Está en:
OEI - Cumbres y Conferencias - XI Conferencia de Educación -

OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos

Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura

Cumbres Iberoamericanas

XI Cumbre

XI Conferencia Iberoamericana de Educación

Valencia, España, el 27 de marzo de 2001

Discurso del Secretario General de la OEI, Francisco Piñón en el acto de entrega de la Medalla de Oro de la OEI al Presidente de Gobierno de España, D. José María Aznar, en el marco del 68ª Reunión del Consejo Directivo de la OEI y la XI Conferencia Iberoamericana de Educación.
(Valencia, 26 de marzo de 2001)

Señoras y señores,

Estimado Señor Presidente:

El Consejo Directivo de la OEI agradece su visita a este cuerpo directivo. Su presencia constituye un símbolo de la importancia que posee la educación para todos los pueblos de Iberoamérica.

Son éstos, intensos días de trabajo, en los que realizamos la reunión bienal del Consejo Directivo, la constitución del Patronato de la Fundación Iberoamericana para la Educación, la Ciencia y la Cultura, y finalmente mañana, la undécima Conferencia Iberoamericana de Educación, que convocamos anualmente y que alimenta de propuestas a las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos.

Las señoras y señores ministros y jefes de delegación aquí presentes, han hecho un alto en sus ocupaciones cotidianas para permitirnos tener esta oportunidad de reflexionar y construir visiones y estrategias comunes.

Son muchos los problemas que afrontamos, diferentes y con diversas manifestaciones. La posibilidad de dialogar alrededor de ellos es la de construir en el territorio opciones solidarias y de confianza mutua. Esto es posible, porque Iberoamérica tiene una historia común, con una sólida pauta de relaciones que forjó una identidad plural y multifacética, que se proyecta segura en esta etapa de mundialización.

La educación de calidad ocupa hoy un lugar entre los temas centrales de nuestras sociedades. Cada vez más, se resalta y asume la importancia de la educación en la constitución de la justicia en la sociedad, ejerciendo un papel compensador de las desigualdades, así como de instrumento de la ampliación del capital social.

En particular, durante la última década, la educación ha tomado un cariz muy dinámico. Todos los países han definido políticas educativas que los han llevado a reformas profundas y ambiciosas, orientadas a ampliar y consolidar la atención de niños y jóvenes, tanto en la educación primaria, como en la enseñanza media.

De esta manera, los Estados han reconocido el sentir de la sociedad, dando a la educación un lugar central en las respectivas agendas políticas de sus gobiernos. Sin embargo, este gran esfuerzo ha resultado insuficiente en términos de equidad para los más desprotegidos y marginados.

Los cambios curriculares han sido orientados a responder a los nuevos retos que la globalización y mundialización plantean en nuestra región. La incorporación de las nuevas tecnologías a la educación, como un elemento dinámico en el proceso de enseñanza-aprendizaje, aparece como un elemento central dentro de esta estrategia.

La relación con el mundo del trabajo es creciente, con mayores articulaciones entre las empresas y sus organizaciones con las instituciones escolares. El sistema educativo es consciente de su responsabilidad en el incremento de la competitividad. Con instituciones de innovación tecnológica apropiada, puede crear las sinergias que impulsen al desarrollo a algunas de nuestras zonas más rezagadas.

Para ello ha sido, y es necesario, modernizar la gestión, tanto administrativa como pedagógica, generando y fortaleciendo las instancias descentralizadas o desconcentradas, según los casos. Después de décadas de fuerte centralización, la escuela y el instituto han retornado al centro de la escena, y con ellas directivos, docentes, familias y la comunidad van asumiendo nuevas responsabilidades.

Sin embargo, y a pesar de su importancia, los esfuerzos encarados por los países no alcanzan. Es necesaria una acción positiva desde instancias colaborativas internacionales. Algunos países iberoamericanos comenzaron a incluir en sus propias agendas de cooperación cuestiones referidas a la educación.

