I Reunión Ministros Educación Superior La Habana

El secretario general de la OEI lanza el proyecto Universidad Iberoamérica 2030

Educação . 10/02/2020
Tamaño del texto + -

El secretario general de la OEI, Mariano Jabonero, ha participado en La Habana en la I Reunión de Ministras y Ministros de Educación Superior. Durante su intervención en este espacio ha expuesto las líneas maestras de Universidad Iberoamérica 2030, un proyecto que pretende abordar dos de los grandes retos de la región en educación superior: la calidad y la internacionalización.

Jabonero ha expuesto la necesidad de potenciar la misión investigadora y de vinculación de la universidad incrementando el número de profesores investigadores, doctores y facilitándoles una carrera investigadora. En este sentido, destacan ya las becas para doctorado Paulo Freire plus en su modalidad senior, que ha lanzado recientemente la OEI. Estas permiten que un profesor universitario realice parte de un doctorado en una universidad de otro país de la región mientras puede seguir atendiendo sus obligaciones en la universidad en la que trabaja. La universidad no pierde un profesor, sino que gana un investigador.

En cuanto a la transferencia del conocimiento, el secretario general de la OEI ha explicado el desarrollo de indicadores capaces de medir el impacto que la investigación puede tener en el bienestar y calidad de vida de las personas: mejora de la prestación de servicios públicos, de condiciones de salubridad y protección al consumidor, de protección de medio ambiente, a la inclusión, etc.

En este sentido, el secretario general de la OEI ha hecho hincapié en el horizonte del año 2030 porque, en su opinión, “Iberoamérica se tiene que convertir en el laboratorio de la Agenda 2030. Las vacunas contra la pobreza, la desigualdad o el cambio climático deben llevar acento iberoamericano. Nuestra ambición debe ser generar nuevo conocimiento que haga posible un verdadero desarrollo sostenible”.

En Iberoamérica hay más de 30 millones de estudiantes universitarios y, lo que es más importante, la tasa de acceso ha crecido para todos los niveles de ingreso, particularmente entre los estudiantes pertenecientes al 50% más pobre de la población. Además, el 57% de los investigadores iberoamericanos realizan sus actividades en el ámbito universitario, pero apenas el 12% de los profesores universitarios de la región son doctores, lo que impide generar prosperidad y desarrollar economías del conocimiento.