Portada
Presentación del número
Temas de portada


Número 4 - Junio - Septiembre 2003  

Buenos Aires Crea: un plan estratégico de cultura para la ciudad de Buenos Aires

Jorge Telerman


Cualquier país que se precie de contar con un proyecto capaz de actuar transformadora y eficazmente, imponiendo lo estratégico a lo imponderable, necesita políticas de Estado sostenibles, pensadas en el largo plazo, en cuyo marco cada área de gobierno gestione y planifique, anticipándose con acciones, previendo resultados.

En los Estados modernos, la planificación en la gestión ya forma parte de un tópico de estudio y, como tal, de un elemento requerido a la hora de formar cuadros de conducción. Sin embargo, las políticas culturales han quedado rezagadas; han llegado tarde a este debate estratégico, que conlleva su autonomía como política específica.

Si la cultura es visualizada como un área clave dentro de un proyecto de desarrollo integral, no puede basar su accionar en lo coyuntural del evento. Por el contrario, debe ser parte fundamental de ese entramado que perfila a un país o a una ciudad. Un Plan Estratégico Cultural se constituye en el corazón de este debate y, en una ciudad como Buenos Aires, donde la producción cultural es parte fundamental de su identidad, su existencia es clave.

Así, “Buenos Aires Crea” está trazado a partir de la metrópoli concebida en su más plena potencialidad; es un Plan donde lo cultural se conjuga dinámicamente, impulsando todas sus expresiones y capacidades: productivas, artísticas, de consolidación ciudadana y de proyección internacional. Es, en definitiva, el espacio estratégico donde la cultura y la ciudad se relacionan de manera indisoluble.

I- Contexto y objetivos del plan estratégico

A mediados del año 2001, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires puso en marcha el Plan Estratégico de Cultura “Buenos Aires Crea”, con el objetivo de generar un ámbito de formulación de políticas estables y definidas para el largo plazo. El marco de actuación temporal establecido fueron diez años, ya que en el 2010 se cumple el Bicentenario de la Revolución de Mayo, primer hito histórico de la independencia de la Argentina.

Conceptualmente, se parte de una visión de lo cultural que excede el patrimonio de las bellas artes. La idea de cultura, que recorre las distintas estrategias esbozadas en el Plan, es dinámica, y se despliega con sus múltiples capacidades de intervención en la conciencia ciudadana. En este sentido, los procesos de producción, circulación y consumo son, todos ellos, instancias que están presentes en el diseño de las propuestas. La interrelación con lo global y su tensión con la redefinición de lo local, así como el impacto económico de las industrias culturales, también dan cuenta de la necesaria especificidad que requieren las políticas culturales.

Tal como en el ámbito de la salud existen mediciones, seguimientos y resultados capaces de evaluar el impacto de determinada política, esto se hace crecientemente necesario en el campo de la gestión cultural. A la luz de las muchas variables puestas en juego en el nivel de los registros simbólicos, identitarios, productivos, económicos, políticos, que la cultura relaciona y potencia, influyendo en forma decisiva sobre la calidad de vida del ciudadano y hacia otras áreas de su interés, corresponde actuar en consecuencia. Resultaría inconcebible un Ministerio o Secretaría de Educación que no registre ni controle los niveles de alfabetización de la población a quien dirige sus políticas. Sin embargo, todavía observamos países o ciudades donde las políticas culturales aun no cuentan con una autonomía institucional de observación y seguimiento ni con presupuestos o herramientas específicas en concordancia con el lugar central que la cultura ocupa en la dinámica social.

Por ello es que el Plan Estratégico ha convocado a los diferentes actores y organizaciones vinculadas a la vida cultural de la Ciudad para que, sin dejar de pensar en acciones concretas en el corto plazo, proyecten a Buenos Aires en su dimensión de crecimiento y desarrollo futuro.

II- Principales líneas estratégicas

El Plan formuló siete líneas estratégicas en un marco de diez años, divididos en: “Buenos Aires Crea, Hacer para Ser”, 2002-2006 –la mirada hacia adentro con todos los actores involucrados–; y “Buenos Aires Crea, Vamos al Mundo”, 2007-2010 –parte de una realidad cultural mejorada, en la que el objetivo es promover a Buenos Aires hacia el exterior como polo cultural latinoamericano y del mundo de habla hispana.

Línea Estratégica 0: Buenos Aires Crea

Línea de organización y funcionamiento del Plan, se orienta hacia los públicos internos de la vida cultural de la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de darlo a conocer, y hacerlos participar en la formulación de propuestas y en la definición de las acciones que les afectan.

Línea Estratégica 1: Buenos Aires Crea Talentos

Tiene por objeto fomentar y estimular a los creadores culturales de todas las ramas del arte, tanto a los reconocidos como a los nuevos talentos, con el propósito de generar un ambiente propicio para la creatividad, y tender puentes para su acceso al mercado cultural y a un mayor reconocimiento social.

Línea Estratégica 2: Buenos Aires Crea Producción

Esta línea se orienta a potenciar la pequeña y mediana industria cultural y las instituciones culturales, mediante la formulación de ayudas a la creación de nuevas empresas e instituciones y la revitalización de las actuales, así como favorecer la instalación de sedes de empresas culturales extranjeras en la Ciudad.

Línea Estratégica 3: Buenos Aires Crea Difusión

Su objetivo es facilitar el uso y consumo de los productos culturales desarrollados en la Ciudad, tanto en espacios públicos como privados. Para ello están previstas acciones conjuntas con instituciones de la sociedad civil y con el sector privado.

Línea Estratégica 4: Buenos Aires Crea Identidad

A través de esta línea estratégica, se busca que el dinamismo cultural de Buenos Aires se muestre en toda la Ciudad, se incorpore a la vida cotidiana de sus habitantes y de sus barrios, y contribuya a la mejora del sentimiento de identidad ciudadana.

Línea Estratégica 5: Buenos Aires Crea en Latinoamérica

Tiene un marcado carácter de promoción exterior y, junto con la Subsecretaría de Turismo, se convierte en el estandarte de la imagen externa de la Ciudad, para contribuir a su posicionamiento como polo cultural latinoamericano. Procura, además, internacionalizar a los creadores y su producción.

Línea Estratégica 6: Buenos Aires Crea en el mundo de Habla Hispana

Esta línea estratégica se complementa con la anterior, ampliando el ámbito geográfico al mercado norteamericano y europeo de habla hispana, para también facilitar la incorporación de Buenos Aires a los mercados más desarrollados.

III- Principales acciones desarrolladas

En sus casi dos años de vida, el Plan ha tenido gran influencia en las políticas y acciones llevadas a cabo por la Secretaría. Sus recomendaciones han encontrado una institución permeable y decidida a llevarlas a cabo.

Los resultados concretos a las líneas establecidas en el Plan, confirmaron una coherencia entre estrategias y objetivos que, desde su propio fortalecimiento, reimpulsa las certezas de una acción encaminada con claridad. Sintéticamente, éstas son algunas de las políticas y acciones desarrolladas, producto de los debates llevados a cabo en el seno del Plan Estratégico.

