Número 1 / Septiembre - Diciembre 2001

La Sociedad de la Información


Presentación

Javier Echeverría
Profesor de Investigación de Ciencia, Tecnología y Sociedad
Instituto de Filosofía
Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Madrid, España


Pocas innovaciones científico-tecnológicas están teniendo tanta repercusión en las sociedades contemporáneas como las redes telemáticas, y en concreto Internet. Por ello, este primer número de la revista electrónica CTS+I de la OEI está dedicado a analizar el impacto social de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) desde una perspectiva iberoamericana.

Los estudios de ciencia, tecnología y sociedad (CTS) han mostrado las profundas interrelaciones entre los avances científicos, las innovaciones tecnológicas y el cambio social. Las TIC son un ejemplo canónico al respecto, pues plantean el reto del desarrollo de la sociedad de la información y el conocimiento en todo el mundo. Los países iberoamericanos no son una excepción, y aunque no han sido pioneros en estas tecnologías, sí que están afrontando a ritmo acelerado el desafío, que numerosos autores comparan con las grandes revoluciones técnicas de la historia de la humanidad. En el Cono Sur, en Brasil, en México y también al otro lado del Atlántico, en España y Portugal, los gobiernos, las administraciones, las empresas, las universidades, los medios de comunicación y, en general, los principales agentes sociales, informatizan sus actividades, crean infraestructuras y redes de banda ancha, abren páginas Web en Internet, fomentan el comercio electrónico y comienzan a desarrollar nuevas formas de educación y formación no presenciales, a distancia, virtuales. Se compara la emergencia de la sociedad de la información (SI) con la de la civilización industrial y, pese a los riesgos indudables que este cambio plantea, parece imponerse la idea de que sería suicida negarse a introducir las TIC en los más diversos ámbitos de la vida social. Las TIC están transformando profundamente la economía porque permiten generar riqueza a distancia y en red, superando las fronteras geográficas y políticas. La economía informacional (economía-red, nueva economía) no está basada en los recursos naturales ni en las materias primas, sino en los flujos electrónicos de información que generan conocimiento e innovación. Los Estados Unidos de América (economía digital), Japón (de donde procede la idea de una sociedad de la información), Europa (programa e-Europa de la UE para impulsar la Europa electrónica), Canadá, Australia, los tigres asiáticos y otros muchos países promueven políticas muy ambiciosas en relación a las tecnologías de la información y la comunicación, y no sólo por su impacto económico, sino también social, cultural y lingüístico.

¿Qué pensamos los iberoamericanos de todo esto? ¿Qué hacemos? Este primer número de la revista CTS+I no pretende ofrecer una respuesta a estas dos preguntas, pero sí intenta abrir un foro de debate asincrónico y telemático sobre estas cuestiones, con el fin de que, partiendo de unas primeras contribuciones, los lectores y visitantes de la página Web de la OEI puedan hacer sus propias aportaciones, críticas y propuestas. A través de las diversas secciones de esta revista electrónica, se quiere mostrar que en Iberoamérica también germinan ideas, iniciativas y acciones concretas para promover la sociedad de la información y el conocimiento en sus diversos países, así como en la región. El Océano Atlántico, la Cordillera, la Amazonia, el canal de Panamá y el Caribe siguen y seguirán existiendo, pero ahora nos separan menos que antes, porque gracias a las TIC podemos interconectarnos, contrastar experiencias e intercambiar ideas con el fin de converger en el espacio electrónico. Las redes telemáticas unen y permiten aunar esfuerzos, contrastar programas, compartir recursos, transferir tecnología y conocimientos. Ante todo, nos exigen replantearnos el papel que puede desarrollar la comunidad iberoamericana en el nuevo escenario reticular, electrónico y digital que se va configurando en el planeta. El futuro inmediato de la ciencia, la cultura y la educación en Iberoamérica estará profundamente marcado por la respuesta que demos a este desafío. ¿Nos resignaremos a la infopobreza? ¿Promoveremos políticas de alfabetización digital? ¿Lograremos modernizar tecnológicamente las administraciones públicas? ¿Apoyaremos las iniciativas empresariales que intentan ganar cuotas de mercado en la economía informacional y el comercio electrónico? ¿Nos convertiremos en teletrabajadores, al menos parcialmente? ¿Impulsaremos la innovación tecnológica? ¿Seremos capaces de trasladar la enorme diversidad de conocimientos que anida en las culturas iberoamericanas al nuevo espacio electrónico? ¿Llegaremos a crear redes iberoamericanas en el mundo digital? ¿Se ahondará la brecha digital que ahora separa a nuestras sociedades de aquellas que más han avanzado en el desarrollo de la sociedad de la información?

