Principal OEI

Monografías virtuales
Ciudadanía, democracia y valores en sociedades plurales

Línea temática: Valores y tecnologías de la información y comunicación

ISSN 1728-0001

 Vivencias

<< Volver

 

Proyecto telemático internacional para desarrollar las dimensiones de la personalidad moral en la educación universitaria

Elena Noguera Pigem

Este artículo ofrece una descripción introductoria a la realización de un proyecto telemático internacional entre dos universidades a partir de un estudio de caso. Se pretende desarrollar las dimensiones de la personalidad moral para una mejor convivencia.

Introducción

En la asignatura optativa de Fundamentos Pedagógicos de las Nuevas Tecnologías ofrecida por la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Barcelona de Cataluña, se ha trabajado a partir del marco del proyecto telemático internacional Kosko (Knowing Our Students, Knowing Ourselves) organizado por el Center for the Language Minority Education and Research(1), del College of Education de la California State University en Long Island, California, Estados Unidos. En el curso 2003-2004, el trabajo central en la asignatura ha sido un estudio y simulación de un caso diseñado por Mariano Martín en colaboración con la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Ciencia, la Cultura y la Educación (OEI), que se ha realizado presencialmente en el aula, ordinaria y de ordenadores, y virtualmente con la Universidad de Guayaquil, Ecuador.

Conceptualización teórica

Apostamos por el uso de las tecnologías de la información y la comunicación; concretamente las redes de telecomunicaciones educativas en Internet para fomentar el diálogo en un entorno diverso, interdependiente y globalizado, a través de la conexión de estudiantes universitarios mediante proyectos telemáticos que eduquen para la convivencia y amplíen y potencien el contacto con otras personas y realidades. Esto nos ayuda a construir una personalidad moral autónoma y dialogante, necesaria para aprender a vivir y convivir.

El papel de la educación es aprovechar la diferencia y la diversidad de nuestro entorno para enriquecernos personalmente. Es necesario partir del trabajo pedagógico desde un modelo de educación moral y en valores, mediante el uso de las herramientas telemáticas que favorezcan el desarrollo de las dimensiones de la personalidad moral y construyan ciudadanos tolerantes y abiertos.

La educación para la convivencia implica la adquisición de competencias o habilidades sociales que faciliten la comunicación y el diálogo. Ponerse en la piel del otro, asumir las diferencias como un hecho normal en una sociedad compleja y diversa, ser respetuoso/a y tolerante, es un aprendizaje que se realiza poco a poco, mediante la apropiación de valores culturales que hacen del diálogo y la tolerancia, una manera de vivir. Eso nos obliga a introducir en los procesos educativos, como actividad fundamental, el diálogo interpersonal crítico e impulsar progresivamente actitudes de colaboración entre el alumnado, para hacer del diálogo y la cooperación recursos básicos en la enseñanza. Y esto se vuelve indispensable en contextos universitarios.

Una vez fundamentada la necesidad de potenciar el desarrollo de la personalidad moral en un contexto de comunicación internacional, pasaremos a detallar las acciones han sustentado las ideas expuestas. Hemos utilizado las tecnologías de la información y la comunicación como una metodología motivadora, tal como exponemos a continuación, al considerarlas como herramientas para potenciar el desarrollo de las dimensiones de la personalidad moral a partir de la adaptación metodológica de las estrategias de educación moral y en valores para una mejor convivencia.

Algunas cuestiones esenciales a tener en cuenta:

  • Las TIC promueven una motivación en el alumnado para aprender, dado que tiene acceso a un conocimiento más atractivo, más activo y más vinculado a su realidad vital, lo que potencia su autoestima.
  • El hecho de promover la interdisciplinariedad y la transversalidad favorece la formación integral del alumnado.
  • La interacción entre iguales permite y potencia el contacto humano en su dimensión más afectiva.
  • La retroalimentación continuada ayuda a la reafirmación de las ideas, la creación de hábitos y la adquisición de estrategias cognitivas para organizar la información.
  • La confrontación de puntos de vista diferentes provoca un conflicto cognitivo que genera la construcción de conocimiento. La igualdad de oportunidades donde todo el mundo puede ser emisor y receptor en las mismas condiciones y expresa la propia opinión libremente.
  • Se asume la diversidad como recurso de aprendizaje al apreciar los aportes de todo el mundo como valiosas.
  • La perspectiva y el compromiso social potencia la dimensión internacional y ayuda a desarrollar el pensamiento global del alumnado.

