Avances y retos en torno al Espacio Iberoamericano del Conocimiento

Agencia ID. OEI-AECID. Tras concluir el IV Foro Iberoamericano de Responsables de Educación Superior, Ciencia e Innovación, realizado el 23 y 24 de julio en la ciudad de México, uno de los anfitriones, doctor Rodolfo Tuirán Gutiérrez, representante de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de México, y el titular para la Cooperación Iberoamericana de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), licenciado Salvador Arriola Barrenechea, dieron sus comentarios sobre los acuerdos alcanzados y los retos a los que se enfrenta la región para la consumación de éstos.

A decir del subsecretario de Educación Superior de la SEP, la mayor aportación de este Foro, organizado por el Consejo Universitario Iberoamericano, la Organización de Estados Iberoamericanos y la SEGIB, fue que se logró evaluar acuerdos anteriores y focalizar los puntos en los que es necesario “rectificar el camino” para garantizar esfuerzos productivos encaminados a fortalecer el Espacio Iberoamericano del Conocimiento. De hecho, una de las iniciativas planteadas en la reunión fue darle seguimiento a la propuesta lanzada por el propio Tuirán Gutiérrez, que consiste en crear una plataforma virtual de intercambio de buenas prácticas y experiencia que han tenido los países de la región en torno al tema de la vinculación academia-empresa y sus resultados de innovación.

La importancia de un espacio de interlocución entre los países de la región es fundamental para valorar los avances del Espacio Iberoamericano del Conocimiento --apuntó el funcionario mexicano--, y en ese sentido la movilidad de profesores, investigadores y estudiantes a partir de la experiencia del programa piloto Pablo Neruda, y en temas de ciencia, tecnología e innovación deben valorarse con atención.

Sin embargo, aclaró que lo que toca ahora es apresurar el paso en la impartición y consolidación de los acuerdos, pues de lo contrario existe la posibilidad de que “los sueños se conviertan en frustraciones difíciles de superar”.

Al respecto, el secretario para la Cooperación de la SEGIB manifestó que buena parte de la viabilidad del Espacio Iberoamericano del Conocimiento pasa por su financiamiento, y uno de los acuerdos importantes en este Foro fue la decisión de acercarse al empresariado de la región y los organismos multilaterales, como el Banco Interamericano de Desarrollo, a fin de allegarse de recursos destinados a fondos de innovación. Otro avance considerado de trascendencia para Arriola Barrenechea fue el progreso presentado en el marco de reconocimiento de títulos universitarios en diversos países, un factor determinante en el tema de movilidad estudiantil.

Programa Pablo Neruda

Ambos personajes coincidieron en que el programa piloto de movilidad Pablo Neruda presenta avances significativos en cuanto a experiencia, pero es necesario iniciar la proyección a mayor escala, pues hasta ahora este ejercicio involucra sólo a 160 estudiantes, cuando existen propuestas de abarcar hasta 2.5 por ciento de la matrícula de educación superior de la región (entre 600 y 800 mil personas) para 2015.

“Uno de los problemas para alcanzar esa meta (la de 2.5 de la matrícula en movilidad) es el reconocimiento de títulos y la coordinación entre las instituciones participantes; además, el programa de movilidad debe estar coordinada con el señalamiento de prioridades y estrategias de la región”, señaló representante de la SEGIB.

En tanto, para Rodolfo Tuirán Gutiérrez existe una realidad en la región que distancia los objetivos de la consecución de esa meta, la cual conlleva necesidades económicas, compromisos políticos, desigualdad de infraestructura institucional y otros muchos elementos sobre los que se precisa trabajar a la brevedad.

“Me parece que un reto que pude asumir el propio Pablo Neruda es avocarse en primera instancia a la movilidad de 2.5 por ciento de matrícula, pero de los programas de doctorado, y aun ese porcentaje significaría una inversión entre 75 y 100 millones de dólares”, acotó el funcionario mexicano de la SEP.

Redes de investigación e infraestructura

La ciencia y tecnología tiene un papel fundamental en el Espacio Iberoamericano del Conocimiento, y una de las propuestas es la creación de redes de investigación que involucren expertos de diversos países para la movilidad del conocimiento. Sin embargo, un punto que tanto Tuirán Gutiérrez como Arriola Barrenechea destacan, es que la región cuenta con universidades de “clase mundial” y otras que apenas están en proceso de consolidación o crecimiento.

“Es real que hay un universo diferenciado en las instituciones de educación superior iberoamericanas, pero se están haciendo esfuerzos para cerrar brechas, y en ese sentido el programa de movilidad puede ser de gran valía. Además, América Latina atraviesa proceso de transformación acelerado, y el sector educativo es uno de ellos; los gobiernos de la región han puesto mucha atención en el fortalecimiento del personal docente, de sus cuerpos académicos y la construcción de redes de investigación“, precisó el funcionario mexicano.

Para el secretario de Cooperación Iberoamericana de la SEGIB un propósito en el que trabaja el Pablo Neruda es encontrar vías para resolver la brecha entre universidades que tienen debilidades en áreas específicas. Además, “se está involucrando el tema de financiamiento, y es necesario pensar en apoyos expresos a instituciones de la región con infraestructura débil”.

Innovación y vinculación incipiente

Otro punto abordado por los entrevistados fue la difícil relación que guarda el empresariado con las universidades en los países iberoamericanos.

En ese sentido, el subsecretario de Educación Superior de la SEP refirió que sólo en uno de cada 10 proyectos de innovación desarrollados en la región participan instituciones educativas, pues el sector privado desconoce las capacidades tecnológicas universitarias. Aunque agregó que también es necesario que la universidad redefina la interlocución con el sector productivo y mantenga actualizados los programas, no sólo en cuestión de conocimiento, sino igualmente en tendencias del mercado, “un rubro en que es de gran utilidad la vinculación y en el que se están dando los primeros pasos”.

Por su parte, el directivo de la SEGIB expresó que para iniciar la relación efectiva entre academia-empresa-gobierno se requiere una mayor difusión del Espacio Iberoamericano del Conocimiento para llegar a los distintos actores. “Ante esa premisa, se tiene pensado emplear el encuentro Iberoamérica Invierte, a celebrarse el próximo septiembre en Madrid, a fin de exhibir a representantes de grandes empresas los avances sobre este proyecto, y a su vez puedan discutir el tema de vinculación e innovación con directivos del sector académico. Asimismo, a través del programa Iberpymes, de la propia SEGIB, se orienta a pequeños empresarios en el tema de innovación, financiamiento y alianzas estratégicas, sobre todo con instancias educativas”.

Consensos regionales

Una reflexión final sobre el IV Foro Iberoamericano de Responsables de Educación Superior, Ciencia e Innovación fue hecha por el representante de la SEGIB, al señalar que los consensos obtenidos en pro del fortalecimiento del Espacio Iberoamericano del Conocimiento debe ser un ejemplo para otras negociaciones regionales. “Es muy difícil trabajar en organización comercial (aranceles, eliminación de barreras no arancelarias) y por eso tenemos varios fracasos de establecer mercado común de libre comercio; pero si se analiza lo avanzado en este Foro creo que es un ejercicio interesante. El conjunto de educación, ciencia y tecnología se trata de una línea ejemplar que nuestros países deben seguir para esquivar problemas coyunturales que no ayudan a la unidad e integración de la región”, puntualizó Arriola Barrenechea.

 

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir

 

      

Inicio