Incio Programa Inicio OEI

Está en:
OEI - Programas - Educación en Valores - Sala de lectura

Experiencia: La Constitución
Teresa Garrell Traveria Coordinadora Pedagógica del IES Lauro de Les Franqueses del Vallès

El Instituto de Enseñanza Secundaria LAURO es un centro de titularidad pública. Inicio su actividad en el curso 1996-97 y de manera provisional está instalado en módulos prefabricados.

Se encuentra ubicado en el termino municipal de Les Franqueses del Vallès. Este municipio únicamente cuenta con nuestro centro para la enseñanza de los 12 a los 18 años.

El alumnado del IES Lauro proviene de una zona rural y de una zona urbana. Hay un porcentaje de un 25 %, de un total de 420, de alumnos procedentes de otros países, principalmente de Marruecos. Esta configuración comporta que los chicos y chicas muestren pocos conocimientos de la identidad municipal. La diversidad geográfica, en algunas ocasiones, implica diversidades culturales y socioeconómicas que complican la difícil tarea de convivir juntos, a partir de unas normas acordadas y compartidas por todos.

El profesorado durante el primer año reflexionó acerca de la necesidad de una acción pedagógica tanto escolar como social, así como hallar la mejor manera de incidir en la persona y fundamentalmente sobre el entorno que colabora en su formación y educación.

En nuestras discusiones iniciales nos acompaño el interrogante que plantea Miquel Martínez en su libro El contrato moral del profesorado pág. 52: ¿EXISTEN CRITERIOS PARA EDUCAR EN UNA SOCIEDAD PLURALISTA? y, como el suscribe, consideramos importante el cultivo de la autonomía personal y de todas las capacidades de la persona que le permiten resistir la presión colectiva e impedir la alienación de su conducta.

Disponibilidad hacia el diálogo como la mejor forma, la única forma legítima, de abordar conflictos y las diferencias entorno a aquellas cuestiones en las que no coincidimos.

Cultivo de aquellas disposiciones volitivas y emocionales de la persona que le permiten ponerse en el lugar del otro y perseverar a través de la constancia y el esfuerzo para aceptar y respetar la diferencia

A partir de este interrogante y de su respuesta hemos procurado que nuestro Proyecto Educativo se base en los valores de:

Creemos que el profesor debe ser cada vez más un gestor del conocimiento y un mediador de conflictos que un instructor y transmisor de conocimientos, para ello en el Plan de la Acción Tutorial se han descrito tres ámbitos de actuación:

1. Educación en valores, hábitos de convivencia y participación en el centro. Este ámbito se lleva a la práctica en el crédito de tutoría mediante los siguientes instrumentos:

2. Mejora de la Autoestima y respeto por las diferencias. Este ámbito tratará de desarrollarse a través de:

3. Orientación social como ciudadanos, como consumidores y como futuros profesionales.

Se observa que es muy relevante el papel del instituto en la formación de los ciudadanos implicados y conscientes del mundo en que viven. El mejor camino para trabajar la voluntad y la acción social creemos que es la vivencia directa, la de formarse y la de implicarse en aspectos concretos del instituto. Por estos motivos hemos previsto que:

Estamos convencidos que lo que verdaderamente se aprende a lo largo de la vida es lo que se vive.

La educación moral debe integrarse en el currículum como algo vivo que impregna el conjunto de la vida escolar y que afecta por tanto a la vida en general, a partir de esta premisa pensamos que nuestro reglamento de régimen interno no tenía que ser planteado desde la óptica de la sanción y el castigo sino desde la perspectiva del respeto, el diálogo y el esfuerzo mutuo tanto del profesorado como del alumnado. Diseñamos unas normas de convivencia que nos permiten crear comunidad y a la vez regular los derechos y deberes que han de ser respetados y llevados a la práctica a partir de la conciencia democrática y del principio de tolerancia y respeto entre los miembros de la comunidad educativa.

Debemos recordar que la educación en valores debe potenciar las dimensiones de la persona que favorezcan su implicación en proyectos colectivos y la toma de conciencia de su dimensión pública y política como ciudadanos. Nuestros alumnos cuando finalicen su escolaridad tendrán unos derechos y deberes con la sociedad de la cual forman parte, por ejemplo a los dieciocho años podrán escoger, mediante el derecho al voto, a los representantes políticos.

Desde el centro educativo debemos enseñar a nuestro alumnado a tomar decisiones, a comprometerse en la comunidad, a plantear sus demandas, a compartir distintos puntos de vista, a ser críticos y comprometidos con sus iguales y con el entorno más próximo.

NUESTRA CONSTITUCIÓN. NORMAS DE CONVIVENCIA DEL INSTITUTO pretende facilitar el aprendizaje para vivir en una sociedad plural y democrática

Articulo 1 : Definición. El instituto Lauro se constituye como centro educativo de educación secundaria, que propugna como valores superiores de la convivencia : el respeto, el diálogo, el esfuerzo y el ánimo de superación.