Tenemos que pensar en la necesidad de potenciar en los centros educativos universitarios y sobre todo en los que forman profesionales relacionados con la educación, la dimensión internacional como medio de conocimiento del mundo que nos rodea y de las personas que formamos parte de él. Esta mirada puede facilitar el propio conocimiento junto con la tolerancia y la comprensión hacia otras culturas y sociedades. En definitiva, apostamos por el escenario internacional como medio para el diálogo, la reflexión y la mejora de las relaciones entre los ciudadanos del mundo.

Las redes de telecomunicaciones educativas nos ayudan a alcanzar este reto. En este mundo interdependiente, intercultural y plural, las relaciones y comunicaciones son cada vez más necesarias para el desarrollo. A través de esta reciprocidad e interdependencia se potencia la identidad, la capacidad social de la reflexión, la autonomía personal, la calidad de las comunicaciones interpersonales, grupales y comunitarias en general; además de la responsabilidad personal y social.

Consideramos que en la universidad hace falta organizar al alumnado desde los conceptos de diálogo, enriquecimiento mutuo y aceptación de la diversidad. Las herramientas telemáticas nos brindan la oportunidad de partir de estas premisas. Se pueden organizar grupos de alumnos colaborativos y cooperativos dentro de los centros, que establezcan relaciones de interdependencia. Este tipo de actividad, puede favorecer tanto el compromiso individual como el del grupo, al intensificar la autoestima del alumnado y la importancia del propio valor, como la necesidad de ayudarse mutuamente. A su vez, crea un sentido de responsabilidad al ayudar al alumnado a pensar en equipo.

Los beneficios de esta metodología de trabajo recaen igualmente con alumnado con diferente facilidad de aprendizaje. Se constata que los integrantes de los equipos colaborativos y cooperativos han de aplicar habilidades de comunicación como escuchar activamente, comprender los puntos de vista de los otros/as y discrepar sin peleas con el fin de funcionar con éxito. Aprenden a comprendrerse y a trabajar juntos/as para resolver problemas que consideran importantes. Mediante el aprendizaje colaborativo y cooperativo con soporte tecnológico aumenta el nivel de razonamiento porque tienen que trabajar intercambiando puntos de vista y resolviendo conflictos cognitivos; a la par que deben poner en juego la memoria a largo plazo, el dominio de la información, la transferencia de conocimiento, las habilidades en la resolución de problemas, etcétera.

También hace falta que tengamos en cuenta la netiquette o ética de la red. Hace falta que los usuarios de la red conozcan y sigan esta normativa Es decir, un conjunto de normas para comportarse adecuadamente al utilizar los servicios y herramientas que nos ofrece Internet, como respetar el tiempo y la privacidad de los otros, compartir el conocimiento y no escribir con letras mayúsculas..

Optamos por un modelo educación basado en la construcción racional y autónoma de valores en situaciones de interacción social con unos criterios que fomentan la autonomía personal y todas las capacidades de la persona que le permiten resistir la presión colectiva e impedir la alineación de su conducta. Al mismo tiempo, se incentiva al diálogo como la mejor y única forma legítima de abordar los conflictos y el cultivo de aquellas disposiciones volitivas y emocionales de la persona que le permitan ponerse en el lugar del otro, perseverar a través de la constancia y el esfuerzo para aceptar y respetar la diferencia y las contrariedades como valiosas.

Esta forma de educación en valores éticos que proponemos, no aborda en primera instancia la transmisión de determinados valores, sino el aprendizaje y la promoción de las diferentes capacidades y dimensiones de la personalidad moral de los educandos (autoconocimiento; autonomía y autorregulación; capacidad de diálogo; capacidad para transformar el entorno; comprensión crítica; empatía y perspectiva social; habilitados sociales por la convivencia y razonamiento moral, etcétera) para que ellos mismos sean capaces de construir y optar, de forma legítima, por la matriz de valores que crean más completa y conveniente.

En este caso, se trata de utilitzar las redes telemáticas para adaptar y ofrecer actividades que utilizan las estrategias de la educación moral y en valores: clarificación de valores, diagnóstico de situación y dilemas morales, rol-playing, comprensión crítica, construcción conceptual, habilidades sociales, etcétera; para potenciar las diferentes dimensiones de la personalidad moral. Hay que contar con diversos criterios para adaptar estas estrategias en el ámbito telemático; por ejemplo, cada una de ellas puede ser ofertada por el profesorado o creada por el mismo alumnado. Esta posibilidad es interesante por la diversidad y riqueza que representa el poder tener diferentes grupos-clase participando desde diferentes realidades, culturas y países.

En definitiva, la convivencia intercultural solo será posible si en nuestros proyectos pedagógicos integramos el cultivo de nuestra identidad cultural, personal y colectiva, la comprensión del otro y de las otras culturas así como la capacidad de autocrítica y de diálogo. Sin duda, las redes telemáticas con un trabajo pedagógico adecuado nos ayudan a conseguirlo.

Participación en el proyecto telemático universitario

El Center for the Language Minority Education and Research del College of Education de la California State University en Long Island, California, Estados Unidos, desarrolla diversas actividades telemáticas para futuros maestros/as, educadores/as, pedagogos/as, etc. Esta institución realiza una formación inicial para que posteriormente se desarrollen estos tipos de proyectos en los centros escolares y educativos.

El caso que se ha realizado en la asignatura de Fundamentos Pedagógicos de las Nuevas Tecnologías ya había sido elaborado previamente para trabajarlo presencialmente en el aula con distintas edades, desde la Educación Secundaria a la formación del profesorado. Hemos adaptado la actividad diseñada por Mariano Martín con la OEI. Utilizamos las tecnologías de la información y la comunicación para llevar a cabo una actividad telemática que ha puesto en contacto al alumnado de la Universidad de Barcelona, Cataluña, España, con la Universidad de Guayaquil de Ecuador.

En la asignatura Fundamentos Pedagógicos de las Nuevas Tecnologías, el proyecto se ha desarrollado a lo largo del primer semestre del curso 2003-2004 y se ha distribuido en las siguientes fases:

Proyecto Kosko

a) Septiembre: presentación del estudio y simulación de un caso dentro del proyecto internacional Kosko.

b) Octubre: Realización del estudio de caso presencial y a distancia.

  • Presentación del caso en el grupo-clase.
  • Creación de equipos de trabajo.
  • Distribución de tareas y roles entre los miembros de cada equipo.
  • Análisis del caso y planteamiento de los primeros interrogantes (resolución de dudas).
  • Trabajo en grupo presencial y con la otra universidad.
  • Desarrollo de las diferentes fases de trabajo y entregas parciales.
  • Exposiciones parciales del trabajo y debate sobre el proceso a nivel de grupo-clase.
  • Realización de consultas a las sesiones tutorizadas.

c)Noviembre: Simulación y resolución del caso presencial y a distancia.

  • Exposición mediante debate (presencial y a distancia) de los diferentes grupos.
  • Entrega escrita del trabajo realizado (presencial y a distancia).

d) Diciembre: evaluación de los estudiantes del proyecto y de su proceso y resultado.

e) Enero: evaluación del proyecto y elaboración del informe.

La experiencia se inicia con la invitación del Center for the Language Minority Education and Research para participar en el proyecto Kosko.

Previamente a la actividad del estudio y a la simulación de un caso hacemos la la presentación del proyecto Kosko y luego la nuestra, a nivel individual y grupal. A continuación realizamos el estudio de caso presencial y a distancia con la actividad que describiremos a continuación.

Todo el alumnado recibe una noticia ficticia y cada uno de los grupos participantes un documento que corresponde a distintas organizaciones.