Quiero resaltar, señor Presidente, la generosidad del gobierno y sociedad españolas al desplegar amplia y continuamente las acciones de cooperación por todo el territorio iberoamericano que está del otro lado del océano. Y esto se ha manifestado no sólo a través de los programas de cooperación, así también con actividades de las universidades y de las organizaciones no gubernamentales.

En este marco, cobra especial valor el desarrollo exitoso de los Programas de Alfabetización para adultos en El Salvador, República Dominicana, Nicaragua, y Honduras, ahora también extendido a Paraguay. Sus logros se manifiestan en el descenso de las tasas de analfabetismo, con el reconocido efecto en la equidad de la sociedad y la dignidad de las personas.

La OEI desarrolla su accionar en este contexto. Su misión como organismo intergubernamental iberoamericano de cooperación técnica, orientado al fortalecimiento de las políticas públicas, requiere de continuas revisiones y nuevas propuestas.

La realización de esta reunión del Consejo Directivo nos ha permitido definir una programación que continuará las líneas de la pertinencia y de calidad crecientes. Éstas se concretan en la búsqueda y el logro de impactos que fortalezcan la capacidad de gestión de los ministerios responsables de nuestro ámbito de acción. Continuaremos trabajando en el acompañamiento a los ministerios de cada país, tanto en sus políticas nacionales como en las crecientes iniciativas subregionales.

Asimismo, la celebración de la undécima Conferencia Iberoamericana de Educación nos permitirá, acorde con la propuesta de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y de Gobierno, realizar un balance del trabajo de las Conferencias celebradas en las diez ediciones anteriores. Este análisis nos dará la oportunidad de profundizar y renovar la cooperación iberoamericana.

El desarrollo de nuestra sociedad requiere del aporte de la ciencia y la tecnología. A esta tarea, la OEI suma su esfuerzo a través de la promoción de la participación social y de la innovación.

La preocupación por la cultura tendrá sin duda en el futuro cercano aún más importancia. Iberoamérica se define por su cultura. Y es en ella donde debemos buscar inspiración para superarnos y fortalecer nuestras sociedades ante los problemas, en pos del bienestar común.

Una de las expresiones culturales más genuinas es el idioma. Contamos con la concurrencia de dos valiosas lenguas emparentadas que nos permiten comunicarnos: el español y el portugués. Ambas tienen un pasado que ha constituido esta Iberoamérica que nos une, un presente pleno de creatividad y un futuro promisorio como vehículos del conocimiento científico y tecnológico, de las innovaciones artísticas y del desarrollo económico.

A partir de nuestros valores renovados, podremos avanzar en la definición de una ciudadanía en clave iberoamericana, que recupere el sentido utópico que desde hace siglos crece en nuestros pueblos: la construcción de una sociedad amplia y extensa, la Comunidad Iberoamericana de Naciones, a ambos lados del océano, basada en el respeto a las diferencias, preocupada activamente por la equidad, y progresando en justicia y paz.

Todas estas cuestiones están hoy presentes, de una manera u otra, en nuestras deliberaciones.

Sr. Presidente: quiero agradecer en su persona a todo el pueblo español el valioso y permanente apoyo que España ha venido brindando a esta Organización, desde su creación hace ya más de cincuenta años.

Su compromiso, y el de todo su gobierno, con el gran proyecto iberoamericano es suficientemente reconocido por todos.

Por estos motivos, el Consejo Directivo, en su sesión del 25 de octubre de 1999, le otorgó la Medalla de Oro de la Organización de Estados Iberoamericanos.

Por ello, y con todo respeto, ruego a usted que acepte esta medalla como reconocimiento a su labor y como muestra de la hermandad iberoamericana.

Valencia, 26 de marzo de 2001

XI Conferencia Iberoamericana de Educación
Cumbres y Conferencias Iberoamericanas

Buscador    Mapa del sitio    Contactar
Página Inicial OEI

Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI |