100 años de UNAM: Legados de una centuria

Antimio Cruz. AGENCIA ID. Pocas y muy valiosas son las personas que pueden imaginar los efectos que tendrán sus acciones cien años adelante. Una de esas personas fue Justo Sierra, un profesor de preparatoria que durante 29 años luchó para que se creara la Universidad Nacional de México y que sólo vivió dos años para ver los primeros pasos de su legado, pues murió en 1912.

El alcance, la complejidad y las áreas del conocimiento en que ahora se desempeña la Universidad Nacional Autónoma de México, conocida popularmente como la UNAM, quizá no fueron idealizadas durante su creación. Pero la visión de largo plazo que tuvo Sierra sobre la manera en que la educación superior debía revitalizar a las personas, modificó el rostro de México a lo largo del siglo XX y lo que va del siglo XXI.

En 2010, hay muchas pruebas de que los frutos universitarios benefician directa o indirectamente a todos los mexicano: desde los antídotos contra envenenamiento de alacrán y serpiente hasta el rescate de la Catedral Metropolitana que se hundía y registraba riesgos de desplomes; desde la clínica de para curar trastornos del sueño hasta los conciertos de música orquestal en la Sala Nezahualcoyotl, que tiene la mejor acústica de América Latina; desde los procedimientos para reformar el juicio de amparo hasta los centros de investigación para rescatar ecosistemas en Los Tuxtlas o la selva seca de Chamela-Cuixmala.

Así era la visión de Justo Sierra hace 100 años, la cual ha sobrevivido en las palabras que pronunció durante la ceremonia inaugural de la Universidad:
“Cuando el joven sea hombre, es preciso que la Universidad o lo lance a la lucha por la existencia en un campo social superior o lo levante a las excelsitudes de la investigación científica, pero sin olvidar nunca que toda contemplación debe ser el preámbulo de la acción. No podremos moralmente olvidarnos nunca ni de la humanidad ni de la patria”.

De lo privado a lo público; de la alcoba a la plaza; de la meditación a la acción; las dos dimensiones del ser humano han sido estudiadas y enriquecidas por el trabajo de miles de universitarios desde 1910.

¿Cuál es el legado más importante de la UNAM en sus primeros 100 años de vida? La respuesta seguramente es diferente según la persona cuestionada, pero hay algunos que impactan a todos los mexicanos, aunque no sean universitarios, ya sea a través de la investigación, la extensión o la educación.

Investigación

La ciencia profesional nació en la UNAM, y uno de sus productos más fértiles es la Academia Mexicana de Ciencias, que es la asociación civil de científicos más importante del país. En 1959 un grupo de 12 investigadores universitarios que trabajaban en la Torre de Ciencias decidieron crear una asociación donde los verdaderos científicos activos se dieran conferencias unos a otros y compartieran sus avances. Entre los primeros estaban Guillermo Haro, Alberto Sandoval Landázuri y Marcos Moshinsky. Hoy rebasan los 2 mil científicos de decenas de universidades e institutos.

Esa ciencia moderna ha irrigado la vida cotidiana y la de las élites más cerradas al conocimiento.

El Zócalo de la Ciudad de México no dispondría de la Catedral Metropolitana en su estado actual si no fuera por la UNAM, cuyo Instituto de Ingeniería corrigió el hundimiento desigual de 2.4 metros en su nave mayor. La insulina que se inyectan los diabéticos ya no se extrae del páncreas de cerdos o de vacas gracias al trabajo de un biotecnólogo de esta casa de estudios, que en los años 80 logró introducir en una bacteria el gen humano que produce insulina.

Con el mismo método científico practicado en la Universidad se fabricó la primera pintura antigraffiti con nanotectología; se diseñó y armó una cámara para verificar que operara correctamente el Gran Telescopio de las Islas Canarias, de España; se hizo el proceso para regenerar piel humana y atender a personas quemadas, y se inventó la Tridilosa, para hacer más ligeras estructuras que antes requerían concreto.

Docencia

La enseñanza en la Universidad, un vasto territorio cuyo primer siglo de labores ha sido compilado en el libro de mil 500 páginas llamado La UNAM por México, que tardó dos años en elaborarse y que se presentará el 23 de septiembre de 2010.

Cuarenta grandes disciplinas del conocimiento están ahí representadas, como Lenguas Indígenas, Contaduría y Administración, Medicina Veterinaria, Artes Plásticas, Actividades Deportivas, Química, Ingeniería y Antropología, por mencionar algunas.

Así queda por escrito el fragmento de la historia en que la UNAM luchó y ganó un enconado pleito con el gobierno en defensa de la libertad de cátedra, en los años 30;  pero también cómo fue concebido y llevado a la realidad un nuevo modelo de bachillerato crítico y analítico a través del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), cuyo objetivo central es aumentar la participación a de los alumnos en el proceso de aprendizaje, trasladándoles más responsabilidad sobre su formación. El modelo continúa vigente y ha sido adoptado en otras universidades de la República y colegios de bachilleres.

Cada carrera tiene su historia y sus tiempos de avance. Las enfermeras y enfermeros de México pudieron tener grado de licenciatura gracias a la UNAM. Después de luchar 54 años para que su formación fuera reconocida con un nivel superior a bachiller.

Extensión

También en la UNAM surgió un poderoso movimiento de beneficio a la sociedad no universitaria, por ejemplo con la difusión de la cultura, que desde los años 30 se apoyó en Radio Universidad, y que siguen hasta nuestros días en constante movimiento con la apertura de todos los recintos del Centro Cultural Universitario o el Museo de Ciencias Universum.

El campus universitario también es sitio de diversas consultas médica a grupos desprotegidos, como en las clínicas que ofrecen Tomografías por Emisión de Positrones, para detectar tumores cancerígenos.

Así, esos tres brazos (investigación, docencia y extensión) han sido ejercitados durante cien años. Son tres ramas de un árbol que al día de hoy sigue dando frutos para los universitarios y, en general, para la población mexicana.

 

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir

 

 

      

Inicio