La noticia ficticia es sobre unos padres que quieren educar a su hijo mediante Internet y no escolarizarlo en un centro. La OEI, representada conjuntamente por un grupo del grupo-clase en la Universidad de Barcelona, y uno de la Universidad de Guayaquil, Ecuador, organizan una conferencia para hablar del tema. En esta asisten cuatro entidades y organizaciones para defender su postura. Cada una de estas entidades está compuesta por el alumnado de las universidad española y la ecuatoriana. Los grupos representantes son Cise, Paideia, Feli y Cemere. Cise corresponde a un sindicato de profesorado, Paideia a un foro de educadores -ambos defienden la educación escolarizada„Ÿ, Feli representa a una asociación de padres y madres que defienden la educación por Internet, y Cemere a una empresa que introduce las tecnologías de la información y la comunicación en el campo educativo.

A parte de la noticia ficticia y la descripción de cada uno de los grupos como documentación escrita para facilitar la participación en la reflexión y resolución del caso, contamos con tres documentos pautados para el alumnado que facilitan sus respuestas de manera organizada y sistemática.

Evaluación del proyecto

Como toda actividad pedagógica, hay que realizar una evaluación del desarrollo del proyecto telemático, tanto del proceso como del producto. Se debe considerar el proyecto en sí y la evaluación de proceso de enseñanza-aprendizaje realizado por el alumnado, a título individual y/o grupal.

El desarrollo de un proyecto telemático cuenta con diversas fases: inscripción de los participantes, presentaciones de estos, realización de actividades, clausura y evaluación del proyecto. En esta última fase, además del proceso global, se debería tener en cuenta la gestación del proyecto.

No se puede decir que un proyecto que completa todas estas fases sea exitoso (hay múltiples criterios para evaluarlo). No obstante, cumplir con todo el ciclo de vida de un proyecto constituye una indicación de éxito, dado que se ve su valor por el compromiso y dedicación mostrados por los participantes: se ha hecho una buena difusión y ha atraído participantes de diversas localidades geográficas; ha sido clarificado y adaptado a las situaciones y condiciones específicas de cada uno de ellos; se ha organizado a partir del consenso del grupo; el resumen de las descripciones de las actividades del proyecto se ha hecho esmeradamente y se ha compartido con los otros, etcétera.

Para evaluar el proceso de enseñanza-aprendizaje del alumnado, tanto en del proceso como del producto, habrá que tener en cuenta a cada uno de los contenidos, así como los procedimientos, conceptos y valores.

Al finalizar el proyecto telemático, se ha diseñado una batería de preguntas para contestar a nivel individual y grupal por parte del alumnado quien, de manera conjunta, ha variado la batería de preguntas iniciales según las necesidades que ha creído oportunas.

En general creemos que las ventajas de este tipo de proyecto (concretamente en el caso descrito) se encontró en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, la dimensión internacional que presentó y la necesidad de aprendizaje de lenguas extranjeras para comunicarse con otros centros, también participantes en el proyecto Kosko de lengua inglesa. Como inconvenientes: las dificultades para acceder a recursos tecnológicos y el uso de las lenguas extranjeras, que requirió de mucha atención y dedicación en la coordinación y en la participación; la falta de organización de las conferencias electrónicas y las intervenciones. El enriquecimiento cultural también tuvo sus inconvenientes, en este caso, al trabajar con dos hemisferios diferentes que poseen ritmos y horarios distintos volvieron lento el desarrollo del proyecto.

Bibliografía

AA.VV. (1998): Educación, valores y democracia, Madrid, OEI.

BUXARRAIS, M.R. ; MARTÍNEZ, M.; PUIG, J.M.; TRILLA, J. (1990) : La educación moral en primaria y en secundaria. Ministerio de Educación y Ciencia, Madrid, Edelvives.

HARASIM, L.; HILTZ, S.R.; TUROFF, M.; TELES, L. (2000): Redes de aprendizaje. Guía para la enseñanza y el aprendizaje en red, Barcelona, Editorial Gedisa y Edicions de la Universitat Oberta de Catalunya.

(1) Pueden conocerse esta y otras actividades del Center for Language Minority Education & Research a través de la página http://www.clmer.csulb.edu

<< Volver