¿Por qué es necesaria la inclusión explícita de la naturaleza de la ciencia en la enseñanza de las ciencias?

José Antonio Acevedo Díaz

El término “naturaleza de la ciencia” (NdC en adelante) se viene propugnando como un objetivo importante de la enseñanza de las ciencias desde hace mucho tiempo y se considera un componente básico de la alfabetización científica. Así mismo, hoy se considera una competencia científica esencial, tal y como se indica, por ejemplo, en un documento de la OCDE sobre la evaluación internacional PISA 2006:

“[...] Según esta definición de la competencia científica, el conocimiento entraña mucho más que la capacidad de recordar información, hechos y nombres. La definición hace referencia tanto al conocimiento de la ciencia (el conocimiento del mundo natural) como al conocimiento acerca de la propia ciencia. El primero de ellos comporta la comprensión de los conceptos y las teorías científicas fundamentales, mientras que el segundo implica comprender la naturaleza de la ciencia como actividad humana, así como el poder y las limitaciones del conocimiento científico. Las cuestiones que se han de identificar son aquellas a las que puede dar respuesta la investigación científica, lo cual, una vez más, requiere un conocimiento acerca de la ciencia y un conocimiento científico de los temas pertinentes.” (OCDE, 2006; p. 24 de la traducción al español. Las cursivas en negritas son mías).

Pero, ¿qué motivos hay para considerar tan importante la inclusión de la enseñanza de la NdC en el currículo de ciencias? Rosalyn Driver y colaboradores apuntaron las siguientes razones hace quince años:

(i) Utilitarista. La comprensión de la NdC es un requisito para tener cierta idea de la ciencia y manejar objetos y procesos tecnológicos de la vida cotidiana.
(ii) Democrática. La comprensión de la NdC hace falta para analizar y tomar decisiones bien informadas en cuestiones tecnocientíficas con interés social.
(iii) Cultural. La comprensión de la NdC es necesaria para apreciar el valor de la ciencia como un elemento importante de la cultura contemporánea.
(iv) Axiológica. La comprensión de la NdC ayuda a entender mejor las normas y valores de la comunidad científica que contienen compromisos éticos con un valor general para la sociedad.
(v) Docente. La comprensión de la NdC facilita el aprendizaje de los contenidos de las materias científicas y el consiguiente cambio conceptual.

Aunque estas razones son más bien intuitivas y hasta algunas de ellas podrían ser discutibles, resultan útiles para reflexionar sobre si la comprensión de la NdC debe considerarse un objetivo esencial de la enseñanza de las ciencias, que debe hacerse explícitamente visible en las aulas, tal y como se considera hoy.

En la invitación que amablemente me han hecho desde la OEI para expresar mi opinión sobre cualquier tema, se me ha pedido que sea muy breve, por lo cual no me extenderé más. He abordado este asunto durante muchos años y remito al lector interesado en profundizar sobre la cuestión a mis numerosos trabajos (muchos de ellos disponibles en la Sala de Lecturas del programa de ciencias de la OEI) y, en particular, a los últimos publicados durante 2008 y 2009 en la Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias.

Basten, pues, estas pocas líneas como estímulo al profesorado de ciencias para que reflexiones sobre la necesidad de la inclusión explícita de la NdC en la enseñanza de las ciencias.

Ver documentos de José Antonio Acevedo Díaz

.

subir

 


Creative Commons License
Creative Commons

      

Inicio