Articulo 2 : Miembros de la comunidad educativa. El instituto es una comunidad formada por alumnos, profesores, personal no docente y padres; regido a través del Consejo Escolar, en el cual cada sector está representado.

Articulo 3 : Derechos y deberes. Cada uno de estos colectivos tiene unos derechos y unos deberes, en relación al conjunto de la comunidad del instituto, que han de ser respetados para conseguir un clima de convivencia positivo, indispensable para realizar un buen trabajo.

Articulo 4 : Toma de conciencia del uso y conservación del instituto. Es deber de todos velar por la conservación de las instalaciones y material escolar. Ello implica, entre otras cosas, procurar el ahorro de energía y gestionar adecuadamente nuestros recursos ( apagar las luces, no abrir ventanas y puertas con la calefacción en funcionamiento, ...).

Articulo 5 : Cuidado del entorno. El entorno limpio y agradable del centro es una tarea de todos, ésta se concreta en pequeñas acciones cotidianas como: no tirar papeles al suelo, ahorrar el papel, no malgastar el agua, respetar las plantas y los árboles...

Articulo 6 : Todos somos responsables de la educación. Todos juntos hemos de ser responsables de la tarea que la sociedad nos ha encomendado y, en consecuencia, la puntualidad, la buena organización de los trabajos y responsabilidades ( traer el material necesario para cada clase, hacer los deberes, entregar la información a los padres...) es indispensable para el buen funcionamiento del instituto.

Articulo 7 : Favorecer buen clima en el aula. Las clases son nuestro principal ámbito de aprendizaje. Por este motivo hemos de facilitar, cada uno de nosotros, el clima de colaboración que se concreta en:

Articulo 8 : Aceptación de la diferencia. Todos somos diferentes y estas diferencias ( de cultura, de gustos, de maneras de vestir, de aspecto físico, de maneras de pensar...) han de servir para enriquecernos y no separarnos. Se han de evitar, por tanto, las provocaciones y las faltas de respeto que conducen a generar conflictos y crispar el ambiente.

Articulo 9 : Representantes del instituto. Todos somos representantes del instituto Lauro, tanto si estamos dentro como fuera de él. Durante las salidas y en todas las actividades extraescolares hemos de ser respetuosos y demostrar la buena educación que promovemos ( respetar el transporte, las instalaciones del lugar donde vamos, seguir las instrucciones de los guías o monitores...)

Articulo 10 : Estudiamos para aprender a convivir en sociedad. El no respeto a estas normas que nos implican a todos, entendemos que supone no respetar los principios básicos de convivencia y por tanto el no cumplimiento de las mismas invalida la posibilidad de obtener el reconocimiento social y el título académico, porqué a demás de aprender contenidos curriculares sobretodo estudiamos para aprender a convivir en sociedad. Por esta razón, cualquier acción y actitud que rompa estas pautas de convivencia ha de comportar el tratar el problema con el grupo clase (tutoría), individualmente con el tutor y los padres, y, si se cree conveniente, con la dirección del centro, para poder reflexionar sobre la cuestión y evitar que se vuelva a producir, así como arbitrar las medidas oportunas en cada caso.

Cada uno de estos artículos se ha concretado como trabajarlo desde la comunidad escolar, la tutoría, el profesorado en general, el alumnado, las familias y se han especificado los principios generales de actuación ante la negligencia, los cuales se concretan en:

El proceso de elaboración de la constitución y las normas de convivencia ha sido el siguiente: el director del centro y coordinación pedagógica diseñan una propuesta que presentan al claustro de profesores; el equipo de profesores discute la propuesta hace las modificaciones que cree oportunas y se presenta al Consejo escolar donde están representados los distintos miembros de la comunidad educativa: equipo directivo, profesorado, alumnado, padres y madres de alumnos, personal administrativo y de servicios, representante municipal donde se intercambian distintos puntos de vista y se aprueba la redacción definitiva.

Las normas de convivencia periódicamente se revisan y se actualizan.

De nuevo nos hacemos nuestras las afirmaciones de Miquel Martínez : Educar en y para la democracia es más arduo y exige más constancia incluso que luchar por la democracia.

La educación en valores deber procurar un aprender a aprender para ello el educador/a y el profesorado en general, debe propiciar condiciones que favorezcan tal aprendizaje en valores y no tan sólo enseñar valores. La persona es fruto de un diálogo con el medio, con su historia, con las otras personas y consigo misma.

La educación moral y en valores éticos para la democracia no se alcanza sólo a través de vías racionales. Son de fundamental transcendencia las dimensiones emocionales y volitivas de la persona. Sin un programa de educación en valores que atienda a aquellos aspectos del desarrollo y aprendizaje en los ámbitos afectivos, de los sentimientos y las emociones y a aquellos relativos a la voluntad y al esfuerzo, es difícil abordar la construcción de personalidades morales que procuren hacer coherentes juicio y acción, pensamiento y conducta.

Abril de 2001

  Formulario de suscripción gratuita a las Novedades del Programa Educación en Valores

Sala de lectura
Educación en Valores

Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |