UNiversidad Iberoamerica

UNIVERSIDAD IBEROAMÉRICA 2030

A partir del trabajo de diálogo y diagnóstico realizado con la comunidad universitaria iberoamericana, la OEI propone una estrategia de futuro compartido denominada Universidad Iberoamérica 2030 y cuya clave reside precisamente en ello, en lograr que los sistemas universitarios de la región sean más comparables y compatibles entre sí.

Esta estrategia plantea una serie de objetivos realistas a alcanzar por las universidades en la próxima década, con el fin de abordar algunos de los principales retos de la educación superior en la región. Entre ellos cabría destacar la escasa movilidad y la necesidad de robustecer los sistemas internos y externos de garantía de la calidad.

Otro objetivo fundamental de la estrategia es potenciar la misión investigadora y de vinculación de la universidad. El 57% de los investigadores iberoamericanos realizan sus actividades en el ámbito universitario[1]. Si tenemos en cuenta que menos del 12% de los profesores universitarios de la región son doctores, podemos afirmar que a día de hoy Iberoamérica no tiene capacidad investigadora suficiente como para generar prosperidad y crear dinámicas de desarrollo y crecimiento alineadas con las exigencias de una economía global y del conocimiento.

Movilidad e internacionalización 

La baja movilidad académica de una región que se entiende en dos lenguas en un contexto en el que no cesa de aumentar el número de estudiantes y profesores que realizan intercambios con universidades de otros países, sólo se entiende debido a la existencia de serios obstáculos. Entre los mismos, cabe destacar especialmente las dificultades a las que se enfrentan los estudiantes para que sus universidades reconozcan los periodos de estudios realizados en otro país. Por ese motivo, la OEI está trabajando en una propuesta de métrica común, que permitirá el reconocimiento automático de periodos académicos entre universidades iberoamericanas.

La OEI acaba de lanzar la convocatoria para un Seminario Iberoamericano de Prácticas de Calidad de Internacionalización, para que las universidades presenten sus mejores experiencias y programas en este ámbito. Expertos de la región seleccionarán las iniciativas más destacadas, y las mismas serán presentadas en un seminario que se celebrará en Bogotá el 16 y 17 de junio. Este evento servirá también para presentar el modelo común de métrica académica que la OEI quiere proponer al conjunto de la comunidad universitaria iberoamericana.

La referencia al año 2030 de la estrategia Universidad Iberoamérica 2030 pretende hacer también un guiño a la Agenda 2030 porque desde la OEI apostamos porque los ODS sean el marco de referencia fundamental de la investigación iberoamericana.

En nuestra región se concentran muchos de los desafíos a los que pretende dar respuesta este compromiso global. Por este motivo los esfuerzos que hagamos para aumentar las capacidades científicas y tecnológicas en Iberoamérica se deben orientar a lograr mejoras y avances en los ODS. Iberoamérica se tiene que convertir en el laboratorio de la Agenda 2030. Las vacunas contra la pobreza, la desigualdad o el cambio climático deben llevar acento iberoamericano. Nuestra ambición debe ser generar nuevo conocimiento que haga posible un verdadero desarrollo sostenible. 

Aseguramiento de la calidad 

El crecimiento de la demanda de estudios universitarios en la región ha provocado también un rápido aumento de la oferta pública pero también privada (hay una tendencia creciente de matrícula en este tipo de instituciones) así como en la educación a distancia. La matrícula de estudiantes a distancia cursando un primer título de la educación superior se incrementó entre 2010 y 2017 un 72,9% en la región. En ese mismo lapso, la matrícula presencial del mismo nivel aumentó un 27,3%. En 2010, sobre algo más de 21 millones de estudiantes de primer título en Iberoamérica casi 2 millones y medio estudiaban a distancia, representando un 11,7% del total. En 2017 esta modalidad de enseñanza representó un 15,3% del total y abarcó a 4 millones trescientos mil alumnos, según un reciente informe del Observatorio Ciencia, Tecnología y Sociedad de la OEI.

En general los países de la región han hecho en los últimos años serios esfuerzos por consolidar sistemas externos de garantía de la calidad, destacando especialmente el caso de Ecuador y Perú. La OEI está trabajando directamente con las agencias y organismos responsables de evaluar la calidad de las titulaciones e instituciones universitarias de la región, con el propósito de aproximar sus procedimientos y estándares. Así, en el marco de un proyecto de la OEI de evaluación de titulaciones en República Dominicana, se han producido las primera evaluaciones de calidad iberoamericanas al haber sido realizadas por equipos de evaluadores dominicanos, españoles (pertenecientes a la agencia ANECA) y argentinos (pertenecientes a la agencia CONEAU). 

Del mismo modo, la OEI también ha promovido un Grupo de Trabajo en el que las principales agencias de calidad de la región están acordando definiciones e indicadores comunes para evaluar las enseñanzas a distancia. Las primeras conclusiones de este Grupo se aprobarán en el próximo Seminario Iberoamericano de Calidad en la Educación a Distancia, que se va a celebrar en Loja (Ecuador) los próximos días 10 y 11 de marzo.

Investigación

La promoción de la actividad investigadora de las universidades de la región es el principal punto de conexión entre el programa de Educación Superior y el programa de Ciencia de la OEI, y tiene su máxima expresión en el programa de becas de doctorado Paulo Freire plus (PF+). El objetivo de este programa es promover los estudios de doctorado y apoyar la vocación investigadora de estudiantes y profesores de la región.

El programa PF+ financia becas de doctorado a graduados y profesores universitarios que quieran cursar sus estudios doctorales en una universidad de la región distinta de aquella en la que han realizado sus estudios de grado y master o en la que desarrollan actualmente su labor docente. De este modo, el PF+ contempla dos modalidades: investigador junior y senior.

En el año 2019 se ha lanzado con éxito un programa piloto financiado por la Junta de Andalucía, el programa presidencial Becas Honduras 2020 y la OEI. El proceso de selección y adjudicación, que se está realizando de manera competitivo y de acuerdo a los méritos de los candidatos, aún no ha concluido, pero en total se han recibido casi 300 solicitudes para 9 becas.

Publicidad y transparencia 

A través de la mejora de capacidades estadísticas de los países iberoamericanos y, en concreto, de sus Oficinas de Estadística integradas en la Red Iberoamericana de Ciencia y Tecnología (RICYT) y en la Red Iberoamericana de Indicadores de Educación Superior (IndicES) y el desarrollo de nuevos indicadores regionales, que ofrezcan a los responsables de estas políticas públicas la evidencia necesaria para el diseño de las mismas.

Cada año la OEI publica, a través de su Observatorio CTS, el informe Panorama de la Educación Superior en Iberoamérica, que ofrece los principales datos sobre los sistemas universitarios de la región. El mismo se completa con otra publicación anual, el Informe sobre El Estado de la Ciencia, que el Observatorio realiza con el apoyo de la Oficina Regional de Ciencias para América Latina y el Caribe de UNESCO.

Actualmente la OEI está trabajando con IESALC-UNESCO en la realización de un informe conjunto que ofrezca información estadística sobre la educación superior en Iberoamérica, y un análisis de tendencias y casos de éxito. Este primer informe, que se publicará bianualmente, se va a centrar en la Educación Técnico Profesional. 

[1]El Estado de la Ciencia. Principales indicadores de Ciencia y Tecnología Iberoamericanos/Interamericanos”, RICYT, 2019.

Notícias

Paulo Freire
 
Programa de Intercambio y Movilidad Académica
 

Notícias Educação

Mais notícias