos nuevos medios). También habría que “tener en cuenta la formación del alumnado en el uso de estas herramientas, que a veces se da por supuesto y no siempre saben utilizar”.

“Faltan jornadas, eventos que difundan las buenas ideas en este campo o premios que motiven la iniciativa original”, asegura Cabero, “ya que, según los profesores consultados exige mucho más esfuerzo de preparación de clases y atención constante del alumnado”. No existen referentes de buenas prácticas en el uso de los recursos on line para la enseñanza universitaria que orienten a los profesores. Por eso, entre los objetivos a medio plazo de los investigadores, está la elaboración de un Catálogo de Buenas Prácticas que serviría para dar pistas al profesorado que empieza con este tipo de formación. Puede que medidas así ayuden a subsanar una de las preocupaciones más importantes: que aún no todo el profesorado desea participar en estas acciones formativas.

Motivados e innovadores

A través de este proyecto se ha podido elaborar un perfil de profesor que opta por la tecnología para la enseñanza. La mayoría de los que se decantan por esta opción lo hacen con una sola asignatura (45%). Eso sí, se trata de un docente altamente motivado en la enseñanza, que considera que las nuevas tecnologías son una herramienta para llevar acabo el proceso educativo, y es totalmente innovador; le gustan los retos que le puede plantear el estudiante. Tiene claro que la enseñanza tiene que ser algo diferente a la mera traslación de información.

En cuanto al alumno que decide cursar asignaturas on line, como en el caso de la formación del CAV, es un estudiante que ve en esta opción una oportunidad de obtener créditos de libre configuración de forma flexible y relativamente cómoda en cuanto la organización de su tiempo. Como han manifestado “le ofrece la posibilidad de acceder a contenidos o profesores que no ofrece su universidad”. De hecho “un 78% de los alumnos de las universidades andaluzas que han usado plataformas de aprendizaje on line en alguna asignatura se declaran satisfechos con la experiencia y un 72% le encuentran aspectos positivos”. Es más, los profesores que trabajan con estas plataformas on line afirman que “Los alumnos de las universidades andaluzas que utilizan sistemas de formación on-line (como complemento a las clases presenciales o bien en asignaturas completas) aumentan su rendimiento en el aprendizaje, se implican, participan más y son más activos en la acción formativa”.

Más información:
En la Página web del grupo de Tecnología Educativa de la US.
Acceso libre a la publicación de los resultados en su totalidad.

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir
 

      

Inicio