Las preguntas son graves y tienen difícil respuesta. Es tiempo de que las afrontemos, utilizando para ello las propias tecnologías que sirven como catalizadoras de esta gran transformación social. Es tiempo de que nos conozcamos mejor, de que discutamos y cooperemos a través de las redes, de que intercambiemos conocimiento y preocupaciones que, como podrá comprobarse en esta revista virtual, son comunes a todos nosotros, aunque las veamos desde perspectivas diferenciadas.

Para empezar, la OEI ha invitado a prestigiosos especialistas de cuatro países iberoamericanos (Argentina, Brasil, España, México) a exponer sus ideas sobre las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones y su impacto social. Los cinco artículos que componen el núcleo de este primer número de la revista CTS+I de la OEI, así como los dos estudios que se presentan, abordan temas distintos, pero todos ellos giran en torno a cuestiones centrales para interpretar el cambio generado por las TIC desde una perspectiva iberoamericana. Hora es de que los pensadores, profesionales y expertos iberoamericanos en los estudios CTS dispongan en un foro electrónico al que puedan aportar sus experiencias, sus datos y sus perspectivas de análisis con el fin de profundizar en el conocimiento de lo que podrá ser la sociedad de la información en los diversos países iberoamericanos, y sobre todo entre ellos.

Para iniciar el debate, Javier Bustamante afirma que la declaración de Derechos Humanos de 1948 ha de ser reinterpretada en el nuevo espacio social generado por las TIC. Juan Carlos Del Bello expone ampliamente la experiencia de la Universidad Nacional de Quilmes (Argentina) al crear en 1998 su Universidad Virtual (UVQ). Guilherme Ary Plonski analiza los riesgos que se derivan de las diversas formas de desconocimiento a la hora de construir la sociedad de la información y el conocimiento y resume lo realizado por la Universidad de Sao Paulo para desarrollar una Universidad Virtual en Brasil. Fernando Sáez-Vacas ofrece un marco conceptual para reflexionar sobre el impacto de las TIC en la esfera del conocimiento (noosfera, noocultura) y Raúl Trejo compara Internet con otras tecnologías de la información, como la televisión, profundizando en el problema de la brecha digital abierta por las TIC en el mundo actual. En la sección de estudios, Mario Albornoz ofrece un amplio panorama de las políticas científico-tecnológicas en América Latina y Daniel Gil, Amparo Vilches y Mónica Edwards analizan el contenido de la exposición del Museo de La Villette (Paris) sobre "El Jardín Planetario. Reconciliar al hombre con la naturaleza".

Más allá de la competencia de sus autores y de la calidad de sus contribuciones, lo que queda claro es que los mismos problemas preocupan en todos los países iberoamericanos. Compartir ideas, intercambiar experiencias y discutir las iniciativas y propuestas de unos y otros es el objetivo principal de esta revista electrónica. Para ello, se abren otras secciones, como la de debate, a la que son invitados a colaborar todos los lectores, visitantes y suscriptores de esta página Web de la Organización de Estados Iberoamericanos. Partiendo de los artículos publicados en este número de CTS+I, se anima a los lectores y lectoras a que envíen sus comentarios, críticas y sugerencias sobre los temas abordados por los cinco autores invitados. El debate será moderado desde la administración de la revista CTS+I y estará abierto mientras se sigan recibiendo aportaciones de lectores y lectoras, más los propios autores, caso de que quieran intervenir para matizar y clarificar sus propuestas.

La revista electrónica CTS+I también cuenta con una sección de reseñas de libros y páginas Web especializadas en los estudios de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación. Por último, la Sala de Lectura pone a disposición de los visitantes de esta página Web una serie de libros y artículos sobre Ciencia, Tecnología y Sociedad, amablemente cedidos para su difusión por autores y editores de libros y revistas.

Confiamos en que las secciones de debate, lectura y recensión vayan creciendo en los próximos meses. El número que ahora se presenta sólo es la punta del iceberg de lo que este mismo número será dentro de un tiempo, conforme los lectores y lectoras de CTS+I vayan aportando sus propias contribuciones a lo que, para iniciar el debate y la reflexión, se presenta ahora.

Como editor de este primer número, agradezco muy sinceramente la colaboración de todos los autores y autoras en la puesta en marcha de este proyecto de revista electrónico. La Sociedad Iberoamericana de la Información también se construye así: dialogando sobre temas y problemas de común interés. Conforme la experiencia se vaya consolidando, se abrirán nuevas secciones en la revista CTS+I de la OEI. Estamos abiertos a sus sugerencias y a sus colaboraciones enviando comentarios a lo aquí publicado, proponiendo nuevos temas monográficos y, por supuesto, publicando recensiones y estudios sobre lo que se publica y se hace en Iberoamérica y en el mundo en el marco de los estudios CTS+I.


Participar en el Debate    

Portada

Monográfico

Contactar