  • Descentralización de la actividad cultural: la creación de la “Carpa Cultural Itinerante” ha reforzado la presencia cultural en la geografía barrial de la Ciudad, sumada a la ya existente red de centros culturales barriales. El fortalecimiento de las instituciones territoriales encuentra en el Programa “ En mi barrio y en mi club” una herramienta fundamental.
  • Generación de espacios para la exhibición de nuevas tendencias artísticas: tanto la creación de la Sala Villa-Villa, en el Centro Cultural Recoleta, como la inauguración de los Subsuelos de la Casa de la Cultura son excelentes lugares que la Ciudad necesitaba para cobijar nuevas expresiones que no tenían cabida en los espacios o salas tradicionales. El Programa “Estudio Abierto” es otro ejemplo de irrupción en el espacio público, de la mano de la exhibición de nuevas expresiones como el arte digital y el diseño.
  • Fortalecimiento de una política patrimonial, fundamentalmente, en su gran capacidad de generar productos turísticos y circuitos o intervenciones en el espacio urbano: con la creación de la Subsecretaría de Patrimonio se le otorgó verdadera identidad al Casco Histórico de la Ciudad, donde se han realizado numerosas obras y se ha trabajado intensamente con los habitantes de la zona (vecinos, comerciantes, empresarios) La adquisición de documentos históricos fue otras de las apuestas para incrementar el patrimonio cultural de la Ciudad. El trabajo de asesoramiento a los vecinos en aquellas intervenciones edilicias y propuestas destinadas a sus barrios, forma parte de una política de concientización acerca de la importancia del patrimonio cultural. La inauguración del Museo Carlos Gardel ha venido a saldar una gran deuda que tenía la ciudad. El Espacio de Artes y Oficios es otra de las propuestas que brega, no sólo por la no desaparición de oficios tradicionales, sino por la incorporación de nuevos actores con fuertes posibilidades de inserción laboral.
  • La cultura en su dimensión productiva: a fin de atender la dimensión económica de la cultura, se creo la Subsecretaría de Gestión e Industrias Culturales desde donde se ha forjado una importante alianza con la Secretaría de Desarrollo Económico para incorporar a las industrias culturales en los registros e indicadores de la actividad económica de la Ciudad. Se ha puesto en marcha el Programa INCUBA, a través del cual se asiste, en su irrupción en el mercado, a nuevos proyectos productivos seleccionados a través de un concurso. BA Set de Filmación se propone instalar a Buenos Aires como una de las más importantes plazas de filmación en América Latina. El programa Festivales se ha consolidado en estos últimos dos años y, en la reciente edición del V Festival Buenos Aires Tango, se ha incorporado un Campeonato Mundial de Baile, cuya difusión convocó a miles de artistas participantes, aficionados, y turistas. El éxito de este Festival, así como la inauguración del Museo Carlos Gardel, forman parte de una estrategia económica, cultural y turística decidida a instaurar a Buenos Aires como la capital del Tango.
  • Como bien se expresa en el diagnóstico que plantea el Plan Estratégico, hoy no puede pensarse una política cultural sin su vinculación con los medios. En poco tiempo se podrá ver en las pantallas una señal cultural de la Ciudad.

IV- Algunas conclusiones

Con el advenimiento de la burguesía a fines del siglo XVII, el campo artístico logra independizarse de los mandatos clericales y cortesanos, conformando criterios propios de legitimidad. Se constituye así como espacio social, con leyes propias y entramados de actores sociales involucrados en su propia reproducción. Sin embargo, hoy muchos piensan que esa autonomía, capaz de producir saberes específicos, está en riesgo frente al condicionamiento que genera la primacía de lo comercial. Más allá de este último debate, lo que sí es cierto es que la “evolución” que ha experimentado el campo cultural debe ir acompañada por políticas específicas que acompañen y sostengan dicho desarrollo.

Paralelamente, el complejo entramado del campo cultural, sus instancias de producción, circulación y consumo, la reconfiguración de los mercados culturales en el ámbito global, así como el impacto de las nuevas tecnologías y de las industrias culturales en la constitución de los imaginarios sociales, requieren de un Estado atento que, lejos de competir con el mercado, funcione como garantía de equilibrio y articulación.

Este Estado, a su vez, necesita de un espacio de reflexión, proyección y planificación que no se contamine con lo coyuntural del día a día. Este Estado necesita aplicar un dinamismo que sólo es viable desde la certeza de la planificación, la estrategia y la sustentabilidad. Esa trilogía constituye el único pasaje realista al futuro, con todas las potencialidades que este alberga. El Plan Estratégico es uno de los elementos ideados para acceder a ese futuro e instalarse en el nuevo destino que La Ciudad de Buenos Aires merece y empieza a alcanzar.

Jorge Telerman

Químico y periodista. Profesor universitario en la Universidad de Buenos Aires. Fue Embajador de Argentina en Cuba. Ex Secretario de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Es actualmente Secretario de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

 

Estudios y experiencias

Jorge Telerman